Tailandia: primera ministra huye de manifestantes | El Mundo | DW | 01.12.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Tailandia: primera ministra huye de manifestantes

Cerca de 30.000 manifestantes opositores al gobierno tailandés protagonizaron enfrentamientos violentos en varias instituciones estatales, obligando a la primera ministra, Yingluck Shinawatra, a huir de un edificio.

Unas 30.000 personas que apoyan a la oposición tailandesa participaron este domingo (1.12.2013) en enfrentamientos violentos en varios edificios gubernamentales. Ante los disturbios, la primera ministra, Yingluck Shinawatra, tuvo que ser evacuada de un edificio, donde pretendía conceder entrevistas a diferentes medios de comunicación. Un grupo de manifestantes tomó el control del canal de televisión estatal Thai PBS.

Miles de manifestantes opositores intentaron asaltar este domingo la sede del gobierno de Tailandia y fueron rechazados por la policía con gas lacrimógeno y cañones de agua. Los agentes de seguridad se centraron en proteger la sede del Ejecutivo de la primera ministra y la central de la policía, que también fue rodeada por los manifestantes.

El gobierno desplegó a más de 21.000 policías y unos mil soldados para proteger unas diez instituciones gubernamentales de los intentos de ocupación en medio de las protestas, que ya han dejado dos muertos. Decenas de miles de personas sitiaron diferentes instituciones gubernamentales en toda la capital tailandesa.

Dos muertos y varios heridos

"Hemos decidido desplegar tropas militares para garantizar la seguridad en lugares clave como los aeropuertos, pero no están armados y tienen la orden de no usar la fuerza", comentó el teniente coronel de la policía, Kissana Phatsanacharoen, portavoz del Centro de Administración de Paz y Orden.

Ver el video 01:31
Now live
01:31 minutos

Crece la tensión en Tailandia

Las protestas, que comenzaron de forma pacífica, escalaron en la noche del sábado, cuando hubo enfrentamientos por primera vez entre opositores y simpatizantes del gobierno cerca de un estadio en el este de Bangkok donde la policía estima que se habían reunido unas 60.000 personas para expresar su apoyo a la primera ministra.

Los disturbios dejaron dos muertos y varios heridos, señaló Kissana. Esta mañana el gobierno pidió a sus seguidores, los "camisas rojas", que regresen a sus hogares en las provincias para evitar más tensiones.

La sociedad tailandesa se encuentra profundamente dividida entre una clase media urbana, a la que pertenecen la mayoría de los manifestantes y partidaria del antiguo régimen, y la población rural de escasos recursos, que apoya al gobierno.

Los manifestantes quieren bloquear este lunes la sede del Ejecutivo y los ministerios del Interior, Exterior, Comercio, Educación, Finanzas y Trabajo, así como otras instituciones, para paralizar toda la actividad pública.

El gobierno ordenó no usar fuerza excesiva

Los esfuerzos por tomar las instituciones públicas, en su mayor parte simbólicos, comenzaron después de una manifestación el 24 de noviembre que reunió a más de 100.000 personas.

El gobierno ordenó no usar fuerza excesiva contra los opositores, sino solo hacer uso de métodos para controlar a las multitudes como bastones, gas lacrimógeno y cañones de agua para evitar una escalada del conflicto.

Yingluck llamó a los manifestantes a negociar, pero Suthep Thaugsuban, dirigente del Partido Democrático que renunció al Parlamento para liderar las protestas, rechazó la oferta.

La oposición quiere obligar a Yingluck a renunciar porque la considera una marioneta de su hermano, Thaksin Shinawatra, quien pese a estar en el exilio dirige el gubernamental Partido Pheu Thai. Thaksin vive en el exilio desde 2008 para evitar ir a la cárcel por una condena por abuso de poder. Fue primer ministro entre 2001 y 2006, cuando fue despojado del poder en un golpe.

VC (dpa, Reuters)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad