Se apagan bombillas convencionales en Europa | Europa | DW | 01.09.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Se apagan bombillas convencionales en Europa

Las bombillas tradicionales pasaron definitivamente desde este 1° de septiembre a formar parte de décadas de “derroche energético”.

Adiós al bombillo o bombilla convencional.

Adiós al bombillo o bombilla convencional.

Tras el decreto formal de la Comisión Europea, unas 4.000 millones de bombillas saldrán paso a paso del mercado hasta 2012 y finalmente, de todos los hogares y oficinas de los 27 Estados miembro de la Unión.

El futuro luminoso correrá a cargo de las bombillas de bajo consumo. "Ésta ahorra el 25 por ciento de energía y ésta el 50 por ciento", dijo al respecto el portavoz del comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, mientras levantaba dos bombillas fluorescentes. Y después agregó, al sacar una bombilla halógena compacta de bajo consumo. "Y ésta incluso el 75 por ciento".

Aunque los críticos presagian un futuro oscuro para el Medio Ambiente y para la salud, el Ejecutivo europeo minimiza posibles riesgos. Según la Comisión, varios expertos han estudiado los posibles efectos negativos de la irradiación de las bombillas alternativas y "no han encontrado ningún indicio de problemas para la salud si se mantiene una distancia de al menos 30 centímetros". Y tampoco el mercurio contenido en las bombillas halógenas representa un peligro real, asegura el portavoz Ferran Tarradellas.

¿Dictadura ecológica?

Flashgalerie Glühbirne erlischt

Bombilla: más que un producto indsutrial.

En pie queda sólo el reproche de una "dictadura ecológica" por parte de Bruselas. Algunos parlamentarios europeos pidieron la libertad de elegir bombilla para todos los ciudadanos comunitarios, aunque la comisión de medio ambiente del Parlamento ya había aprobado el programa de ahorro con una gran mayoría el pasado febrero.

Además, señala ahora la Comisión Europea, los consumidores siempre pueden elegir entre tubos fluorescentes y bombillas halógenas compactas. Aunque los tubos fluorescentes no son tan económicos en su consumo de energía como las pequeñas bombillas halógenas, su luz es mucho más agradable. En cuanto a la calidad de la luz irradiada, los fluorescentes son "totalmente equiparables" a las bombillas convencionales, sostiene la Comisión. Y su duración, más larga que la habitual en las antiguas bombillas, implica a pesar del precio más elevado un ahorro considerable.

Ahorro para pequeños y grandes bolsillos

Flashgalerie Glühbirne erlischt

¿Se acabará la atmósfera romántica?

"La compra de una bombilla de bajo consumo es una ganancia desde cualquier punto de vista", destacó Tarradellas. Según los cálculos de Bruselas, un hogar europeo promedio pagará entre 25 y 50 euros menos de electricidad al mes si reemplaza todas las bombillas antiguas por las compactas. Éste cálculo ya considera los mayores costos de adquisición.

Por lo demás, la Comisión siempre acaba recibiendo críticas, dijo por último el portavoz, en tono de queja. "Para algunos, nuestras propuestas no son suficientes, mientras que para otros no van lo suficientemente lejos".

Como fuera, el final de las bombillas clásicas ya no se podrá detener, a no ser que alguien boicotee la impresión del boletín oficial europeo en el que se tiene que dar a conocer la decisión. Para el futuro, se prevén ya medidas contra los frigoríficos y los televisores que devoran energía.

Autor: JOV/dpa/afp

Editora: Claudia Herrera