Solidaridad frente al coronavirus en Alemania | Alemania | DW | 25.03.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Solidaridad frente al coronavirus en Alemania

La organización de ayuda infantil El Arca quiere continuar ayudando a los más débiles. No se dejan desanimar por el cierre temporal de sus sedes en Alemania, sino que han desarrollado ideas creativas.

"Si la gente ya no puede venir a nosotros, tenemos que ir a ellos", dice Bernd Siggelkow a DW. El fundador de El Arca (en alemán Die Arche) es un pastor muy pragmático. Ya sospechaba que el estallido de la pandemia de coronavirus se volvería crítico para su organización. Sus 26 instalaciones en Alemania han estado cerradas desde la semana pasada.

Normalmente, alrededor de 4.000 niños socialmente desfavorecidos reciben alimentos de forma gratuita y son supervisados ​​por educadores en esta obra social cristiana para niños y jóvenes que se financia casi en su totalidad con donaciones. Los padres, incluidas muchas madres solteras, acuden a menudo a El Arca. Pero esta crisis cerró las puertas habituales.

Ayuda sobre ruedas

Para Siggelkow se hizo rápidamente evidente. "Especialmente los pobres y los abandonados necesitan un compañero a su lado. Y ese compañero somos nosotros", manifiesta. Desde la semana pasada, Siggelkow y los 50 empleados aún activos con que cuenta ahora han estado llevando paquetes de ayuda con alimentos y artículos de higiene directamente a las puertas de los necesitados. "El problema es que los alimentos baratos han desaparecido con las compras de pánico. Estas personas simplemente no tienen dinero para comprar comestibles caros", indica.

Solo en Berlín, donde se fundó El Arca, los ayudantes ya han visitado a unas 150 familias. Llegan una o dos veces por semana, según sea necesario. El dinero que la organización ahorra en la cocina se gasta ahora en paquetes de ayuda.

A Antje Fürstenau, sus cuatro hijos y su esposo, las entregas les ayudan mucho. De lo contrario, la familia no llegaría a fin de mes, dice el hombre de 42 años en entrevista de DW: "Uno quiere ofrecerle a los niños al menos una comida caliente al día". Los artículos baratos y los productos enlatados a menudo se agotan, y su familia no puede pagar los que son más caros.

Especialmente los pobres y los abandonados necesitan un compañero a su lado. Y ese compañero somos nosotros, dice Bernd Siggelkow, fundador de El Arca

"Especialmente los pobres y los abandonados necesitan un compañero a su lado. Y ese compañero somos nosotros", dice Bernd Siggelkow, fundador de El Arca

Chatear y cocinar para mantenerse ocupado

Esta familia de Berlin-Hellersdorf se alegra también de otra nueva oferta de El Arca. Siggelkow y su equipo han tenido otras ideas para "mantener a los niños ocupados". Chats de WhatsApp, soporte de tareas en línea y un canal dedicado de YouTube están entre ellas.

"Creemos que es genial, todos mis hijos participan", dice Fürstenau. Y en lugar de comer en El Arca, la gente ahora cocina, e incluso los niños se suman. "Tenemos un reto semanal: cocinar con los niños y filmarlo. El Arca lo evalúa y lo premia".

Sin signos de violencia doméstica aún

Estas ofertas ayudan contra el aburrimiento, la frustración y la desesperación de estar práticamente encerrado en casa, confirma Fürstenau. La familia todavía se lleva bien en este tiempo de recogimiento. No ha habido peleas.

Esa es también la experiencia de Siggelkow. "La violencia doméstica actualmente no es un problema" entre los necesitados a los que asiste, confirma a DW. Pero, por supuesto, a algunos el techo ya les está cayendo encima.

Siggelkow llena su autobús con suministros de socorro todas las mañanas en Berlín-Hellersdorf. El fundador de El Arca también está muy motivado por lo agradecida que se muestra la gente.

Por ejemplo, el sábado de la semana pasada, lleno de comida bajo el brazo, tocó el timbre, la puerta se abrió y cuatro niños se abalanzaron sobre él con alegría. "Entonces tuve que decirles '¡niños, realmente tienen que alejarse un metro y medio de mí!' Todos lloraron. Y yo también lloré".

Solidaridad y egoísmo

Estos momentos motivan al pastor, que en realidad quería celebrar ampliamente el 25 aniversario de El Arca con puertas abiertas, y no cerradas, como están ahora.

Siggelkow se protege a sí mismo y a sus empleados lo mejor que puede. Con mascarillas, desinfectante, suficiente espacio y, como agrega con una sonrisa, "un vaso de jugo de naranja recién exprimido para que todos tengamos suficiente vitamina C".

Siggelkow es un cristiano y un observador dedicado. Cree que la sociedad alemana continuará siendo solidaria después de la crisis. "Habrá quienes se retiren aún más y solo piensen en sí mismos. Y quienes se abran y solidaricen más. Y de estos últimos estoy viendo a muchos actualmente", expresa.

(rml/rr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda