Sistema sanitario | Ciudades y Rutas | DW | 01.12.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciudades y Rutas

Sistema sanitario

La República Federal de Alemania tiene un sitema mixto de salud pública y privada que cubre a todos aquellos que residen dentro de sus fronteras.

Un montón de medicamentos azules y entre ellos uno rojo.

Antes de automedicarse, acuda al médico

Alemania ofrece un sistema mixto de salud donde conviven: un sistema público, llamado seguro obligatorio de enfermedad ( gesetzliche Krankenversicherung); y otro, formado por una serie de Cajas de seguros privadas ( private Krankenversicherung).

Entre ambas posibilidades, la mayoría de los alemanes se decanta por el seguro obligatorio de enfermedad, tal y como lo demuestra un informe publicado por el Ministerio Federal de la Sanidad en 2006. Según él, algo más de 70 millones de personas están afiliadas al seguro público, cifra que representa al 90 % de la población. Dentro de este grupo de personas se encuentran: los asegurados obligados (40,6 %), los familiares del mismo (28,6 %), los pensionistas (24 %), y los asegurados voluntarios (6,8 %).

tarjetas sanitarias, una detrás de otra

Tarjetas sanitarias de las diferentes cajas de seguro médico

En 2004 los gastos sanitarios alcanzaron los 234 000 millones de euros en Alemania, esto es, el 10,6 % del producto interior bruto, dice el Instituto Federal de Estadística. Esta cifra está dos puntos porcentuales por encima de la media de los países de la OCDE. Sólo Estados Unidos y Suiza le toman la delantera con 15, 3 % y 11.6 % respectivamente de su PIB.

Sistema público de salud alemán

Todos los empleados que obtienen cierto nivel de ingresos, más de 400 euros mensuales, están obligados a contribuir con un seguro médico obligatorio al que deben destinar, como mínimo, un 6,5 % de su salario. Si su nómina sobrepasa el límite de remuneración anual, cuya cifra en 2006 se redujo a 42 750 euros anuales, pueden elegir, dentro de la libertad que sus ingresos les permitan, entre las diversas cajas de seguros privados. Los empleados por cuenta propia también se encuentran en este grupo.

El seguro médico obligatorio se financia por medio de las contribuciones que provienen básicamente de los asalariados y los empleadores. Ambos pagan a medias la cuota contributiva. Esta cantidad depende de los ingresos mensuales y del nivel de contribuciones de la caja de enfermedad.

primer plano de la ministra de sanidad sujetando con la mano una tarjeta sanitaria

Ulla Schmidt , ministra de Sanidad, portando la nueva tarjeta sanitaria en marzo de 2005

El seguro es gratuito para estudiantes matriculados, personas que están realizando prácticas o reciben alguna beca, pensionistas, minusválidos, y desempleados, así como para los familiares (cónyuge e hijos) del asegurado obligatorio (el empleado) siempre y cuando los ingresos de estos no sobrepasen los 350 euros mensuales.

Una característica del sistema público alemán, a diferencia por ejemplo del español, es que no existe una única caja de seguro pública. Los asegurados pueden elegir entre diversos tipos de cajas de seguro: cajas locales de seguro médico ( Allgemeine Ortskrankenkasse, AOK), cajas de seguro médico subsitutorias ( Ersatzkrankenkassen), cajas de seguro médico de la empresa ( Betriebskrankenkassen) o cajas gremiales de seguro médico ( Innungskrankenkasse, IKK).

La elección de caja tiene un criterio sencillo: la cuota de contribución. Las prestaciones básicas son casi idénticas y están legalmente reglamentadas.

¿Pero cuáles son los beneficios o las desventajas de un seguro público y otro privado? Siga leyendo.

DW recomienda

Enlaces externos