Tensión y choques en protestas populares en Perú | América Latina | DW | 27.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Tensión y choques en protestas populares en Perú

Miles de peruanos se volcaron a las calles de Lima, marcando el cierre de una semana de protestas y crisis del Congreso en Perú. Las protestas se tornaron violentas en medio de incidentes con la Policía.

Al menos 5.000 personas marcharon este sábado en una protesta contra el presidente Ollanta Humala, una de las más nutridas durante su gestión, en rechazo a algunas reformas que lleva a cabo el Gobierno y en momentos en que el apoyo al mandatario ha caído a su peor nivel.

Las movilizaciones en vísperas del Día Nacional, que será además el segundo aniversario de gobierno de Humala, fueron convocadas por las dos mayores centrales obreras, por organizaciones cívicas y por colectivos formados sobre la marcha a través de las redes sociales. Y se realizan pese a que el ministerio del Interior le negó la autorización que, de acuerdo a ley, solicitaron los organizadores, invocando medidas de seguridad en torno a los actos celebratorios del 192 aniversario de la independencia peruana.

Gases lacrimógenos

Los manifestantes, entre jóvenes universitarios, trabajadores y miembros de partidos de oposición, fueron repelidos por la policía, que arrojó bombas lacrimógenas cuando algunos intentaron llegar al Congreso, en el centro de Lima. En estos choques se registraban ya, en la tarde de este sábado, al menos 15 detenidos y un número no determinado de heridos.

Las marchas se desarrollan en medio de incidentes con la policía.

Las marchas se desarrollan en medio de incidentes con la policía.

El general de la Policía Luis Praeli acusó por televisión a miembros de las "barras bravas" del equipo de fútbol Universitario de desatar la violencia al atacar a la policía con piedras. No obstante, Praeli añadió después, en concordancia con lo denunciado por medios de prensa, que el origen de la violencia estuvo también en un enfrentamiento entre miembros de la Confederación General de Trabajadores del Perú (izquierdista) y de la Confederación de Trabajadores del Perú (vinculada al Partido Aprista, de centroderecha), que convocan las manifestaciones.

Flanqueados por una fuerte custodia policial, los manifestantes lanzaron diversas demandas como la derogatoria de una reciente ley de reforma laboral para el sector público, aumento de sueldos para médicos, mayores acciones del Gobierno para mejorar la educación y los servicios de salud y hasta cuestionaron la actuación del Congreso.

Los manifestantes critican el accionar del gobierno y, especialmente, del Congreso.

Los manifestantes critican el accionar del gobierno y, especialmente, del Congreso.

El presidente Ollanta Humala y el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, advirtieron sobre la posible infiltración en la protesta de elementos de un grupo de ex presos y seguidores de la organización Sendero Luminoso con fines violentos, algo que negó la agrupación.

En otras ciudades del país también se desarrollan marchas con las mismas motivaciones, hasta horas de la tarde de este sábado, en forma pacífica. Humala, que llegó a la presidencia con un discurso de cambio, es acusado de olvidar sus promesas y de no realizar las modificaciones que requiere el país.

Escándalo en el Congreso

Uno de los detonantes de la protesta es un reciente escándalo en el Congreso por la elección de funcionarios de instituciones claves tras un polémico acuerdo, en la que primó el interés partidario en lugar de los méritos de los escogidos.

Al inicio de la semana, el lunes, peruanos de diversas filiaciones políticas protestaron contra la reciente elección parlamentaria de seis jueces constitucionales, el defensor del pueblo y tres directores del Banco Central. Las designaciones de elementos cuestionados motivaron una repulsa generalizada que puso en crisis al Congreso de la República, que se vio obligado a anular los nombramientos. Mientras, el presidente Humala tomó juramento a las nuevas ministras de Cultura, Diana Álvarez Calderón; Desarrollo e Inclusión Social, Mónica Rubio García, y Comercio Exterior y Turismo, Magali Silva, cuyos antecesores renunciaron invocando razones personales.

RML (dpa, ap, PL, reuters)