Siesta en el reino de las aves: una forma diferente de dormir | Ciencia y Ecología | DW | 27.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

Siesta en el reino de las aves: una forma diferente de dormir

Algunas aves duermen sólo una hora al día, durante el vuelo o usando un solo hemisferio cerebral. Los científicos están tratando de explorar esos secretos para aprender también más sobre los humanos.

Fregattvogel mit Data-Logger (Bryson Voirin)

Un dispositivo ubicado en la cabeza de la fregata registra su actividad cerebral.

A veces los científicos agradecen que hayan criadores, por ejemplo, de palomas domésticas, un tipo de paloma que parece salida de un cómic por sus enormes ojos y párpados traslúcidos.

Para el investigador del sueño de las aves Niels Rattenborg, del Instituto de Ornitología Max Planck (MPI), estas palomas son extremadamente prácticas: sus grandes pupilas negras se pueden observar a través de sus párpados incluso cuando duermen. "Vemos cómo se mueven los ojos y las pupilas. Queremos entender cómo estos movimientos están relacionados con lo que el animal ha estado experimentando durante el día”.

Lea también: 

Un gigante en peligro de extinción: el pelícano ceñudo

Las aves suicidas de Ecuador
 

Sí, leyó bien, Niels Rattenborg es observador del dormir de los pájaros, una disciplina que existe hace 20 años. No forma parte de un área extensa de investigación. Al googlear "investigador del sueño de los pájaros” aparecen cinco links que lo conducen a Niels Rattenborg.

Taubenrasse Budapester Kurze (DW/Brigitte Osterath)

Como salidas de un cómic, las palomas "Budapester Kurze".

Insomne por Alaska

Las palomas son realmente lentas, dice Rattenborg. "En el laboratorio duermen casi toda la noche y toman una siesta a mitad del día”. Si los investigadores las mantienen despiertas al mediodía, duermen más la noche siguiente, pues deben recargar sus baterías, al igual que nosotros. "Sin embargo, no sabemos si duermen tanto en la naturaleza”, agrega Rattenborg.

De hecho, muchas especies de aves no parecen disfrutar tanto del dormir. A menudo no tienen tiempo para ello. El correlimos temporal, por ejemplo, casi no duerme durante su época de celo, que dura tres semanas. En ese período goza apenas de una hora de descanso.

El correlimos vive en el Ártico, los machos se aparean durante el cortejo con tantas hembras como sea posible y no tienen nada que ver con la crianza. "Compiten contrarreloj por las hembras y pueden dejar de dormir, porque en el verano Ártico, el sol está casi todo el tiempo iluminando", aclara el experto.

Para los pájaros, vale la pena no dormir en la época de celo. Rattenborg ha encontrado, junto con otros investigadores de aves, que "de los machos que duermen poco, la mayoría de ellos desde el punto de vista evolutivo se adapta extremadamente bien”. Dormir poco es una clara ventaja entre las aves y ha sido adoptado en la evolución.

Duermen mientras vuelan

También las fregatas nos pueden dar envidia: necesitan dormir sólo 42 minutos por día y no sólo eso, sino que lo hacen mientras vuelan, extendiendo sus alas de dos metros de ancho y deslizándose sobre el mar tropical.

No pueden aterrizar en el mar porque su plumaje no repele el agua, por lo que dormir sería un problema considerando que las fregatas pasan la mayor parte de sus vidas sobre el agua, cazando peces y calamares.

Niels Rattenborg y Alexei Vyssotski, del Instituto de Neuroinformáica del ETH en Zúrich, estudiaron el comportamiento de vigilia y sueño de las aves en vuelo, y descubrieron que las fregatas no solo duermen profundamente mientras vuelan, sino que tienen periodos cortos de sueño REM.

Graubruststrandläufer (Wolfgang Forstmeier)

Corredores incansables son los correlimos.

Con el sueño REM, la musculatura esquelética, la presión arterial y el pulso bajan. El cerebro está tan activo como cuando lo está en estado de vigilia. En los humanos una fase de sueño REM toma hasta dos horas. Las fregatas, sin embargo, lo reducen a cinco segundos. Mientras esto ocurre, estas aves no pierden la tensión muscular, de lo contrario se caerían. "La cabeza es lo único que se les cae cuando entran en suelo REM”, dice Rattenborg. "La habilidad para planear no se ve comprometida", explica

Todos necesitan dormir, la pregunta es cuánto

Una fregata pasa volando hasta diez días seguidos sobre el mar, y en todo ese tiempo duerme en promedio 42 minutos al día. "Si los humanos probáramos dormir igual que las fregatas  estaríamos en muy mal estado”, dice Niels Rattenborg.

Niels Rattenborg, MPI für Ornithologie, Seewiesen (DW/Brigitte Osterath)

Niels Rattenborg investiga aves hace 20 años.

Todos los animales, incluidos los humanos, deben dormir. ¿Por qué? Es algo que los científicos aún no saben exactamente. Pero sospechan que durante el sueño, el cerebro reorganiza las uniones nerviosas y así regenera y procesa la información del día.

Cuánto debe dormir un animal depende de la especie. Los murciélagos duermen hasta 20 horas por día, una jirafa duerme sólo alrededor de cuatro horas y los humanos necesitamos a su vez, alrededor de ocho horas de sueño.

Autor: Brigitte Osterath (MN/MS) 

DW recomienda

Publicidad