Se agudiza la crisis de hambre en Nigeria y la cuenca del Chad | El Mundo | DW | 30.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Se agudiza la crisis de hambre en Nigeria y la cuenca del Chad

ONU advierte que podrán morir entre 75.000 y 80.000 niños, en lo que catalogó, tras el conflicto en Siria, como la segunda crisis más grave que enfrenta el mundo.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) se pronunció este jueves (30.09.2016) sobre la actual crisis de hambruna que se vive en la zona africana del lago Chad.  La ONU advierte que decenas de miles de niños y niñas del norte de Nigeria podrían morir en los próximos 12 meses si no obtienen los alimentos y los suplementos nutritivos que necesitan.

El coordinador regional de la ONU para el Sahel, Toby Lanzer, describió una situación catastrófica en la cuenca del lago Chad (Chad, Niger y Nigeria) y especialmente en el noreste de Nigeria, advirtiendo que si a los menores "no se les ofrece una terapia muy especializada y apoyo nutricional de forma urgente, entre 75.000 y 80.000 niños podrán morir en los próximos meses. Nos enfrentamos a una situación muy grave".

En la cuenca del lago Chad residen 21 millones de personas, y 9,2 millones necesitan ayuda para sobrevivir. Se calcula que 6,3 millones de personas en esa zona se enfrentan a una situación de "grave inseguridad alimentaria" que puede derivar fácilmente en una hambruna. De ellos, 572.000 menores de edad sufren de malnutrición grave.

"La escala del sufrimiento no tiene paralelo con nada que yo haya visto en mis años de experiencia en lugares en crisis, ni tan siquiera en Darfur (Sudán)", subrayó el coordinador.

La región vive bajo la sombra del grupo yihadista Boko Haram, que opera no sólo en el noreste de Nigeria, sino en la provincia chadiana de Lac, y en la región nigerina de Diffa. Por ello, la ONU ha tenido que reforzar con escoltas militares a sus trabajadores humanitarios, quienes intentan llegar a las zonas afectadas por la crisis.

Aunque en los últimos meses los extremistas fueron desalojados de la zona y forzados a retroceder a su bastión a la selva, la insurgencia, que duró siete años, dejo un saldo de 15.000 muertes y más de 2 millones de desplazados.

La ONU considera que tras el conflicto en Siria, los problemas de hambruna de la cuenca el lago Chad constituyen la crisis mas grave que enfrenta el mundo actualmente. La organización pidió a los países donantes que contribuyan generosamente y urgentemente de forma financiera.

JCG (EFE, Reuters)

 

DW recomienda