Teletrabajo en la naturaleza: cómo la pandemia avivó nuestra pasión por los viajes | Economía | DW | 23.05.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Teletrabajo en la naturaleza: cómo la pandemia avivó nuestra pasión por los viajes

Con la llegada de la pandemia de COVID-19, muchos empleados trasladaron su lugar de trabajo a sus propios hogares. Y no pocos aprovecharon la oportunidad para viajar, combinando trabajo y placer.

¿Viaje de negocios o vacaciones? Ambas cosas pueden ir juntas

¿Viaje de negocios o vacaciones? Ambas cosas pueden ir juntas

El hecho de que a los viajeros de negocios les guste alargar los viajes a ciudades o países lejanos durante unas horas o días para explorar nuevos entornos no es nada nuevo. Igualmente conocidos son los llamados nómadas digitales, en su mayoría creativos autónomos que pueden trabajar en cualquier parte del mundo, gracias a un ordenador portátil y una conexión estable a internet. La combinación de trabajo y placer es muy popular desde hace tiempo.

Sin embargo, la pandemia y el requisito asociado del trabajo en casa han convertido los desplazamientos laborales en un fenómeno generalizado. Después de que los políticos y muchas empresas pidieran a los ciudadanos que se alejaran de las oficinas y trabajaran sobre las mesas de sus casas, muchos aprovecharon la oportunidad para poner rumbo a nuevos lugares lejanos y desarrollar su trabajo allí.

Al fin y al cabo, ¿por qué quedarse entre sus cuatro paredes y en su propia ciudad cuando uno puede utilizar un portátil y una conexión wifi para trabajar en cualquier lugar, incluso en el campo, o junto a un lago o a una playa?

Joseph Sarverin pensó algo parecido en el verano de 2020 y planeó un viaje de trabajo a Mecklemburgo-Pomerania Occidental, con su pareja. Juntos, alquilaron una casa de vacaciones con vistas al lago durante seis semanas. Como el joven de 34 años investiga en la Universidad Técnica de Berlín y su novia trabaja como representante de ventas de productos farmacéuticos en la capital, eligieron un lugar no demasiado lejos de su ciudad de residencia. Sarverin recuerda con cariño la productiva estancia en la zona rural del noreste de Alemania: "Nuestro estado de ánimo mejoró notablemente", afirma. "Todos los días íbamos a un lago y nos bañábamos por la mañana".

Joseph Saverin y su pareja se relajan después del trabajo.

Joseph Saverin y su pareja se relajan después del trabajo.

¿Cuál es el atractivo de este tipo de viajes productivos? Sarverin aprecia especialmente la posibilidad de escapar de la rutina diaria, sumergirse en un entorno diferente y conocer nueva gente. "Además, las pausas de trabajo para comer son una experiencia totalmente nueva", dice riendo. En lugar de lo habitual, "salimos al campo o en bicicleta bajo el sol, eso fue totalmente estimulante".

Agencias de viaje descubren un nicho de mercado

Los viajes que combinan trabajo y placer son cada vez más populares. Así lo ha confirmado también el portavoz del grupo TUI, Aage Dünhaupt. Ya al principio de la pandemia, la empresa de viajes se dio cuenta de que cada vez más huéspedes en los hoteles llegaban con sus ordenadores portátiles. TUI adaptó rápidamente unos 40 de sus 400 hoteles propios al aumento de la demanda y los modernizó: "Hay escritorios y una mejor señal Wifi para poder hacer también videoconferencias", dice Dünhaupt.

Además, los huéspedes pueden encontrar ahora monitores, ratones de ordenador y teclados en determinados hoteles. También se ofrecen menús ligeros para almorzar. Además, el servicio de desayuno en algunos hoteles comienza a primera hora de la mañana para satisfacer las necesidades de los teletrabajadores.

Desde principios de 2020, "varias decenas de miles" de teletrabajadores se han alojado en hoteles de TUI, calcula Dünhaupt. Las Islas Canarias, muy apreciadas por sus cálidas temperaturas, han sido especialmente populares. "Incluso, hemos visto a gente trabajando en nuestros cruceros, aunque, por supuesto, internet no es tan estable allí como en tierra", cuenta el portavoz de TUI, Dünhaupt. ¿Piensa la empresa de viajes convertir los transatlánticos de lujo también en lugares de teletrabajo? No, dice Dünhaupt, porque internet en alta mar sigue siendo poco fiable para eso.

Satisfacción de los empleados

El mundo del trabajo ha ido cambiando no sólo desde el coronavirus. Pero la pandemia ha acelerado radicalmente este cambio. Como director general de Factory Berlin, una red de innovación y colaboración con sedes en Berlín y Hamburgo, Nico Gramenz entiende mucho de estos procesos de cambio.

Trabajar en un nuevo entorno puede inspirar.

Trabajar en un nuevo entorno puede inspirar.

Está seguro de que muchas empresas seguirán apostando por el teletrabajo, incluso cuando la pandemia haya pasado, aunque sólo sea porque los empleados lo anhelan. Ante la escasez de trabajadores cualificados, las empresas deben cumplir este deseo si quieren retener al personal cualificado y contratar a jóvenes talentos prometedores.

Sarverin y su pareja, al menos, quedaron entusiasmados con la posibilidad de trabajar desde lugares lejanos. Ya están planeando otro viaje para este año, revela: "Tenemos mucha sed de viajes, así que esta vez viajaremos un poco más lejos, a Grecia". Ambos tienen muchas ganas de disfrutar del clima mediterráneo. "Allí hace sol y calor, entonces, el baño de la mañana será aún más agradable".

Así que este joven espera que las empresas sigan dejando que sus empleados elijan desde dónde quieren trabajar: "La pandemia ha demostrado que trabajar desde cualquier lugar funciona bien, los empleados y los empresarios deberían aprender de esto".

(gg/rml)

DW recomienda