“Sandy”: al menos 10 muertos en Nueva York | El Mundo | DW | 30.10.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

“Sandy”: al menos 10 muertos en Nueva York

Al menos diez personas murieron en Nueva York por el paso de la tormenta "Sandy", según dijo hoy el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, en rueda de prensa.

"No se confundan, ésta fue una tormenta devastadora, tal vez la peor que hemos visto durante bastante tiempo", dijo. "El rostro de nuestra ciudad ha cambiado". No obstante miles de voluntarios se pusieron de inmediato en marcha para recuperar su aspecto habitual.

"Nuestra principal prioridad ha sido salvar vidas", dijo Bloomberg. Es por ello que antes de la llegada de la tormenta se ordenó una gran evacuación. La medida llegó hasta los hospitales, pero todo funcionó.

Ahora al menos unas 750.000 personas no tienen suministro eléctrico ni calefacción.

En el sur de Mahattan el agua alcanzó los 4,30 metros de altura, un récord desde 1960. El agua anegó muchas calles y túneles del suburbano durante la noche y subió al menos un metro.

En los medios de trasporte neoyorquinos se habla de la mayor tormenta en los 108 años de la historia del suburbano estadounidense.

El metro de Nueva York es el más grande de Estados Unidos y aunque el alcalde no pudo asegurar cuándo se reanudará el servicio señaló que la previsión más razonable es dentro de cuatro o cinco días.

La tormenta ha causado numerosos daños y ha paralizado ampliamente la actividad en la parte noreste del país. Al menos 80 casas han quedado destruidas por un incendio en Queens, dijo el alcalde.

La prioridad ahora la tienen el suministro eléctrico y el transporte. "Tardará dos o tres días hasta que se restablezca el suministro eléctrico", señaló el alcalde. "Removeremos el cielo y la tierra para ayudar", dijo.

Los aeropuertos siguen todavía cerrados porque el agua cubre las pistas de aterrizaje y probablemente haya quedado dañada la seguridad de aviación.

El famoso barrio de Manhattan está en cierto modo dividido. La línea divisoria circularía por la calle 39, casi a la altura de Times Square y Naciones Unidas.

Arriba de esa línea todo parece en orden y los daños que ha provado "Sandy" se limitan a ramas de árboles caídas o algún que otro vehículo destrozado, pero por debajo de la calle 39 casi nadie tiene suministro eléctrico.

En tanto, y tras dos días sin operaciones, Wall Street volverá a abrir mañana miércoles, según acordaron hoy los operadores de la Bolsa y las autoridades de supervisión financiera. Tanto la Bolsa de Nueva York como el índice tecnológico Nasdaq abrirán en su horario habitual, se indicó.

Los equipos de reparaciones, integrados por operarios de cuatro estados federados, trabajan a contrarreloj en el cableado y las subestaciones. Una explosión en una central transformadora complicó aún más la situación. La densa nube de humo se podía ver durante la noche a kilómetros de distancia.

Pasarán días antes de que el tráfico regrese a la normalidad. Las autopistas de la ciudad seguían bloqueadas y hoy no circulaban ni buses ni metro. Los principales problemas se presentan en las calles próximas al río Hudson, en el sur de la ciudad.

En Nueva York se han instalado 76 centros de acogida para recibir a las personas que tuvieron que huir de la tormenta. Y también se ha pensado en los animales. Bloomberg señaló que, de ser necesario podrá abrirá más centros de acogida.

Mientras el trasporte interurbano estaba paralizado, las limitaciones para los taxis se suspendieron. A los taxis amarillos se les permitía trasladar a más de un pasajero. Y los taxis negros, que están limitados a determinadas rutas, podían hoy circular sin restricciones.

Bloomberg pidió a todos los neoyorquinos que faciliten las tareas de desescombro: "Algo que todo el mundo puede hacer es quedarse en casa".

dpa
Editor: Pablo Kummetz