″¿Te imaginas lo que es ser un romaní LGBTQ musulmán?″ | Europa | DW | 27.01.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

"¿Te imaginas lo que es ser un romaní LGBTQ musulmán?"

Como persona queer de origen mexicano-español y con raíces romaníes, a sus 50 años, Demetrio Gómez, Deme, utiliza las experiencias negativas para impulsar su trabajo por los derechos humanos.

Demetrio Deme Gomez auf einer Kundgebung in Valencia.

Demetrio "Deme" Gomez auf einer Kundgebung in Valencia.

"Quiero que la gente se cuestione cómo se percibe y juzga a sí misma y a los demás. ¿Cómo defines tu propia identidad? ¿Cuáles son tus criterios, están esos criterios en consonancia con tus valores?"

Demetrio se ha hecho a menudo estas preguntas. Las respuestas han cambiado a lo largo de los años, y él cree que es normal, porque las personas cambian y evolucionan. El reto detrás de todo esto es que muchos no se atreven a mirarse más profundamente por dentro y, por tanto, no desarrollan empatía con las personas que tienen problemas con su complejidad: "¿Te imaginas lo que es ser un romaní LGBTQ musulmán en Rumanía? Está bien si alguien no puede, pero entonces hay que dejar de juzgar a personas de cuya situación e identidad no se tiene ni idea".

Prejuicios y clichés

Demetrio, también conocido como Deme, es uno de los activistas de derechos humanos LGBTQ más conocidos de la comunidad romaní internacional. Por tanto, tiene una perspectiva muy amplia y reconoce esos grandes cuadros que hay detrás de la discriminación y que permanecen ocultos para muchos líderes comunitarios: "Me encanta estar con gente que se llama a sí misma "diferente" y no se deja encasillar. Ser gay, romaní o musulmán no significa automáticamente que seas capaz de empatizar con otros grupos desfavorecidos".

Demetrio Gómez es uno de los activistas LGBTQ más conocidos de la comunidad romaní internacional.

Demetrio Gómez es uno de los activistas LGBTQ más conocidos de la comunidad romaní internacional.

Deme se convirtió en activista cuando aún estaba en la escuela en Valencia. Junto con sus compañeros, fundó la primera organización juvenil romaní de España. Trabajaban directamente en las calles de los barrios más pobres. Durante la primera campaña de la asociación, entró en contacto con el movimiento internacional de ciudadanos romaníes. "Al principio, era extraño porque no era un grupo homogéneo. Algunos hablaban romaní, otros no; algunos eran muy progresistas, otros conservadores. Pero todos estaban unidos en los objetivos de apoyar a los jóvenes y aumentar la participación de las mujeres en nuestras comunidades".

Red europea

El resultado de estas reuniones fue la fundación de FERYP, el Foro Europeo de la Juventud Romaní, en 1996, que fue la primera organización europea de jóvenes romaníes y se centró deliberadamente en el trabajo político y de presión.

Deme sintió cuántas oportunidades se abren a través de la comunidad internacional. Como es una persona positiva y extrovertida, no tardó en crear una sólida red de contactos. Hoy describe dos momentos como los más felices de su vida: uno es cuando llegó a Europa y el segundo es cuando conoció el movimiento romaní.

Aunque eso fue hace varios años, habría que esperar hasta 2016 para que viviera un momento igual de conmovedor. Esta vez, se trataba de la primera reunión de la Plataforma LGBT romaní en Praga.

Dotado de su competencia práctica y su empatía, Demetrio ha trabajado ya para muchas organizaciones europeas, aunque nunca ha asistido a la universidad. Esto se debe principalmente a que tiene conocimientos y habilidades que van mucho más allá de lo que se puede aprender en cualquier escuela, dice.

La identidad como cóctel

Un ejemplo de ello es la compleja forma en que las familias se enfrentan a su propia historia. El abuelo de Demetrio siempre fue una persona controvertida dentro de la familia. Había luchado del lado de los republicanos contra los fascistas en la Guerra Civil española. Su mujer se divorció de él y se casó de nuevo, esta vez con un romaní de Polonia, al que todos llamaban "el húngaro".

Mientras tanto, su abuelo había huido a México, donde conoció a una mujer con raíces indígenas; así nació la madre de Demetrio. Además, nadie en la familia hablaba de su identidad romaní para evitar más diferencias: "Mi identidad es un gran cóctel, una mezcla salvaje. Por lo tanto, me siento especialmente vinculado a esa parte de mi personalidad que es romaní y al movimiento romaní".

Mucha gente sabe que los romaníes están históricamente vinculados a la famosa tradición española del flamenco, explica Deme. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que en la Edad Media los romaníes eran torturados y asesinados si se atrevían a hablar la lengua romaní: "Los 'gitanos' están muy exotizados en España. Por un lado, todo el mundo piensa que somos pobres y robamos, por otro lado, piensan que somos magos y todos excelentes músicos. Ambos son erróneos y se basan en estereotipos".

