Snow Owl: ″Nunca olvidaremos la tragedia de Armero″ | América Latina | DW | 16.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Snow Owl: "Nunca olvidaremos la tragedia de Armero"

El laureado bajista y compositor colombiano Juan García Herreros, alias Snow Owl, dedica un homenaje póstumo a Omayra Sánchez, víctima de la tragedia de Armero, que sepultó a más de 23.000 personas en 1985.

Durante tres días y tres noches Omayra Sánchez luchó por la vida. La niña de 13 años quedó atrapada con el agua al cuello tras la erupción del volcán Nevado del Ruiz, en el poblado de Armero, en Colombia. Las cámaras de televisión la acompañaron hasta el último suspiro, y documentaron la impotencia de los rescatistas. La tragedia quedó grabada en la memoria colectiva colombiana y causó una profunda impresión en Juan García Herreros, a la sazón de ocho años. "Ha sido un dolor que llevo dentro desde hace más de 30 años. Estaba con mi abuela cuando vi por la televisión lo que estaba pasando. En ese momento yo soñé con convertirme en un super héroe, volar adonde ella estaba y salvarla", recuerda.

Lo que más le impresionó al ahora célebre virtuoso del bajo eléctrico, fue la fortaleza de Omayra, que comenzó a cantar una canción infantil en el momento en el que moría. "Fue la música lo que le dio a ella calma en ese momento y es el mensaje más potente sobre el poder de la música", destaca.

Lea también:

La estrella de la música clásica más influyente: Daniel Barenboim cumple 75

"En Venezuela nadé en música... fue una suerte"

El peor desastre natural de Colombia

El 13 de noviembre de 1985 el volcán Nevado del Ruiz tomó por sorpresa a la población de Armero, sepultando bajo el lodo a cerca de 25.000 personas. El mayor desastre natural que sufrió el país dio la vuelta al mundo a través de las imágenes sobre la agonía de la niña, que no pudo ser rescatada al quedar sus piernas atrapadas entre los escombros.

Con motivo del aniversario de la muerte de Omayra, el músico colombiano sacó a la luz una versión extendida de su álbum The Blue Road (el camino azul), con el que ganó tres medallas de oro en los Global Music Awards en septiembre de 2016. El álbum incluye la canción inspirada en la melodía que cantaba Omayra al morir, She became a thousand birds (Ella se transformó en mil aves). El lanzamiento de la edición extendida del álbum ha sido acompañado por la publicación de un video musical en su memoria. La pieza es interpretada por la cantante norteamericana SuCh. 

Solidaridad con América Latina

"En el video hay una escena en donde se ve a cientos de aves volando desde Armero hacia el mar. Es un símbolo de las almas de todos los que murieron ese día", señala el bajista. "Y es también un homenaje a mi país; nunca olvidaremos lo que pasó en Armero, pero tampoco toda esa época de guerra, ni la era de Pablo Escobar".

Ver el video 05:17
Now live
05:17 minutos

Video musical: Ella se transformó en mil aves

El músico recuerda los terremotos que han vivido Chile, y más recientemente México, así como los huracanes que devastaron el Caribe hace unos meses. "La imagen de cómo la gente estaba tratando de salvar a Omayra puede trasladarse a los esfuerzos de tanta gente en México tras el último temblor". El músico recuerda que ante esos desastres naturales la población ha demostrado lo mejor de su corazón, y no se ha dejado vencer.

El músico llegó a los 9 años con su familia a Nueva York y se trasladó posteriormente a Florida, en donde descubrió el bajo eléctrico cursando la secundaria. Sus maestros reconocieron el talento del joven y le recomendaron trabajar con el bajo acústico, lo que le permitiría tocar en una orquesta.

Obsesión por Beethoven

Tocó por primera vez en una sinfónica a los 17 años, pero fue su admiración por Beethoven lo que lo llevó a Viena, en donde vive desde hace 12 años. "Tenía una obsesión por Beethoven y quería estudiar composición en Viena. Quería vivir ese aire, esa energía del lugar en donde trabajaron, vivieron y caminaron los grandes maestros de la música clásica". A eso se sumó la invitación del Instituto de Jazz de la ciudad de Graz para que impartiera cátedra de bajo eléctrico en sus aulas.

Juan García Herreros, Gitarrist aus Kolumbien

Juan García Herreros, uno de los bajistas más destacados del mundo

Snow Owl (Búho de la nieve), el nombre del animal espiritual asignado por su comunidad indígena que lo acompañará a lo largo de su vida, es el pseudónimo artístico que adoptó el músico nacido en Bogotá en 1977. Tras la publicación de su álbum The Blue Road, en 2016, que tuvo un enorme éxito, fue contactado por la distribuidora alemana H'art Music Vertrieb GmbH, que ocupa el octavo puesto a nivel mundial. "Me encanta que ellos tienen muy presente que hay pequeñas productoras que necesitan que se distribuyan sus discos diversos. No están interesados en vender sólo los grandes sellos, sino que la música esté en manos de todos". 

H'art trabaja con el sello estadounidense Inner Circle Music (Europe) y ha ofrecido al reconocido bajista colombiano publicar toda su discografía. Hasta el momento se han publicado tres álbumes, Art of Contrabass Guitar, Normas y The Blue Road (Extended Edition). La obra de Snow Owl estará disponible en versión digital a nivel mundial.

Reconocimiento internacional

Juan García Herreros es considerado uno de los bajistas más creativos e influyentes de la historia musical. A principios de este año fue seleccionado como uno de los 82 bajistas más importantes en la historia del instrumento con motivo de la celebración de los 50 años de la publicación del álbum Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, de Los Beatles. La revista británica Bass Guitar Magazine recreó en su portada la tapa del disco. En vez de los personajes originales que rodean a Paul McCartney, figuran los rostros de los bajistas considerados como los mejores de todos los tiempos, entre ellos el bajista colombiano. "Yo me siento lleno de emoción. Todavía no lo puedo creer que me hayan incluido, es uno de los honores más grandes que he sentido en mi vida", dice.

Pese al éxito alcanzado después de décadas de trabajo como músico y productor independiente, el compositor muestra una gran sencillez, y subraya la responsabilidad de los artistas de comprometerse con las causas sociales de su tiempo. Ahora dice trabajar con pasión en su siguiente proyecto, The Red Road (el camino rojo) que espera publicar en 2018.

"El disco The Blue Road (el camino azul) es el primero de una trilogía porque nosotros, los indígenas, creemos que hay tres caminos del alma. El camino azul es espiritual, el camino rojo es el del guerrero y el camino amarillo es el balance entre ambos". El bajista reconoce que duerme poco y trabaja mucho. "Hay que ejercitar todos los días, pero no es trabajo para mí, es más bien como una obligación personal e íntima", concluye.

Autora: Eva Usi (VT)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema