Soldados alemanes, fotógrafos de la II Guerra Mundial | Cultura | DW | 20.09.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Soldados alemanes, fotógrafos de la II Guerra Mundial

Una exposición muestra más de 500 fotos privadas tomadas por soldados alemanes de la “Wehrmacht” durante la II Guerra Mundial, tanto del frente de batalla y las zonas ocupadas como de las poblaciones civiles.

La prueba de minas. En el verano de 1942 soldados alemanes en Ucrania toman fotos privadas de lo que viven durante la II Guerra Mundial.

"La prueba de minas". En el verano de 1942 soldados alemanes en Ucrania toman fotos privadas de lo que viven durante la II Guerra Mundial.

Alrededor de 500 fotos, algunas sueltas y otras en cerca de 150 álbumes forman parte del material visual de la exposición “Extraños en la mira. Fotografía privada del ejército alemán en la II Guerra Mundial”. Las imágenes fueron tomadas por soldados alemanes de la Wehrmacht (nombre del ejército germano de esa época) de forma privada mientras estaban en el frente. “Me interesaba sobre todo qué tipo de motivos o lugares fotografiaban los soldados, y cómo tomaban las fotos, sobre todo cómo era vista la guerra por ellos”, dijo a DEUTSCHE WELLE la historiadora de arte Dr. Petra Bopp, gestora de esta exposición que hace parte de los resultados de un proyecto de investigación de las universidades de Jena y Oldenburgo.

Flash-Galerie Ausstellung Jena Bilder Zweiten Weltkrieg

"Todos quieren tomar una foto". Soldados alemanes toman fotos de la visita de Adolf Hitler y Benito Mussolini a Uman, Ucrania, el 28 de agosto de 1941.

Civiles como carne de cañón

El sol brilla fuertemente. Una mujer atraviesa un río. Lo que no se sabe es si la señora alcanzó a llegar a la orilla. Esta escena es de una foto tomada durante la II Guerra Mundial. En la parte posterior el título da a entender la magnitud trágica del momento: “La prueba de minas. De Donez a Don, 1942”.

“Es claro que la Wehrmacht utilizaba a los civiles de las zonas ocupadas como carne de cañón”, dijo Petra Bopp. “En esa imagen se vé cómo los soldados alemanes mandaban a las personas por ríos en los cuales se pensaba había minas. Una vez que la persona llegaba sana y salva a la otra orilla, ahí sí pasaban los vehículos”.

Ausstellung Jena Bilder Zweiten Weltkrieg

"Fosa común", Unión Soviética, sin fecha.

Las imágenes expuestas en el museo de la ciudad de Jena muestran situaciones de todos los frentes de batalla, desde Noruega hasta África del Norte. “La exposición está estructurada en orden cronológico, como el asalto a Polonia en 1939, la guerra relámpago en occidente en 1940 y la guerra de exterminio en el este a partir de 1941”, explica Sandra Starke, una de las curadoras de la exposición.

Las fotos y los álbumes fueron entregados en su mayoría por los hijos de soldados que participaron en la II Guerra Mundial. Algunos de sus nietos también pusieron a disposición algunas fotos. “12 soldados alemanes que aún viven también me prestaron sus imágenes”, señaló Bopp. Con ellos realizó tres videos documentales, que también se pueden ver en la exposición. Otras imágenes fueron puestas a disposición por museos y archivos estatales.

Propaganda nazi

“Estas fotos muestran cómo era vista la guerra por los mismos soldados alemanes”, declaró Bopp. Lo que más le llamó la atención a la historiadora de arte es “esa zona gris entre las fotos de uso privado y las que fueron tomadas profesionalmente con fines de propaganda nazi”.

Austellung Jena Bilder Zweiten Weltkrieg

Recuerdos del álbum del soldado Fritz Bopp, entre 1941-43.

No fue casualidad que los soldados alemanes de la Wehrmacht hicieran tantas fotos de sus acciones durante la II Guerra Mundial. Después de todo, sólo el 10% de los alemanes tenía en su poder una cámara en 1939. “Esto se debe a que Hitler y Goebbels utilizaron la fotografía privada como un instrumento importante de la propaganda nazi”, explicó Petra Bopp. Los soldados también recibieron la orden de llevar consigo su cámara y enviarles fotos a sus familias. “También era un medio de comunicación entre el campo de batalla y los hogares de los soldados”, añadió.

“En las imágenes es claro que los soldados sí obedecieron la pauta de la propaganda nazi, no sólo por las leyendas de las fotos con comentarios racistas y cínicos, sino también por el ángulo, la perspectiva y el lenguaje de las imágenes”, dijo Bopp. Muchos de los soldados se perciben como conquistadores frente a monumentos históricos en París, por ejemplo. En las zonas ocupadas y en el frente los soldados no tomaban fotos solamente de las destrucciones, sino también de la población civil desplazada y de los prisioneros de guerra. “Las fotos que parecen inofensivas son tal vez las que muestran el contexto de los hechos atroces cometidos por los soldados alemanes”, dijo la historiadora de arte.

Recuerdos vergonzosos de la guerra

Ya de vuelta, después de la guerra, muchos de los soldados ordenaron sus fotos y recuerdos en álbumes. Pero no solamente guardaban en su recuerdo las imágenes privadas, sino también las imágenes de la guerra tomadas por fotógrafos profesionales, que se podían ordenar de una lista dispuesta por el régimen nazi. De acuerdo con Petra Bopp, varias de estas fotos están en muchos de los álbumes y recuerdos de los soldados. “Muchos los guardaron en secreto hasta su muerte. Sus hijos encontraron el material, y muchos se sorprendieron porque no sabían que sus padres habían tomado estas fotos y hablaban en los mismos términos de la propaganda nazi. Muchos de los soldados guardaron silencio frente a esto, tal vez porque se avergonzaban”, dijo Bopp.

La exposición estará abierta al público desde el 23 de septiembre de 2010 hasta el 30 de enero de 2011 en el museo de la ciudad de Jena. En Berlín se podrá apreciar en octubre de 2011 en el museo de la Topografía del Terror.

Autora: Cristina Mendoza Weber

Editora: Emilia Rojas-Sasse