¿Se despedirá Alemania del carbón? | Ecología | DW | 19.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

¿Se despedirá Alemania del carbón?

La tala del bosque de Hambach parecía ya no ser tema, pero la lucha del grupo RWE contra los ambientalistas continúa. ¿Cúan en serio se toma Alemania el cierre de las centrales de carbón y el uso de las renovables?

Protestas de Fridays for Future en Essen, Alemania.

Protestas de Fridays for Future en Essen, Alemania.

"Todo está en tela de juicio. Solo vale la máxima de ‘en caso de duda, a favor de la seguridad'”. Así justificó el 14 de marzo de 2011 la canciller alemana, Angela Merkel, tres días después del accidente nuclear en la central atómica japonesa de Fukushima, la decisión de abandonar la energía atómica en Alemania. A fines de 2022, es decir, 11 años más tarde, se apagarían las últimas centrales nucleares alemanas, y la energía atómica pasaría a ser un recuerdo.

Merkel recibió mucho apoyo, aunque sus críticos le reprochan haberse apresurado a tomar una decisión política sin pensar en las consecuencias. Ocho años después, Alemania y su canciller se enfrentan a otra decisión en política energética que podría tener la misma repercusión: ¿cuánto tiempo más utilizará Alemania el carbón como fuente de energía?

Comisión recomienda dejar el carbón hasta 2038

La Comisión alemana del Carbón, con representantes de la industria, la economía y de asociaciones ambientalistas recomendó en enero de 2019 dejar de producir electricidad basada en el carbón hasta 2038. En los próximos 20 años, Alemania, además, debería apagar todas las centrales de lignito y de hulla. Solo así podría cumplir con sus objetivos climáticos, que van muy rezagados. Sin embargo, cinco meses después, la situación política ha cambiado mucho.

Los Verdes dominaron las elecciones europeas con sus propuestas de protección del clima, y las protestas de los jóvenes de Fridays for Future cobran cada vez más fuerza. La protección del medioambiente es prioritaria para la mayoría de los alemanes, según encuestas. Por eso muchos, sobre todo los más jóvenes, exigen que Alemania abandone el carbón antes de 2038.

Parques eólicos junto a centrales nucleares en Garzweiler, Alemania.

Parques eólicos junto a centrales nucleares en Garzweiler, Alemania.

"Alemania se ha aferrado al carbón durante demasiado tiempo”

"Alemania ha dudado y se ha aferrado al carbón durante demasiado tiempo”, dice la economista experta en energía Claudia Kemfert a DW. Según ella, es necesario un cambio rápido de mentalidad: "Lo que las compañías de energía y los políticos no han entendido es que el tiempo para actuar es cada vez menor y que se acaba definitivamente. Este estado de cosas no puede seguir así más que por un máximo de siete años”. Y añade que continuar apostando al carbón es lo que impide el cambio energético en Alemania.

Kemfert dirige el departamento de Energía, Transporte y Medio Ambiente en el Instituto Alemán de Investigación Económica de Berlín y aboga decididamente por un veloz abandono de la energía carbonífera. En cuanto a la ampliación de las fuentes de energía renovable, le da al Gobierno alemán la nota 2 ("bueno”, según la calificación escolar alemana). Pero no un 1 ("muy bueno”), porque la extensión de las renovables, dice, fue frenada masivamente en los últimos años. Y para el abandono del carbón, un 5 ("insuficiente”). De acuerdo a la experta, la economía alemana no sufriría consecuencias graves si Alemania deja el carbón. "Un abandono inteligente del carbón crea oportunidades económicas, ya que se invierte en los mercados del futuro y se libera a la economía de gastos medioambientales innecesarios”, subraya.

Manifestantes tratan de evitar la tala del bosque de Hambach, en Renania del Norte-Westfalia. (Archivo).

Manifestantes tratan de evitar la tala del bosque de Hambach, en Renania del Norte-Westfalia. (Archivo).

¿Qué hará ahora RWE?

El grupo energético RWE se enfrenta ahora a esta pregunta: ¿qué hacer con el bosque de Hambach? RWE apuesta al carbón y muy poco a las energías renovables. El Gobierno regional, en ese entonces formado por socialdemócratas y verdes, aprobó en 2016 que el grupo abandonara la explotación carbonífera hasta 2040. En octubre de 2018, el tribunal superior administrativo de Münster dictaminó que debía dejar de talar el bosque de Hambach. Luego de que la Comisión para el Carbón declarara como "deseable” la conservación del bosque de Hambach, RWE prometió, a pedido del gobierno regional, no talar más árboles allí hasta 2020. ¿Y después? ¿Continuará extrayendo carbón o archivará para siempre la tala?

Carl-Friedrich Schleußner, de taller de ideas berlinés Climate Analytics, opina que "como jefe de una empresa que está orientada hacia las ganancias puedo entender tal vez la tala del bosque, pero como actor social, que debe hacer un gran aporte al giro energético en Alemania, lo veo como algo irresponsable. La revolución energética en Alemania fue frenada y olvidada, tanto por los grupos empresarios de energía como también por otros grandes grupos económicos alemanes”.

Thilo Schaefer, del Instituto Alemán de Economía, en Colonia, recuerda que grupos como RWE siguen ganando dinero principalmente con las grandes centrales eléctricas. Claudia Kemfert, por su parte, aconseja a los directivos de RWE que, en lugar de seguir invirtiendo en las energías tradicionales, lo hagan en energías renovables. "Sobre todo, que traten todo para recuperar la confianza perdida de las nuevas generaciones e incluirlas en el proceso, en lugar de espantarlas. Ellos son los clientes del futuro”.

(cp/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema