″¡Tenemos que alcanzar la ′mayoría de edad′ en el uso de los medios de comunicación!″ | Sociedad | DW | 18.02.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Postverdad y noticias falsas

"¡Tenemos que alcanzar la 'mayoría de edad' en el uso de los medios de comunicación!"

En el actual bombardeo de información es importante distinguir qué es relevante o qué fuentes son fiables. Las cuestiones básicas del periodismo deberían constar en la educación básica, según el autor Bernhard Pörksen.

El cambio avanza a hurtadillas, según la investigación de Pörksens, y es imparable. No hay un día sin noticias en el celular. "Cualquiera que lleve un teléfono inteligente, que postee y comente, que comparta noticias e historias, vídeos o imágenes, está contribuyendo a ampliar los límites y la agitación del mundo interconectado". ¿Adónde nos conduce todo esto? Pörksens lo denomina "excitación cibernética". La consecuencia: un estado de perturbación colectiva persistente, una agitación constante.

Lea también: 

El miedo a las noticias falsas dejó huella 

Lavrov pide justicia en secuestro de niña rusa en Berlín

Según Pörksen, el lenguaje, el juicio y la propia capacidad de actuar de sociedades enteras se deterioran. Con su nuevo libro La gran irritabilidad, caminos para salirse de la agitación colectiva, el científico de los medios de Tübingen describe el cambio mediático en la era digital. Considera que esto es más profundo y consecuente que las "revoluciones" anteriores, desde la invención de la escritura, la imprenta, el telégrafo o el teléfono hasta la radio, la televisión o Internet.

Ejemplos espeluznantes

Pörksen describe y analiza este cambio a través de numerosos ejemplos, todos sacados del hermoso mundo de los nuevos medios, al que hace tiempo que pertenecemos y del que difícilmente podemos escapar. Los ejemplos de Pörksen suenan tan inocuos como aterradores. Por ejemplo, está la historia de la niña berlinesa de 13 años que, por problemas en la escuela, no vuelve a casa por la noche. Al día siguiente, se inventa el cuento del secuestro y violación por parte de refugiados. La historia vuela por las redes sociales y moviliza a la comunidad ruso-alemana, a la que ella misma pertenece. Los medios rusos se hacen eco. Los neonazis se manifiestan contra los refugiados. El ministro ruso de Exteriores protesta ante el Gobierno alemán. La inofensiva mentira para evitar  que le regañen de una niña ha desencadenado un tsunami de indignación. ¿Cómo es posible?

Según Pörksens, la difusión de información por parte de los medios está en crisis: las certezas (en tiempos de falsificación de imágenes y video, trolls comprados, actividades de inteligencia, perfiles falsos y bots sociales, así como propaganda perfectamente orquestada) son cada vez más cuestionables. El temor a la era de la "postverdad" ha terminado. Además, el periodismo tradicional está perdiendo influencia en muchos países, mientras al mismo tiempo los mensajes de odio recorren la red. Los políticos y los responsables pierden aceptación y pueden verse en la picota en cualquier momento.

Pörksen pide capacitación en medios

El análisis de Pörksens produce inquietud: ¿van a ser dirigidos nuestros hijos? ¿Seguirán viendo el mundo tal como es? ¿O tienen que capitular ante una anarquía de comunicación en la que hay una gran agitación que sumerge al mundo en una tenue luz de malicia desenfrenada?

El pesimismo cultural del autor no llega a tanto. De sus reflexiones se desprenden varias enseñanzas. Pörksen propone una utopía de la "sociedad redaccionarial", en la que la gente tomaría decisiones meditadas, se cuestionaría la credibilidad y relevancia de la información y las cuestiones básicas del periodismo serían un elemento clave de la educación básica. "Para este propósito, se necesitaría una asignatura específica en las escuelas", dice Pörksen. La gente debería llegar a la "mayoría de edad" en cuestión de medios

El optimismo de Pörksen de que los excesos de la digitalización puedan ser mitigados obliga a permanecer abierto. El científico de los medios de Tübingen ha resumido sus análisis y reflexiones en algo más de 200 páginas. Si finalmente se consigue formar gobierno en Alemania, 'La gran irritabilidad' podría servirles de guía a sus integrantes para acercarse a los medios, para introducir reformas en el sistema educativo y para la creación de un futuro ministerio digital.

Autor: Stefan Dege (LGC/MS)

Bernhard Pörksen, nacido en 1969, estudió Filología Germánica, Periodismo y Biología y es profesor de Estudios de Medios en la Universidad de Tübingen. 'La gran irritabilidad, formas de salir de la excitación colectiva' se publica este lunes en la editorial Hanser Verlag Münch.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda