Schengen: Alemania veta ingreso de Rumania y Bulgaria | Europa | DW | 07.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Schengen: Alemania veta ingreso de Rumania y Bulgaria

El ministro Hans-Peter Friedrich explicó que “no ha llegado el momento”, pues ambos países presentarían falencias en la lucha contra la corrupción y el crimen.

El Gobierno de Alemania dio un portazo a las ambiciones de Rumania y Bulgaria de ingresar a la zona Schengen, durante la reunión de ministros de Interior de la Unión Europea realizada este jueves (07.03.2013) en Bruselas, Bélgica. El ministro Hans-Peter Friedrich (CDU) había adelantado hace unos días que habría veto, determinación que hizo aplazar la votación.

A juicio de la autoridad del Gobierno de Angela Merkel, tanto Bulgaria como Rumania tienen problemas estructurales que les impedirían ingresar a la zona de libre circulación donde los ciudadanos no tienen dificultades para pasar de un país a otro. Para Friedrich, los dos países presentan deficiencias con el Poder Judicial y con la lucha contra el crimen organizado. Por ello dijo que “no ha llegado el momento” de dar ese paso.

Ver el video 01:17
Now live
01:17 minutos

Bulgaria y Rumania miran Schengen desde lejos

Rumania y Bulgaria luchan desde hace años por ingresar al espacio Schengen, pero siempre han contado con la oposición de Alemania, a la que se han sumado también Holanda y Finlandia en otras oportunidades. Y para que el ingreso de un nuevo Estado sea posible, los 26 países miembros del acuerdo deben estar a favor de abolir los controles fronterizos.

Avalancha de inmigrantes

Ambos países tendrán otra oportunidad a fines de años, cuando se vuelva a tratar el tema en Bruselas. Hasta esa fecha, se podrán presentar nuevos informes sobre eventuales progresos en Justicia, lucha contra el crimen organizado y corrupción, argumentos que fueron usados por Friedrich para justificar la negativa alemana.

Las autoridades de Sofía y Bucarest reaccionaron con decepción, pues se sienten injustamente excluidos. El ministro del Interior búlgaro, Tsvetan Tsvetanov, dijo que "los países debemos tener un diálogo constructivo, abierto y transparente que no debe ser afectado por la política". En Alemania también hubo críticas por parte de la izquierda y Los Verdes, aunque el sindicato de la policía apoyó al ministro Friedrich.

Veintidós de los 27 países de la UE forman parte del acuerdo Schengen (excepto Reino Unido, Irlanda, Chipre, Rumania y Bulgaria), a los que se suman cuatro que no forman parte de la Unión: Noruega, Islandia, Liechtenstein y Suiza. En Alemania se ha desatado la polémica por el incremento de inmigrantes rumanos y búlgaros, cuya presencia se ha duplicado desde 2007. El temor es que esas cifras se disparen si se eliminan los controles, pues de ingresar en el espacio Schengen, rumanos y búlgaros tendrían derecho a cobrar prestaciones sociales en Alemania.

DZC (dpa, Tageschau, Der Spiegel)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad