Salvataje de Chipre: ¿y ahora qué? | Economía | DW | 19.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Salvataje de Chipre: ¿y ahora qué?

Como esperaban todos, incluido el presidente Nikos Anastasiadis, el Parlamento de Chipre ha rechazado el plan de rescate de la Unión Europea. ¿Qué pasará ahora en la pequeña isla?

Después de nueve meses de negociaciones, el fin de semana estuvo listo el paquete de salvataje para Chipre. En él se prevén 10 mil millones de euros para financiar el presupuesto estatal. La mayor parte, casi el 90 % de los fondos, los necesita Chipre para estabilizar sus bancos, afectados por la quita griega del año pasado.

Zypern Schuldenkrise Proteste Zwangsabgabe Rettungsdeal

Protestas por las medidas

La condición para el paquete de salvataje es que Chipre aporte 5.800 millones de euros, recaudados en base a un impuesto extraordinario del 9,9% sobre los depósitos bancarios. Originalmente, sólo los ricos debían pagarlo, pero Chipre insistió en incluir a los pequeños ahorristas. Entretanto, los pequeños depósitos han sido excluidos, pues el Parlamento jamás habría aceptado la medida.

Este martes (19.03.2013), el Gobierno chipriota anunció cambios en el plan original. Por ejemplo, los ahorros bancarios de hasta 20.000 euros quedarán exentos; entre los 20.000 y los 100.000 euros, la tasa única será del 6,75%. Estas modificaciones, aceptadas por los ministros del eurogrupo, tenían que pasar por el Parlamento.

¿Y ahora?

Y ahora que el plan fue rechazado, ¿qué se viene? Antes que nada, Chipre está donde estaba hace nueve meses: amenazado de quiebra si no llega ayuda. Nicos Anastasiades, el presidente chipriota, defiende el impuesto extraordinario, pues había que escoger entre un derrumbe del sistema bancario con una quiebra estatal desordenada y “el escenario de una gerencia dolorosa, pero controlada, de la crisis”. Por eso, según Anastasiades, sólo con el paquete decidido en Bruselas se pueden salvar los bancos, los ocho mil puestos de trabajo y llevar el endeudamiento chipriota a niveles soportables.

Manifestación frente al Parlamento de Nicosia.

Manifestación frente al Parlamento de Nicosia.

Al parecer, no había alternativa a acordar algún tipo de paquete de ayuda, pues según el comisario Olli Rehn, el país es “relevante para el sistema de la zona euro”. Por otro lado, claro queda que la quiebra de la economía chipriota no arrastraría consigo a Europa, pues su volumen es pequeño. La economía griega es doce veces mayor, la alemana 145 veces mayor.

Pero, “una quiebra de Chipre y sus bancos tendría consecuencias indirectas para la totalidad de la eurozona y los temores de la desaparición de la moneda única volverían a aparecer”, explica Jörg Asmussen, miembro del directorio del Banco Central Europeo. Y si los mercados –es decir los inversionistas y otros actores económicos- dudasen de la supervivencia del euro, sacarían su dinero de Europa. Por eso, “cada uno de los países de la zona euro es relevante para el sistema”, declaró Rehn en una entrevista concedida al seminario Der Spiegel. Que los países de la eurozona hayan asegurado su adhesión a la moneda única, tranquilizó a los mercados.

El papel del MEDE

Es precisamente la estabilidad del euro el objetivo de las acciones de salvataje acordadas en el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Los fondos deben facilitarse cuando “sean imprescindibles para conservar la estabilidad financiera de la zona euro y sus países miembros”, dice el artículo 3 del documento.

Zyperns Präsident Nikos Anastasiades

Nicos Anastasiades, presidente de Chipre

Con todo, las inyecciones directas de dinero para los bancos chipriotas fueron excluidas este lunes, por ahora. “El mecanismo no cuenta, de acuerdo a la regulación actual, con la posibilidad de una relación directa con los bancos”, subraya Klaus Regling, director del MEDE. La ayuda directa será posible apenas el próximo año, cuando entre en funciones el Organismo Supervisor de la banca europea.

En España, recuerda Regling, las ayudas se destinan al gobierno, éste las reconduce a los bancos. Por su parte, Asmussen anunció que los bancos chipriotas tendrán que ser mantenidos a flote con fondos de emergencia del Banco Central de Nicosia. Estas ayudas se otorgan, en general, sólo contra garantías. La pregunta es si los bancos chipriotas están en condiciones de ofrecerlas.

Contra las cuerdas

Desde el 2004, Chipre es miembro de la Unión Europea y en el 2008 introdujo el euro. El derecho europeo es válido sólo en el sur de la isla mediterránea, ya que en el norte está ubicada la República Turca de Chipre del Norte. Con un producto interno bruto de 18 mil millones de euros (2011) y 862.000 habitantes, Chipre es la economía más pequeña de la zona euro. Desde hace un año, el país está en recesión.

El desempleo ha aumentado vertiginosamente: del 7,9% en 2011 a más del 13% en el año en curso. La crisis de la deuda ha puesto a Chipre contra las cuerdas: si a finales del 2011 el endeudamiento correspondía a un 71,1% del PIB del país, para el 2014 la Comisión Europea espera un 97%.

Medidas a corto y largo plazo

Euro-Gruppe hilft Zypern

El paquete de ayudas y las medidas de Bruselas son, según Anastasiades, la única salida.

Así las cosas, a largo plazo, el estado insular puede mejorar sus finanzas privatizando la compañía de teléfonos estatal, el suministro energético y los puertos. Según un análisis del Royal Bank of Scotland (RBS), esta isla mediterránea posee reservas de gas por un valor de 600 mil millones de euros. No obstante, esto ayudaría a Chipre a largo plazo, no ahora.

A corto plazo, sólo un incremento impositivo podría llevar fondos a las arcas estatales. Chipre atrajo la inversión con los impuestos más bajos de la UE. Ahora, el impuesto subirá del 10% al 12,5%, una medida que podría reportar unos 200 millones de euros a la caja estatal.

Un impuesto por los intereses a los depósitos bancarios también está en la mira: en este momento, unos 70 mil millones de euros se encuentran depositados en Chipre, la mayoría en cuentas de rusos y británicos. Por otro lado, Rusia piensa prolongar un crédito de unos 2500 millones de euros hasta el 2021 y bajarle el interés.

Como fuere, si bien todas estas medidas ayudarían a largo plazo, en este momento no están implementadas y no servirían para salvar a Chipre de la inminente quiebra. Por eso, la mira está en lo que decida el Parlamento sobre el paquete de ayudas de Bruselas.

Autora: Insa Wrede/Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda