S-400: la manzana de la discordia con Turquía | ACTUALIDAD | DW | 29.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

ACTUALIDAD

S-400: la manzana de la discordia con Turquía

A pesar de las presiones estadounidenses, Turquía pronto recibirá el moderno sistema de defensa antiaérea ruso S-400. ¿Qué hace a esta arma tan especial como para que Ankara se enfrente a sus socios de la OTAN?

Podría ser ya en julio. Todo indica que Turquía se convertirá en el primer y único miembro de la OTAN en recibir el moderno sistema antiaéreo ruso S-400. Los llamados del gobierno de Estados Unidos para que se cancele el acuerdo con Rusia, de 2.500 millones de dólares, parecen haber sido infructuosos. A Washington le preocupa que Moscú pueda utilizar el sistema de armamento para espiar a la OTAN, especialmente el moderno avión de combate furtivo estadounidense F-35, cuya venta a Turquía ahora podría suspender Estados Unidos.

Sistema de defensa aérea S-400: flexible y económico

El S-400 Triumph es un sistema de defensa aérea de medio y largo alcance. Es el modelo más potente hasta la fecha en una gama de sistemas antiaéreos desarrollados en la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial y luego modernizados por la actual Rusia. El número 400 representa el rango máximo especificado en kilómetros. Según el Ministerio de Defensa en Moscú, el S-400 es la columna vertebral de la defensa aérea rusa. Se puso en servicio en 2007. Desde entonces, cada vez más unidades han sido equipadas con él, también en la anexionada península ucraniana de Crimea y en el enclave ruso de Kaliningrado en el mar Báltico .

El S-400 consta de varios vehículos, incluido un centro de mando, estaciones móviles de radar y plataformas lanzacohetes. El fabricante es la compañía estatal de armamentos Almaz-Antey, que se encuentra en la lista de sanciones, tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos, por su papel en las acciones rusas contra Ucrania. El S-400 fue desarrollado para derribar aviones, misiles de crucero estratégicos, misiles balísticos tácticos, así como drones a altitudes de hasta 27 kilómetros. Los medios rusos afirman que es mejor que los sistemas desarrollados por la competencia en Estados Unidos y Francia.

Motivos políticos

"Mientras que Occidente produce los mejores aviones, los rusos siempre han sido líderes en tecnología de cohetes", confirma Richard Connolly, de la Universidad de Birmingham, Reino Unido. El S-400 también es muy flexible y se puede usar con varios tipos de misiles. Otra ventaja es el precio. "El S-400 cuesta aproximadamente la mitad del precio del sistema Patriot de Estados Unidos", explica Connolly. Pero también puede haber razones políticas para adquirirlo.

El hecho mismo de que el S-400 esté especialmente diseñado para su uso contra armas estadounidenses podría ser atractivo para Turquía, dice el experto británico. Piensa en casos como el intento de golpe de Estado en 2016, cuando el avión presidencial fue hostigado por aviones de combate F-16 de su propio ejército controlados por los golpistas.

El experto militar de Moscú, Alexander Golts, cree que la compra del S-400 es puramente política. "Turquía no tiene enemigos de que protegerse con el S-400, es una señal para Estados Unidos y otros de que Ankara tiene una política de defensa independiente", dijo Golts.

Primera entrada en combate en Siria

Turquía sería el segundo país después de China en recibir el sistema de defensa S-400. India ya ha firmado un contrato por 5.500 millones y está a la espera de la entrega. También algunos estados de la región del golfo han mostrado interés.

Pero el S-400 también tienen desventajas, dicen los expertos. "Nunca se ha probado en una situación de guerra grave", dice Siemon Wezeman, del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI). "El único sistema antiaéreo probado en combate fue el sistema Patriot de Estados Unidos en la guerra del golfo de 1991".

Rusia ya ha estacionado su sistema de defensa en Siria para proteger sus bases sobre el terreno. El presidente Vladimir Putin también admitió que están aprovechando para probar nuevos sistemas de armas allí. "El S-400 habría tenido la oportunidad de mostrar sus capacidades en el ataque estadounidense con misiles Tomahawk en Siria en 2018, pero el liderazgo ruso fue lo suficientemente prudente como para no usarlo", explica Golts.

Turquía espera la transferencia de tecnología desde Rusia

Los modelos anteriores, como el S-300, se diseñaron en la Unión Soviética como parte de un gran sistema de defensa aérea nacional. La peculiaridad del S-400 es que se puede utilizar autónomamente. Esto es lo que hace posible que Turquía opere el arma rusa fuera de la red de la OTAN.

No está claro cómo Turquía quiere proteger al propio sistema S-400 de ataques aéreos. En Rusia, este papel lo asume un moderno sistema de defensa aérea de corto alcance. Se entrega a la propia tropa en un paquete conjunto con el S-400. No está todavía claro si Turquía va a comprar también este sistema a Rusia. Moscú ha manifestado su voluntad de vender otras armas a Ankara.

Turquía también espera obtener de Rusia una transferencia de tecnología. Algunas piezas para el S-400 se producirán en Turquía. "Pero esto es más una participación simbólica", dice Golts y habla de "unos cuantos tornillos, no más". Según informes no confirmados de los medios de comunicación rusos, Moscú se negó a conceder a Turquía acceso a configuraciones electrónicas, como un software de reconocimiento destinado a distinguir amigos y enemigos.

El modelo sucesor S-500, listo para la producción en serie

Mientras que Rusia equipa a su propio ejército con el S-400, ya está trabajando duro en el modelo siguiente. Debería llamarse S-500 Prometheus y se espera que esté operativo en 2020. El modelo está listo para la producción, dijo el martes el ministro de Industria y Comercio, Denis Manturov. Moscú espera que el nuevo sistema ofrezca un alcance aún mayor, permitiendo incluso derribar satélites de baja órbita.

(lgc/rrr)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda