Siete costumbres alemanas que debería poner en práctica | Sociedad | DW | 04.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

Siete costumbres alemanas que debería poner en práctica

Al mudarse a Alemania, la periodista de DW Dana Regev, de Israel, no podía entender por qué los alemanes son tan... alemanes. Cinco años después, adoptó estas siete prácticas alemanas que al principio había criticado.

Nací y crecí en Israel. Cuando me mudé a Alemania hace cinco años, muchas cosas me parecieron increíblemente extrañas. ¿Por qué no hay aire acondicionado? ¿Por qué los alemanes están tan entusiasmados con desnudarse? Y por el amor de Dios, ¿por qué se dan cuenta de que no se puede salir de casa con sandalias y calcetines?

Aunque todavía estoy lidiando con todas esas cosas, también hay varias costumbres alemanas que debo admitir que juzgué a la ligera. Aquí hay siete hábitos germanos que se han convertido en una parte esencial de mi vida cotidiana.

1. ¡Que se pare el mundo! Ha salido el sol

Un rayo de sol ha surgido entre las nubes. Es hora de que todos en Alemania detengan sus diligencias, dejen su caminata para otro momento, bajen del tren y lo disfruten.

La vitamina D es bastante escasa en Alemania, en comparación con el soleado Israel. Si alguien me hubiera dicho hace cinco años que yo también dejaría de hacer todo y tomaría el sol con los brazos abiertos en plena calle, me hubiera reído en su cara.

2. Bronceado de ciudad

En mi ciudad natal en el Mediterráneo, en los jardines y parques locales hay gente haciendo deporte, madres con niños o personas que hacen picnics durante los calurosos días de verano. Pero nunca habrá mujeres en bikini, porque estas prendas solo se usan en la playa.

Cuando llegué a Alemania me quedé en estado de shock cuando vi a mujeres y hombres con el torso desnudo tumbados en un parque, cerca de un restaurante o en el centro de la ciudad. Pero claro, si se vive en un país sin muchas playas, no hay otras opciones.

La vitamina D es todo un lujo en Alemania.

La vitamina D es todo un lujo en Alemania.

3. Ser económicamente precavido

Cuando pisé por primera vez un banco alemán, probablemente asusté al banquero: "Hola, ¿puedo abrir una cuenta y pedir una MasterCard, una Visa y una American Express, por favor? ¡Gracias!"

Las tarjetas de crédito aquí se parecen más a un préstamo, para el cual se necesita demostrar estabilidad financiera, un salario regular y un buen historial bancario. Tanto los bancos como los ciudadanos comparten el mismo punto de vista: solo se debe gastar lo que se puede pagar.

4. Pagar en metálico

La posibilidad de pagar con tarjetas de crédito en Alemania es bastante limitada. Esto me molesta a veces, pero creo que tiene también ventajas. Cuando reviso cuándo he usado las tarjetas, pero no me acuerdo de qué he comprado, entonces hubiera preferido pagar con dinero.

Mi primer consejo para cualquiera que intente ahorrar dinero es pagar solo en efectivo.

Regev Dana, periodista de DW.

Regev Dana, periodista de DW.

5. Los precios no se regatean

El precio real en las tiendas alemanas es el mismo que aparece en la etiqueta. Aparte de algunas pocas excepciones, no hay que pedir favores ni regatear. Al provenir de una cultura diferente, me sorprendió descubrir que el regateo no es una práctica común en Alemania. Estoy muy agradecida por el tiempo y los dolores de cabeza que me ahorro.

Los trayectos en taxi son un buen ejemplo. Los conductores en Alemania no engañan. Ni a los turistas. Hay un precio fijo, y el taxímetro le muestra exactamente cuánto debe pagar.

6. ¿Qué va a hacer en los próximos 189 días?

A los alemanes les encanta planear todo meticulosamente. Pare ellos es más fácil reservar las vacaciones con meses de antelación, que unas semanas antes, como se suele hacer en Israel.

Yo estaba totalmente en contra de esta costumbre germana: ¿Yo qué sé qué va a pasar en los próximos meses? Sin embargo, tengo que reconocer que cuando el trabajo es estresante o los asuntos familiares son insoportables, puedes ver luz al final del túnel si piensas que en un determinado periodo de tiempo vas a irte de vacaciones.

Dos mujeres tomando sol en un parque.

En Alemania no muchas hay playas, pero parques.

7.¿Plástico, papel, cartón, vidrio?

Los alemanes separan con devoción la basura. Me tomó bastante tiempo aceptar el hecho de que tengo cuatro contenedores diferentes en mi departamento, sin mencionar la desesperación que es no tener espacio para todos ellos. Pero a pesar de la molestia, no existen argumentos reales contra el reciclaje.

Es cierto que debería haber una manera más fácil de poder separarlos, pero mi conclusión es que todos deberían reciclar más.

¿Y todas las demás costumbres alemanas? Podría necesitar cinco años más para acostumbrarme a todas.

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda