Schröder en Rumania: una visita muy particular | Europa | DW | 13.08.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Schröder en Rumania: una visita muy particular

A propósito de la visita del canciller alemán a Rumania, el Gobierno reiteró su apoyo al presidente Ion Iliescu para que su país sea miembro de la UE en 2007. Pero la visita de Schröder tiene otro objetivo especial.

El castillo de Transilvania que inspiró la leyenda de Drácula.

El castillo de Transilvania que inspiró la leyenda de Drácula.

Ceanu Mare espera al “hombre más importante de Europa”, eso es, por lo menos, lo que creen los aldeanos de este caserío perdido en Transilvania. El personaje al que se refieren los rumanos con tanta admiración es el canciller alemán Gerhard Schröder. Aparte del previsto encuentro político con su homólogo, Schröder lleva a Rumania una inquietud especial en su vida: en el cementerio de Ceanu Mare se encuentra sepultado su padre y él visitará su tumba por primera vez.

Grabstein von Gerhard Schröders Vater

Aquí yace Fritz Schröder. Ceanu Mare, Romania.

Fritz Schröder, el padre del canciller alemán, murió abatido por un cohete Katjuscha durante los avatares de la Segunda Guerra Mundial. El soldado Fritz Schröder había sido enrolado por las tropas nazis y enviado como carne de cañón al sureste europeo. El canciller alemán nunca vió a su padre. Gerhard Schröder era apenas un bebé de 6 meses de nacido cuando su padre, de 32 años, cayó.

Calles limpias y jardines floridos

Pero a pesar de que el motivo de la visita del canciller alemán es triste, los habitantes de Ceanu Mare se alegran como si en su pueblo fuera a tener lugar una coronación. En los últimos días todos han sacado sus escobas para barrer las calles y retirar el estiércol de caballo, su principal medio de locomoción. Hasta las bombillas han sido lustradas.

El sacerdote del lugar guarda algo muy preciado: una carta dirigida a “Su excelencia, el canciller Gerhard Schröder”. El Padre Bob la saca de en medio de un libro ya amarillento y lee en voz baja con sobrecogedora solemnidad: “Un honorable personaje se ha hecho a la

Kanzler-Mutter wird 90 Jahre alt

Erika Vosseler, madre del canciller alemán, Gerhard Schröder.

búsqueda de su padre. Él nunca conoció el amor paterno. La vida tomó su curso y la nostalgia...”. La carta la escribió hace tres años. Este jueves el Padre Bob se la quiere entregar a Gerhard Schröder, personalmente. Si es que es cierto que el alemán los visita. Los 1.500 habitantes de este caserío en Transilvania tienen sus dudas de que ahora el mundo se acuerde, o mejor, se entere de su existencia.

Todo un pueblo espera al canciller

Ni siquiera la Segunda Guerra Mundial pasó por su pueblo. El mortífero frente pasó 20 kilómetros al sur. “Aquí todo ha sido pacífico”, dice la octogenaria Anica Cuc. Hasta el jueves santo del 2001. Aquél día Gunhild Schröder-Kamp, una hermana del canciller, recibió una carta con la noticia de que su padre, que había caído el 14 de octubre de 1944, reposaba en una

Ion Iliescu zu Gast in Berlin

Gerhard Schroeder recibe en Berlín al presidente rumano, Ion Iliescu.

tumba colectiva en Ceanu Mare. Desde ese día todo el pueblo espera al canciller alemán. Gavrila Oros, el alcalde de Ceanu Mare, tiene preparada una cena. Todos tienen previsto vestirse de negro, en honor al canciller alemán y al momento, que en Rumania, se considera histórico.

El ex comunista Oros espera también inversiones de Berlín en su tierra, o, por lo menos, un acuerdo de ciudades hermanas. Pero la atracción está a dos horas de camino. En Bistriz y Borgo. Allí se encuentra el legendario hotel “Corona dorada”, donde en la novela de Bram Stoker, Jonathan Harker se hospeda antes de partir para el castillo de Drácula.

DW recomienda