Serbiobosnios optan por mantener fiesta del 9 de enero | Europa al día | DW | 26.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa al día

Serbiobosnios optan por mantener fiesta del 9 de enero

Casi la totalidad de los ciudadanos del ente serbio de Bosnia que acudieron el domingo a las urnas en un polémico referéndum, prohibido por Sarajevo, se pronunció a favor de mantener el 9 de enero como su día nacional, tal y como se esperaba. Un 99,79 por ciento de los votantes dijo "sí”, según el recuento del 72 por ciento de las papeletas, informan este lunes (26.09.2016) los medios locales.

De los 1,2 millones de ciudadanos convocados, la afluencia a las urnas se situó entre el 56 y el 60 por ciento. Se espera que este lunes se dé a conocer el resultado preliminar del cien por cien de los votos.

El 9 de enero de 1992 se proclamó la República Serbia de Bosnia como parte de la entonces Federación de Yugoslavia, de la que el resto de la población bosnia quería separarse. El pasado noviembre, el Tribunal Constitucional de Bosnia-Herzegovina dictó que esa fecha, que es también una fiesta del cristianismo ortodoxo, discriminaba a los bosnios no serbios, es decir croatas (católicos) y musulmanes.

Al convocar el referendo, las autoridades serbobosnias desafiaron la autoridad del tribunal, que la semana pasada prohibió su celebración. Para los serbobosnios, la negación de sus festivos es un acto político que socava la legitimidad de su ente. Los líderes musulmanes, por otro lado, temen que el referéndum pueda sentar un precedente para posibles consultas futuras sobre una eventual secesión. Por ello, la población musulmana del ente serbio, un 15 por ciento de los habitantes, boicoteó la votación.

Bosnia es un Estado formado por un ente autónomo serbio y uno común de musulmanes y croatas, tal y como está definido en el Acuerdo de Paz de Dayton de 1995. Más de 20 años después de una sangrienta guerra civil que enfrentó a los tres pueblos, este país es aún un enclave protegido parcialmente por la comunidad internacional, con unas instituciones de poder centrales que trabajan con poca eficacia debido a las permanentes desavenencias de los líderes políticos.

A causa del referéndum, en los días pasados se han elevado las tensiones entre Banja Luka y Sarajevo, que han intercambiado retóricas incendiarias. (EFE)

Publicidad