Cultura viva

Estos estereotipos son tan fuertes que los propios romaníes a veces creen que tienen que identificarse con ellos. Los mitos de la corriente dominante actúan como un espejo, imponiendo una identidad falsa a todos aquellos romaníes que no pueden conocer su historia debido a siglos de exclusión de la educación y el discurso público:

"Muchos de los nuestros tienen miedo de tener que renunciar a sus tradiciones si se atreven a vivir una vida moderna. Pero ahora, en este momento, estamos creando un nuevo estilo de vida, que combina las tradiciones y el trabajo por los derechos civiles. Incluimos el feminismo y todo tipo de diversidad porque es necesario para sanar y crecer. Esto enriquecerá nuestra cultura y la llevará a un nuevo nivel".

Málaga: Procesión de la comunidad romaní en Semana Santa.

Málaga: Procesión de la comunidad romaní en Semana Santa.

Para Demetrio, la juventud desempeña un papel fundamental en esta transformación. Para él, el hecho de tener más experiencia que sus colegas más jóvenes no significa automáticamente que tenga que asumir una posición de liderazgo:

"Tenemos una generación joven realmente brillante. Tienen el poder de luchar por el cambio. Ofrezco mis conocimientos a los jóvenes para que puedan poner en práctica sus propias ideas. No es mi trabajo decirles lo que tienen que hacer. Para algunas cosas se necesita experiencia, pero para otras se necesita la ligereza y la inocencia de los jóvenes que creen en sus ideas, sin concesiones".

Sin embargo, para él es importante transmitir ciertos valores a los líderes del futuro: "Es muy importante pensar de forma decolonial. Ser antifascista es muy importante. Es muy importante ser consciente de lo que significa el 'privilegio blanco' y de sus consecuencias. Solo quien conoce las estructuras y la historia que hay detrás de los acontecimientos actuales es capaz de analizarlos y tratarlos en el contexto adecuado".

El populismo abusa de las emociones

Una cosa que le duele a Demetrio es el éxito de los partidos de extrema derecha dentro de los grupos marginados: "Para mí, esto va completamente en contra de nuestro "romanipen", de nuestra cultura. Siempre hemos ayudado a los más débiles, y ellos nos han ayudado a sobrevivir. Entonces, ¿cómo es posible que hoy tengamos conflictos entre los romaníes nacidos en el país y los romaníes inmigrantes? Precisamente por eso la interseccionalidad y el discurso sobre ella son tan importantes para nuestra comunidad y la sociedad en general."

Deme es consciente de que los populistas de derechas utilizan ciertas técnicas para convencer a la gente que se encuentra en una situación económica difícil: "La gente que lucha constantemente por comer y sobrevivir no tiene tiempo para pensar en discursos políticos. Los populistas de derechas les proporcionan un enemigo al que culpar de sus problemas. Las campañas se centran y abusan de los sentimientos de estas personas".

Demetrio Gómez apuesta por la empatía y la igualdad de trato.

Demetrio Gómez apuesta por la empatía y la igualdad de trato.

Otra razón de la creciente simpatía hacia los populistas se esconde en la historia, como señala Demetrio: "Siempre se nos ha excluido del discurso político. Por eso, muchos romaníes piensan que esto es 'gadjo', algo que debe quedar para los blancos".

Hacer visible la historia oculta

Por ello, para Deme es lógico trabajar en el ámbito político y apoyar a quienes son políticamente activos. Actualmente, tres representantes de la comunidad romaní española se sientan en el Congreso del país comunitario. Junto a ellos, Demetrio lucha por una ley que garantice la igualdad de trato en España.

Espera que esto ayude a luchar contra la incitación al odio y los delitos de odio: "Los seres humanos son complejos. La sociedad no debe hacer sentir a nadie que no hay lugar para él en este mundo. Me he dado cuenta de que tengo la suerte de contar con tantas culturas y recursos a los que recurrir. Tener que elegir uno sería como perder una parte de mi alma. He aprendido a reconocer la diferencia entre mi identidad y las proyecciones del exterior".

Demetrio solo encontró algunas partes de su identidad a través del activismo cuando ya era un joven adulto: "Nuestra cultura de la memoria, nuestra resistencia, nuestra historia en la Guerra Civil española, todo esto es historia oculta. Nadie sabe que hubo una secretaria general en el partido anarquista que era una romaní. Nadie sabe que ayudamos a los republicanos a sobrevivir en las montañas. Son partes importantes de nuestra historia de las que nadie habla. Pero son relevantes para nuestra identidad, nuestro orgullo y nuestra supervivencia".

Demetrio Gómez nació en Tijuana (México) en 1970 y vive en Valencia (España). Tiene más de 30 años de experiencia como activista de los derechos humanos, defendiendo a las minorías y una perspectiva inclusiva, decolonial e interseccional. La mayor parte de su trabajo se realiza a nivel internacional como experto y formador para el Consejo de Europa y la Comisión Europea. Participa activamente en la Plataforma Europea de Romaníes LGBTQA+ y en la organización Ververipen - Romaníes por la Diversidad.

En romblog.net este retrato se publica en tres idiomas: alemán, inglés y romaní

(gg/rml)

DW recomienda