Stuttgart 21 y la democracia directa en Europa | Alemania | DW | 28.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Stuttgart 21 y la democracia directa en Europa

¿Y ahora qué sigue en el tema de la estación Stuttgart 21? La respuesta la ha dado un un instrumento político de decisión directa con una larga historia en Alemania y otros países europeos. ¿Referéndum o plebiscito?

default

Stuttgart 21: la población del Estado federado votó a favor del contovertido proyecto

¿Debe retomar Italia la energía atómica? ¿Debe usarse pesticidas en la agricultura? ¿Los primeros ministros pueden faltar a audiencias en los tribunales? Éstas han sido preguntas que los italianos han respondido a través de los más de 50 referéndums que han tenido en los últimos 60 años; esto los convierte en los maestros de la consulta popular en la Unión Europea.

Italien feietr das Referendum Juni 2011 FLASH-GALERIE

Referéndum en Italia acerca de la energía nuclear, junio 2011

Los irlandeses, con todo, no se quedan tan atrás: en el mismo período han acudido 30 veces a dar su opinión acerca de cuestiones políticas y sociales que han incluido el derecho al divorcio, la abolición de la pena de muerte y el aborto.

Los suizos, a la cabeza

Pero fuera de los países de la UE es en Suiza en donde este instrumento de democracia directa se encuentra más enraizado. Desde 1848 se han llevado a cabo 500 referéndums, informa un estudio del Consejo de Europa. En cuestiones constitucionales, el pueblo siempre tiene la palabra; cuando se trata de leyes más simples, dependiendo del calibre, puede o debe dar su opinión. Una de las consultas más llamativas fue la de noviembre de 2009: ganó la negativa a la construcción de minaretes musulmanes.

Yes und No Plakate beim Referendum in Irland am 3.10.2009

Referéndum en Irlanda, octubre 2009

En la mayoría de Estados europeos, el instrumento del referéndum se encuentra anclado en la Constitución. En otros, como Noruega u Holanda, aunque no es una obligación constitucional, ha sido utilizado en ocasiones excepcionales. En la mayoría de estos casos, se ha tratado de cuestiones esenciales como la Constitución, la organización estatal o territorial.

En 2004, en la isla de Chipre –dividida en la parte norte (turca) y la parte sur (griega) cuyo Estado es miembro de la UE- se realizó una consulta acerca de su reunificación. La isla se encuentra dividida desde que en 1974 tropas turcas ocuparan la parte norte como reacción al intento de un golpe de la Guardia Nacional griego-chipriota, apoyado por la Junta Militar de Atenas. Treinta años después, la población se pronunció en contra del denominado Plan Annan de Reunificación, elaborado por el entonces Secretario General de Naciones Unidas.

Zypern

Nicosia, Chipre: en abril de 2004 ganó el "no" a la reunificación de la isla.

Referéndums europeos

Han sido varios los países del Viejo Continente que sometieron su adhesión a la Unión Europea a consulta popular; también en cuanto a las modificaciones de los tratados, sus poblaciones han podido emitir su juicio, algo que ha llevado en varias ocasiones a cambios políticos.

Así, en el año 2004, Roma festejó con bombos y platillos el Tratado acerca de una Constitución para Europa; en 2005, el proyecto fracasaba en las urnas francesas y holandesas. Debido a la estagnación política que esto supone, varios Gobiernos europeos han optado por evitarlos. Así, acerca del Tratado de Lisboa sólo los irlandeses votaron; primero ganó el “no”, un año después, el “sí”.

Contra Berlusconi

Los detractores del instrumento opinan que se trata de decisiones emocionales sin mucho conocimiento de causa. Los que lo apoyan ven en él un medio de democracia directa. En algunos casos, en ambas posturas hay algo de razón: a la cuestión de si el primer ministro podía no acudir a la cita en los tribunales, en junio de 2011 los italianos optaron por el “no”. Con ello hicieron añicos la ley que protegía al ex primer ministro Silvio Berlusconi. Cinco meses resistió la presión, hasta que tuvo que renunciar.

Formalmente, se habla de referéndum cuando se decide en base a una propuesta hecha por un Parlamento o un Gobierno. Cuando un tema ha surgido en la misma población se habla más bien de plebiscito. Con todo, a pesar de que existe la tendencia a uso indiscriminado de ambos términos, la diferencia está en si son consultivos o no vinculantes.

Volksabstimmung Stuttgart 21

7,6 millones de personas fueron consultadas acerca de cancelar el proyecto millonario

Como Stuttgart 21

En varios países europeos se usa el instrumento de la consulta a nivel regional; en otros países como en Azerbayán, Chipre, Georgia y Turquía -en donde hay conflictos étnicos o limítrofes latentes- el instrumento está estrictamente prohibido.

En Alemania, la población del estado de Baden-Württemberg acaba de salvar (con un 59 por ciento del electorado a favor) el controvertido proyecto Stuttgart 21, una parte de una línea férrea de alta velocidad que unirá París con Bratislava. A la consulta sólo estaba convocada la población de ese Estado federado. Al parecer, el 40 por ciento de la población que votó en contra de la construcción de la estación subterránea y de la relocalización de vetustos árboles del parque aledaño, tendrá que sumarse a la mayoría.

Autora: Daphne Grathwohl/Mirra Banchón
Editor: Enrique López

DW recomienda

Publicidad