Sombrías perspectivas para la repatriación de los rohinyás | El Mundo | DW | 26.08.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Sombrías perspectivas para la repatriación de los rohinyás

ONG locales e internacionales trabajan duro para ayudar a los refugiados rohinyás en Bangladesh. Pero sus esfuerzos están demostrando ser contraproducentes en los intentos de repatriación, opina Khaled Muhiuddin, de DW.

Más de un millón de rohinyás se han refugiado en el distrito de Cox's Bazar de Bangladesh desde que la violencia comunitaria y la represión militar los obligaran a huir de Birmania. La comunidad "apátrida" ha estado enfrentando persecución en el país de mayoría budista durante años, casi sin ayuda de las autoridades nacionales.

Birmania no es un lugar seguro para los musulmanes rohinyás. Dos años después de la represión contra ellos, el Gobierno de Bangladesh está intentando repatriar a algunos a Birmania. Pero mientras Birmania no les garantice seguridad, es imposible enviarlos de regreso a su "patria". Es por esto que ningún rohinyá se presentó cuando Bangladesh comenzó la campaña de repatriación.

La situación representa un gran desafío para las autoridades de Bangladesh. El país asiático, con sus recursos limitados y una gigantesca población, mostró magnanimidad al recibir a los refugiados rohinyás hace dos años, pero esperaba que eventualmente regresaran a su país. Esto no ha sucedido hasta ahora.

Aunque la ONU ha condenado lo que llamó la "limpieza étnica" de los rohinyás, ha fallado hasta ahora en presionar adecuadamente a Birmania para crear condiciones favorables para el regreso de los refugiados. Es evidente que las autoridades birmanas no tienen la intención real de recibirlos de vuelta, aunque han hablado varias veces sobre comenzar el proceso de repatriación.

Los refugiados rohinyás sí quieren regresar a sus hogares, pero solo cuando sientan que no serán atacados allí. No quieren moverse de un campamento a otro. Los intentos de repatriación en el escenario actual solo obligarán a algunos rohinyás a huir desde los campos de refugiados en Cox's Bazar a otras partes de Bangladesh, o incluso a otro país.

Khaled Muhiuddin

Khaled Muhiuddin, jefe del servicio bengalí de DW

El financiamiento internacional es un problema

Aunque los países de mayoría musulmana de todo el mundo han expresado su apoyo verbal a los rohinyás, no han dado en realidad ningún paso sustancial para ayudarlos. Otros países de la región, como India, no están interesados en acogerlos. China también dijo que no quería involucrarse en el conflicto. Los bangladesíes, por lo tanto, sienten que se han quedado solos para lidiar con la situación.

Por otro lado, las organizaciones no gubernamentales internacionales están jugando un papel vital en brindar ayuda a los refugiados rohinyás. Les han proporcionado alimentos, tratamiento médico y otras ayudas. En Bangladesh aún enfrentan una situación difícil, pero al menos no tienen que temer por sus vidas.

Es de sentido común que si los refugiados rohinyás están teniendo una vida mejor en los campamentos de Bangladesh que la que experimentaron en Birmania, encuentren pocas razones para regresar. Es por eso que los esfuerzos para garantizar la seguridad de los rohinyás en Birmania son más importantes que brindarles comodidad en los campamentos de Bangladesh.

Siendo realista, no espero que los refugiados rohinyás regresen a Birmania en el futuro inmediato. El Gobierno de Bangladesh necesita elaborar un plan de cinco años para enfrentar la crisis de refugiados, el cual debería incluir involucrar a los rohinyás en actividades económicas e integrarlos en la sociedad. Existe el riesgo de que estas personas puedan ser utilizadas por grupos extremistas y eso es algo que el Gobierno bangladesí debe vigilar.

rrr/er

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda

Publicidad