Strauss-Kahn, en la mira por participar en “fiestas sexuales” | Europa | DW | 26.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Strauss-Kahn, en la mira por participar en “fiestas sexuales”

El exdirector gerente del FMI es acusado en Francia de “proxenitismo agravado”, lo que podría dejarlo hasta por diez años en prisión.

Los ojos de la Justicia vuelven a posarse sobre Dominique Strauss-Kahn, exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional. El político francés, que debió renunciar a su cargo en 2011 tras ser acusado de abusar sexualmente de una camarera en un hotel de Nueva York, ahora será juzgado por proxenitismo en Francia.

De acuerdo a información entregada este viernes (26.07.2013) por fiscales galos, al exministro de Economía de Jacques Chirac se lo investiga desde 2012 por su presunta participación en fiestas sexuales ilegales. A la luz de la evidencia, los jueces de la ciudad de Lille establecieron que Strauss-Kahn debe ser juzgado por una corte criminal.

Strauss-Kahn estuvo detenido en Nueva York, acusado de abusar de una camarera.

Strauss-Kahn estuvo detenido en Nueva York, acusado de abusar de una camarera.

El caso, conocido como” Carlton” por el nombre del hotel donde se habrían realizado las fiestas, se relaciona con la participación de Strauss-Kahn en unas celebraciones donde participaban prostitutas. El político, que reconoció haber asistido a las fiestas en Washington, París y Lille, aseguró que no sabía que las mujeres que estaban en el lugar eran trabajadoras sexuales.

Fiestas durante varios años

“No estamos en la esfera de la ley, estamos en una ideología. Estamos enviando a alguien a la corte por nada”, protestó Henri Leclerc, uno de los abogados del exjefe del FMI, sobre quien pesa ahora la acusación de “proxenitismo agravado”, lo que en Francia es un delito amplio que incluye ayudar o alentar la prostitución. Hay otros doce sospechosos en la mira de la Justicia, entre ellos oficiales de la policía y empresarios.

En el caso de Strauss-Kahn, de 64 años, se trata de una forma más grave del delito, pues implicó a más de una prostituta. Por ello, un eventual castigo podría suponer 10 años de cárcel y una multa de 1,5 millones de euros. Sin embargo, si se prueba que efectivamente el político no sabía que las mujeres eran prostitutas, lo más probable es que no sea condenado.

Strauss-Kahn, quien aceptó haber participado en fiestas sexuales en 2009, 2010 y 2011, era el candidato natural del socialismo a las elecciones presidenciales, pero debió renunciar a esa opción tras el escándalo sexual de Nueva York, que se saldó con un acuerdo extrajudicial.

DZC (Reuters, dpa, Der Spiegel)

DW recomienda

Publicidad