Soldado de EE.UU. asesina a 16 civiles en Afganistán | El Mundo | DW | 11.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Soldado de EE.UU. asesina a 16 civiles en Afganistán

Barack Obama envió sus condolencias a los familiares de las víctimas afganas del ataque perpetrado por un soldado estadounidense, que según fuentes oficiales mató a 16 civiles, entre ellos 3 mujeres y 9 niños.

(120104) -- KANDAHAR, Jan. 4, 2012 () -- U.S. soldiers stand guard at the scene of a suicide attack in Kandahar Province, south Afghanistan, Jan. 3, 2012. A suicide bombing rocked Kandahar, Taliban's former stronghold. Five people died and 16 others were wounded in the blast, a press release issued by Kandahar provincial administration said. (/Arghand) (ctt)

Soldados estadounidenses en Kandahar.

"Estoy profundamente entristecido por la matanza y las heridas causadas a los civiles afganos", dijo Obama. "Envío mis condolencias a las familias y seres queridos de quienes perdieron la vida y a la población de Afganistán, que ha soportado demasiada violencia y sufrimiento".

El presidente Obama se comunicó con su par afgano, Hamid Karzai, para expresar "su espanto y tristeza" por las víctimas y demostrar "el claro compromiso de su administración por esclarecer los hechos tan rápido como sea posible" para que quien deba asuma su responsabilidad, informó la Casa Blanca mediante un comunicado.

Según el mandatario estadounidense, el incidente es "trágico y espantoso y no refleja el carácter excepcional de nuestro Ejército ni el respeto que tiene Estados Unidos por el pueblo de Afganistán".

¿Cómo explicar los hechos?

El baño de sangre se registró en la madrugada del domingo por las acciones de un soldado estadounidense en el pueblo de Balandi Pul, en la provincia de Kandahar, en el sur de Afganistán. Al parecer, el soldado habría salido de su base antes del amanecer y comenzado a disparar contra civiles afganos dentro de sus viviendas. Después se habría entregado a las autoridades militares de su base, informaron funcionarios militares occidentales.

Los mandos de las tropas internacionales ISAF confirmaron el episodio y la detención de un soldado de dicha nacionalidad. El comandante de la ISAF, el general John Allen, dijo estar consternado por lo ocurrido. Hace menos de tres semanas, la quema de un Corán por un soldado estadounidense había generado días de fuertes protestas en el país asiático.

La embajada estadounidense en Kabul aseguró que los soldados de su país responsables de atacar a civiles afganos serán identificados y entregados a la Justicia. "Deploramos cualquier ataque de un miembro de las Fuerzas Armadas estadounidenses contra civiles inocentes y denunciamos todo tipo de violencia contra civiles", señaló en un comunicado.

Karzai: "crimen imperdonable"

El presidente Hamid Karzai calificó como un "crimen imperdonable" el hecho. Dijo que "el gobierno afgano ha condenado en numerosas oportunidades estos operativos contra el terrorismo por los que los civiles sufren pérdidas", según le citó el palacio presidencial afgano. "Pero cuando hay soldados estadounidenses que matan a personas intencionalmente, es un crimen imperdonable", aseguró.

Karzai instó a Estados Unidos a explicar el incidente al pueblo afgano y envió al lugar de los hechos una comisión de investigación. Las fuerzas internacionales lideradas por la OTAN también se comprometieron a llevar a cabo una exhaustiva investigación.

Numerosos afganos se reunieron cerca de la base del distrito para protestar por las muertes, que han supuesto siempre un problema en las relaciones entre el gobierno afgano y sus aliados occidentales.

Antes de pronunciarse sobre el derramamiento de sangre, Karzai había asegurado que su país firmaría en mayo un acuerdo estratégico con Estados Unidos para sentar las bases de una cooperación a partir de 2014. Según afirma el gobierno afgano, el nuevo acuerdo no reglamentará el estacionamiento de tropas estadounidenses tras el fin oficial de la misión de la OTAN, a fines de 2014.

Fuente: DPA/Reuters/AFP

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda

Publicidad