Sindicalistas colombianos rechazan TLC con la UE | América Latina | DW | 15.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Sindicalistas colombianos rechazan TLC con la UE

Sindicalistas colombianos rechazaron el Tratado de Libre Comercio entre su país y la UE y advirtieron que la violencia contra los trabajadores continúa y el sistema “colombiano” se extiende a Centroamérica y México.

Puerto de Cartagena

Puerto de Cartagena

Se estima que en los últimos 20 años fueron asesinados 2.700 sindicalistas en Colombia. Tan solo en el 2010 murieron 49 hombres y mujeres. Ni un solo asesinato ha sido esclarecido, ni una sola empresa ha sido sancionada por la violación de los derechos laborales de sus trabajadores.

En las negociaciones para la firma de acuerdos de libre comercio con Estados Unidos y la Unión Europea, el gobierno colombiano ha sido sometido a “una hoja de ruta” por los países industrializados para que respete los derechos humanos, entre ellos los derechos laborales de sus trabajadores. “Aunque el número de sindicalistas asesinados se ha reducido, las formas de violencia se han multiplicado, de manera que los intereses que se oponen a los derechos laborales están creando un “sindicalismo muerto”, afirma Tarcisio Mora, ex presidente de la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT), que llegó a Berlín junto con otros dos correligionarios para hablar ante sus contrapartes alemanes sobre la actual situación en su país.

Miguel Enrique Morantes, miembro del comité ejecutivo de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), la organización más antigua del país, señaló que la impunidad facilita que la coerción continúe. “Los compañeros siguen siendo maltratados, se les presiona psicológicamente, y cuando acaban renunciando a la organización sindical a la que están afiliados igual son despedidos”, explica.

Kolumbianische Gewerkschafter in Berlin

Sindicalistas colombianos recorren Alemania invitados por la DGB.

Uno de los países más desiguales de Sudamérica

Colombia cuenta con 45 millones de habitantes y un producto interno bruto (PIB) equivalente a 4.672 euros por habitante. Los productos agrícolas y las materias primas constituyen el grueso de las exportaciones colombianas, pero también drogas como cocaína y heroína. Colombia es considerada una de las naciones más desiguales de Sudamérica, donde se encuentra la mayor brecha entre ricos y pobres.

“Tenemos oro, petróleo, carbón y dos océanos, pero el 40% de la población vive en la pobreza y 10% en la extrema pobreza”, afirma Morantes. “Se nos dice que a través del TLC con la Unión Europea la canasta básica va a valer menos, pero aunque sean más baratos los alimentos, la población no los podrá comprar porque no habrá empleos. Tampoco podrá cumplir Colombia con el TLC porque en el país no hay vías férreas”, explica.

Tarcisio Mora recordó la trayectoria del magisterio colombiano y contó sobre los inicios, cuando a los maestros se les pagaba con aguardiente y eran considerados “apóstoles de la educación”. “Nos hicimos en la lucha, nos formamos con los olvidados de la sociedad de un país rico y un pueblo que se muere de hambre”, dijo.

"Nos tiran balas y les tiramos libros"

Kolumbien - Cartagena de Indias

Comerciantes en un mercado de Cartagena.

Los sindicalistas presentaron el libro “Nos tiran balas y les tiramos libros”, que ha sido traducido al alemán y que echa una mirada retrospectiva a los orígenes y trayectoria del sindicalismo en Colombia. Mora recordó que también los maestros son blanco de la violencia en su país, con 900 maestros asesinados entre 1986 y 2010, y dijo que se trata del gremio más perseguido del mundo.

Invitados por la poderosa Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB), techo de ocho organizaciones sindicales y seis millones de afiliados, los representantes sindicales pintaron una situación que a ojos de sus colegas alemanes parecía inaudita. ¿Cómo podemos ayudar?, preguntó uno de los organizadores, que recordó que el presidente de la DGB, Michael Sommer, actual presidente de la Confederación Sindical Internacional (CSI), ya ha enviado una carta al Parlamento Europeo y se han enviado cartas individuales a los eurodiputados rechazando la firma del TLC de la UE con Colombia.

Mientras que el TLC con EE.UU. entró en vigor el pasado mes de mayo, se prevé que el acuerdo con la UE sea ratificado por el Parlamento Europeo en octubre próximo. ¿Quién se verá beneficiado en Colombia con un acuerdo semejante? “La gran empresa, el sistema financiero, comerciantes e intermediarios y algunos sectores del campo. Pero amplios sectores de la economía no podrán competir y se verán perjudicados“, afirma Mora.

Palmöl-Produktion in Kolumbien

Producción de aceite de palma.

La violencia se extiende a Centroamérica

Por su parte, Guillermo Correa Montoya, vicedirector de la Escuela Nacional Sindical, advirtió que la violencia se está extendiendo hacia Centroamérica, donde, se dice, los países se están “colombianizando”. “Guatemala y Honduras son los países en donde hay que poner mucha atención donde se registran violaciones que se vivieron en Colombia hace 20 o 30 años", dice el sindicalista, quien explica que en esos países se producen asesinatos de trabajadores en un momento en el que ingresan capitales colombianos con inversiones en el sector energético.

“Es tan fuerte la lógica antisindical en Colombia que incluso una empresa alemana que puede comportarse respetuosamente en Alemania, cuando llega a Colombia aprende estas formas para inhibir y prohibir a los sindicatos”, dice y asegura que de las 15 mayores empresas de origen alemán, sólo 2 tienen sindicato. “Siemens no lo permite, de hecho está en una zona franca para tener un tratamiento diferenciado en cuanto a derechos laborales. Bayer tampoco permite sindicatos, ni la química BASF. Hace algunos años los trabajadores de DHL intentaron formar un sindicato que fue brutalmente reprimido", dice el sindicalista.

Autora: Eva Usi

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda