Suecia: Más que Ikea | Recomendaciones de viajes mundiales | DW | 31.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

De Viaje

Suecia: Más que Ikea

Mucha gente ya conoce la comida nacional de la tienda de muebles sueca. Christer nos cuenta que su tierra ofrece además la posibilidad de relajarse, cultura y un ambiente especial.

Bastidores del corte Katthult en el pueblo sueco Gibberyd donde fueron llevados a la pantalla las historias de Astrid Lindgren Michel de Lönneberga.

Bastidores del corte Katthult en el pueblo sueco Gibberyd donde fueron llevados a la pantalla las historias de Astrid Lindgren "Michel de Lönneberga".

El Reino de Suecia limita con los estados de Noruega y Finlandia, y también con el Mar Báltico.




Hay muchas razones por las que uno debería elegir Suecia como destino turístico. Suecia es un país grande y con poca densidad de población. Eso significa que se puede disfrutar la tranquilidad en un ambiente fascinante y natural. Con un poco de suerte, quizás puedan avistar un alce durante el crepúsculo, saliendo de los densos bosques en busca de agua. Pero hay que poner atención cuando se va en coche por los bosques, porque un encuentro con un animal tan grande como este puede tener consecuencias catastróficas.

¿No les va el ambiente rural y tranquilo? ¿Por qué no visitar Estocolmo, la capital de Suecia? Dado que la ciudad se construyó sobre una multitud de islas pequeñas, a menudo se la llama la "Venecia del Norte". Y realmente, deambulando por las calles del casco antiguo, el mar nunca está lejos. Si van a Estocolmo, deberían visitar el museo Vasa, que aloja un viejo barco de guerra que permaneció en el fondo del Mar Báltico durante cientos de años. Ojalá pueda ser conservado para generaciones futuras, para que ellos también puedan admirar la impresionante embarcación.

Otro monumento que deberían visitar en Estocolmo es el palacio real. Suecia sigue siendo un reino, a pesar de que es una nación muy moderna y democrática. Quizás, por casualidad, puedan ver a su majestad el Rey, o a la princesa real.
Y no se olviden de probar las albóndigas suecas antes de regresar a su tierra. ¿O ya han probado esa especialidad en su IKEA más cercano?

Autor: Christer de Suecia
Editora: Jeanette Müller

DW recomienda