Spengel: “El Ministerio de Finanzas ignoró el caso Cum-Ex” | Europa | DW | 04.09.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Spengel: “El Ministerio de Finanzas ignoró el caso Cum-Ex”

DW habló sobre el escándalo financiero con Christoph Spengel, quien actuó como perito en la investigación del fraude fiscal, una de las estafas más grandes en el bloque comunitario, por invitación del Parlamento Europeo.

En Alemania acaba de comenzar el primer juicio penal contra dos miembros de la red que orquestó una de las estafas más grandes de Europa. A partir de este miércoles (4.9.2019), los ciudadanos británicos Martin S., de 41 años, y Nicholas D., de 38 -ambos exempleados, tanto del banco HypoVereinsbank, filial del italiano UniCredit, como del fondo de inversión Ballance, con sede en Gibraltar- comparecerán ante la 12ª Gran Sala Penal de Primera Instancia del Tribunal Regional de Bonn, en Renania del Norte-Westfalia.

En su contra han sido elevados 33 cargos de fraude fiscal –y uno más por una tentativa fallida– que sólo en Alemania causaron daños valorados en más de 440 millones de euros; ese es el monto que el Fisco germano dejó de cobrar por ingresos no declarados entre 2006 y 2011. Según la investigación periodística que desveló el escándalo -conocida como The Cum-Ex Files-, también las haciendas de Dinamarca y Bélgica se vieron afectadas por las prácticas financieras ilícitas de gestores de bolsa, banqueros, abogados y consejeros fiscales.

Se estima que los contribuyentes europeos perdieron al menos 55.000 millones de euros debido a sus trucos. Mientras el proceso de Bonn entra en marcha, las fiscalías de Múnich, Fráncfort del Meno y Colonia -la instancia que entabló la demanda contra los dos exbanqueros británicos en abril de 2019- continúan investigando delitos similares. El número de personas inculpadas en Alemania llega al centenar, según el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung. El abogado alemán Hanno Berger, cerebro de las operaciones, espera su juicio.

El juicio de Bonn tendrá treinta y dos días de audiencia hasta el 9 enero de 2020, con la comparecencia de voceros de un grupo bancario y cuatro fondos de inversión: la sociedad financiera de cartera del banco privado hamburgués M.M.Warburg, su filial Warburg Invest, las casas de fondos de la entidad francesa Bank Société Générale y del instituto estadounidense BNY Mellon, así como la sociedad de administración de capital HansaInvest, con sede en Hamburgo. Sus respectivos patrimonios podrían terminar viéndose comprometidos.

Christoph Spengel, Universität Mannheim | Fakultät für Betriebswirtschaftslehre (2015-2018 Fakultät BWL Uni Mannheim/Felix Zeiffer)

Christoph Spengel, profesor de Ciencias e Impuestos Empresariales de la Universidad de Mannheim.

Los exbanqueros británicos han cooperado activamente con los investigadores para que sus condenas, que podrían llegar a hasta diez años de prisión, sean reducidas. Martin S. y Nicholas D. deben esclarecer los mecanismos financieros que permitieron engañar a la administración fiscal germana y cómo el fraude se coordinó más allá de las fronteras alemanas. El fraude consistía en comprar y vender acciones poco antes del día del cobro de los dividendos, de manera tan rápida que no se pudiera identificar al verdadero propietario.

La manipulación, que demandaba la complicidad de varios inversionistas, permitía pedir varias veces la misma reducción fiscal sobre los beneficios de los dividendos. Eso fue posible mediante el aprovechamiento sistemático de agujeros fiscales que las autoridades alemanas sólo consiguieron cerrar en 2012. En octubre tendrá lugar una audiencia relacionada con el banco francés Société Générale, que apelará su condena en Alemania: en mayo de 2018 se le ordenó pagar 23 millones de euros en indemnizaciones a uno de sus clientes.

Deutsche Welle habló sobre el caso con Christoph Spengel, el profesor de Ciencias e Impuestos Empresariales de la Universidad de Mannheim que actuó como perito en la investigación del fraude por invitación del Parlamento Europeo.

