Schulz no consigue ganar terreno contra Merkel | Política | DW | 28.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Opinión

Schulz no consigue ganar terreno contra Merkel

El candidato del SPD a canciller, Martin Schulz, acusa a Merkel en una entrevista en la televisión pública de ser una persona apartada de la realidad. Así habla quien ya cuenta con su derrota, opina Marcel Fürstenau.

Primero los hechos: quedan cuatro semanas para las elecciones generales alemanas. La unión conservadora de los partidos CDU y CSU se encuentran un poco por debajo del 40 por ciento en la intención de voto. El partido socialdemócrata SPD alcanza apenas 20 por ciento. La más reciente encuesta del 25 de agosto pronostica un 38 por ciento para la unión conservadora y un 22 por ciento para el SPD. Es decir que a Schulz lo separan unos deprimentes 16 puntos porcentuales de Angela Merkel. En esta situación, los principales candidatos dieron entrevistas separadas a las dos principales cadenas alemanas, ARD y ZDF.

A pesar de posicionarse muy por detrás de Angela Merkel desde hace meses, Schulz se mostró muy combativo. Al candidato socialdemócrata no le queda de otra. Pero, a pesar de escuchar con atención su discurso, fue imposible descubrir nuevos mensajes. Demostrar dureza contra Turquía, apoyo a los motores de combustión, incluyendo los motores diésel, una mejor educación. Estas son posiciones conocidad que también se encuentran representadas en la unión cristianodemócrata de Angela Merkel.

Los conservadores se lucen en el tema de la seguridad

El SPD busca desesperadamente el hueco por donde atacar a Merkel y no lo encuentra. Por lo menos ningún hueco que sea percibido como tal por los ciudadanos. En el área de la seguridad interna, ambos candidatos se centran en la dureza. La unión conservadora tiene la ventaja de poder presentar las campañas más eficaces con el ministro del Interior, Thomas de Maizière, en plena campaña electoral: el miércoles pasado, la presentación del proyecto piloto para el reconocimiento facial automatizado de supuestos delincuentes y, un día más tarde, la prohibición de la página web de extrema izquierda "linksunten.indymedia.org".

Marcel Fürstenau

Marcel Fürstenau

No puede ser casualidad que ambas cosas ocurran precisamente al comienzo de la última fase de la campaña electoral. Incluso antes de la pausa parlamentaria de verano, Merkel decidió muy de paso la legalización del matrimonio entre homosexuales, también en contra de resistencias en su propio partido. Pero con ello le quitó al SPD el último tema importante con el cual el partido socialdemócrata podría haber puesto a Merkel bajo presión.

¿Una canciller "apartada de la realidad"? ¡Para nada!

A Schulz se le acaban los temas y por ello ataca ahora a Merkel directamente. En la entrevista de televisión, Schulz dijo que la gente tenía la impresión de que Merkel se había convertido en una persona muy apartada de la realidad, que habría perdido el contacto con los ciudadanos. ¿En serio? Si eso fuese verdad, el retador tendría que ser mucho más popular que la canciller. Es todo lo contrario. Si en Alemania se pudiese elegir directamente al jefe de gobierno, Schulz tampoco tendría la más mínima oportunidad, según las encuestas.

En resumen, el retador ya sabe que va perdiendo e intenta, a través de ataques personales contra Merkel, cambiar su suerte. Un intento que debe fallar. Por un lado, por la gran ventaja que tienen los cristianodemócratas a pocas semanas de las elecciones, pero también porque la mayoría de los ciudadanos rechaza ese tipo de ataques. Por lo menos si no están justificados con ejemplos concretos. Y Schulz no pudo respaldarlos.

Mientras tanto, Merkel respondió soberanamente al ataque de su retador: "Intento servir al bienestar del pueblo alemán y eso se traduce en servir a la gente", declaró la mandataria durante una entrevista concedida al canal público alemán ZDF.

El SPD recuerda el año de horror 2009

El 3 de septiembre, Schulz y Merkel se enfrentarán en el único duelo directo en televisión. Merkel dice que espera con ansias ese duelo televisivo. Ella tiene poco que perder. Schultz, sin embargo, tiene que presentarse de la mejor manera ante los ojos del mayor número de votantes posible.

A Schulz sólo le quedan dos modestas esperanzas: por un lado, poder convencer a muchos indecisos y, por otro, lograr un mejor resultado que el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier en 2009. El ahora presidente federal obtuvo como candidato a canciller, con un 23 por ciento de apoyo, el peor resultado electoral de posguerra.

Autor: Marcel Fürstenau (GG/VT)

DW recomienda

Publicidad