Sangriento ataque suicida en Pakistán | El Mundo | DW | 04.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Sangriento ataque suicida en Pakistán

Ocho muertos y más de 40 heridos es el balance de un ataque suicida en un restaurante muy concurrido por la minoría chiita en Pakistán. El hecho se produce a las puertas de un proceso de paz entre talibanes y Gobierno.

La explosión tuvo lugar dentro de un restaurante en Peshawar, la capital de la convulsionada provincia de Khyber-Pakhtunkhwa, en el noroeste de Pakistán. Se trata del segundo ataque en la ciudad en tres días, y mujeres y niños se cuentan entre los heridos. El suceso tuvo lugar a primera hora de la noche en el barrio de mayoría chií de Kucha Risaldar, cuando el insurgente detonó los explosivos que portaba en un chaleco. Según un alto mando del equipo de artificieros, el atacante empleó unos seis kilogramos de explosivos en el atentado, y los agentes supusieron que se trataba de un acto suicida después de hallar en el lugar los brazos y piernas del insurgente.

El ataque tuvo lugar horas después de que fuera aplazado un encuentro programado para este martes (04.02.2014) entre representantes del Gobierno de Pakistán y de la milicia islamista talibán para preparar posibles conversaciones de paz. La cancelación se produjo, al parecer, por discrepancias sobre el grupo que representaría a los insurgentes. Previamente, Maulana Samiul Haq, uno de los negociadores de los talibanes, señaló que los representantes del Gobierno no se presentaron al encuentro fijado para las conversaciones que mantienen. "Esto demuestra que el Gobierno no toma en serio las conversaciones. Nos dejaron esperando y no estuvieron dispuestos a participar en una reunión", dijo Haq en declaraciones citadas por medios paquistaníes.

La paz que no llega

El Gobierno de Pakistán había lanzado recientemente una nueva iniciativa de paz. El primer ministro, Nawaz Sharif, creó en este marco una comisión de cuatro miembros y se pronunció en favor de un acuerdo para un alto al fuego. En respuesta, los talibanes enviaron a Islamabad a tres negociadores, quienes, según su propia versión, esperaron este martes más de una hora sin ser recibidos.

Una iniciativa de paz similar ya había fracasado en noviembre pasado, después de que el líder de los talibanes, Hakimullah Mehsud, muriera en un ataque lanzado desde un avión no tripulado en la región fronteriza con Afganistán. Oficialmente, el sucesor de Mehsud, mulá Fazlullah, ha rechazado mantener conversaciones con el Gobierno. La violencia talibán ha aumentado notablemente en Pakistán desde que Fazlullah se colocara al frente de la organización armada islamista.

MS (dpa/afp/efe)

Publicidad