Deutsche Welle: Se dice que transacciones turbias como las que hicieron posible el fraude ‘Cum-Ex' tienen lugar desde los años ochenta del siglo pasado. ¿Cómo es posible que actores financieros se hayan estado enriqueciendo durante décadas a costa de los contribuyentes sin que el Estado hiciera algo para impedirlo?

Christoph Spengel: Al Ministerio de Finanzas se le informó en 2002 que operadores de ventas cortas estaban pidiendo restituciones tributarias varias veces por impuestos sobre el rendimiento de capital que sólo habían sido pagados una vez. Y durante diez años, el Ministerio de Finanzas ignoró el caso.

Pero, ¿cómo es posible si había tanto dinero en juego?

Eso habrá que preguntárselo a quienes llevaron las riendas del Ministerio de Finanzas durante esos años: a los socialdemócratas Hans Eichel (1999-2005) y Peer Steinbrück (2005-2009), y al democristiano Wolfgang Schäuble (2009-2017). Si un ministro recibe información de ese tenor, ese ministro debe investigar el asunto exhaustivamente. Lamentablemente, hasta el día de hoy no es posible cotejar el monto de los impuestos sobre el rendimiento de capital pagados y desviados con el monto de las restituciones tributarias exigidas.

¿Qué rol juega en este escándalo el Instituto Federal de Supervisión del Sector Financiero (BaFin)?

El BaFin es una entidad adscrita al Ministerio de Finanzas y, como tal, depende de las órdenes emitidas en el Ministerio de Finanzas para poder actuar. El BaFin tiene conocimiento de todas y cada una de las transacciones bursátiles consumadas. Pero el BaFin se inhibió de involucrarse en las operaciones ‘Cum-Ex' alegando que nunca recibió el encargo de investigarlas. De ahí que en este caso se hable de una falla colectiva. El uno no dice nada y el otro no hace nada. Todos saben lo que se está haciendo en el mercado, pero nadie investiga el asunto cabalmente.

Al parecer se registraron conflictos de interés en el seno del Instituto Federal de Supervisión del Sector Financiero (BaFin)…

Siendo parte de la directiva de la institución, la vicepresidenta del BaFin, Elisabeth Roegele, también fue consultora jurídica en jefe de un banco que fue denunciado por su involucramiento en los negocios ‘Cum-Ex' y aceptó la sentencia en su contra. Sí, aquí es necesario considerar el aspecto de la imparcialidad de quienes ocupan altos cargos.

El Gobierno alemán descubrió las implicaciones de los negocios ‘Cum-Ex' varios años antes de alertar a los Ejecutivos de otros países europeos sobre el asunto. ¿Por qué tardó tanto?

El Gobierno alemán no tenía conocimiento de las dimensiones del escándalo antes de 2015. Fue entonces cuando el Gobierno comenzó a tratar los negocios ‘Cum-Ex' como transacciones ilegales en términos jurídico-fiscales e informó al respecto.

Los legisladores alemanes cerraron los agujeros fiscales que posibilitaron el fraude ‘Cum-Ex' en 2012. ¿Por qué se ha tardado tanto en llevar a los responsables ante los tribunales?

Porque para lograrlo hay que llevar a cabo un trabajo minucioso: obtener y analizar los testimonios de testigos, buscar y estudiar documentos, comprender los negocios en cuestión y perseguir a los actores involucrados. Los negocios ‘Cum-Ex' son transacciones financieras complejas en las que cooperan varios actores: los iniciadores del negocio, los inversionistas y los banqueros en roles distintos -como operadores de ventas cortas, proveedores de acciones y financistas-, y los numerosos asesores que actuaron de incógnito.

¿Qué lecciones debe aprender el Estado alemán de este escándalo financiero?

Para empezar, que las autoridades federales y regionales deben acoplarse mejor las unas a las otras para poder comparar con mayor velocidad las deducciones y las restituciones fiscales. La influencia de los lobistas sobre el aparato estatal debe ser reducida. Las reformas legislativas deben ser puestas a prueba para comprobar su efectividad. Es necesario establecer mecanismos de control que realmente funcionen, no solamente en Alemania; necesitamos un sistema para el intercambio de información financiera entre los países europeos o, de ser posible, entre los Estados que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

(erc/cp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda