“Sánchez Cerén es un hombre de diálogo” | América Latina | DW | 21.03.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“Sánchez Cerén es un hombre de diálogo”

El Salvador atraviesa hoy una realidad tan volcánica como su propia tierra, luego de unas reñidas elecciones que ofrecen la continuidad al proyecto social iniciado por el partido FMLN en el 2009.

Jaime Miranda

Jaime Miranda, Ministro RE El Salvador.

El ex guerrillero Salvador Sánchez Cerén se ha alzado como ganador con una diferencia de apenas 6634 votos, el partido opositor ARENA habla de un fraude del que no ha podido mostrar pruebas, la derecha latinoamericana asegura un futuro posicionamiento del país junto a las naciones que integran el ALBA, Estados Unidos apuesta porque continúen las sólidas relaciones entre ambos estados y el pueblo salvadoreño está a la expectativa de qué pueda hacer el nuevo gabinete en un país sumido en la violencia, la falta de empleo y con una exclusión social del 44 por ciento de la población.

“Me gustaría contribuir con el nuevo gobierno. Sánchez Cerén es un hombre de diálogo y es muy importante que haya llamado ya a ese diálogo al partido ARENA y a otros actores de la sociedad”, dice a Deutsche Welle el ministro de Relaciones Exteriores salvadoreño, Jaime Miranda Flamenco, de visita en Alemania invitado al Simposio de Alto Nivel sobre "Cooperación Responsable y Efectiva en la Era Post -2015", que se desarrolló el jueves 20 y viernes 21 de marzo en Berlín.

“Vinimos a hablar de lo que podemos aportar en una cooperación global, a partir de la experiencia de trabajo en el terreno social en estos cinco años de gobierno”, asegura el ministro y hace referencia al prestigio internacional ganado gracias a la transparencia en la gestión del gobierno de Funes sobre las ayudas que llegan al país e indica estar seguro de que “el nuevo gabinete continuará desarrollando lo que hemos alcanzado hasta hoy, no habrá ruptura”.

Alemania primer socio comercial

En esa colaboración, Alemania ocupa un sitio de primer orden. “Contrariamente a lo que se piensa, no es España el primer socio comercial nuestro, es Alemania”, dice, refiriéndose además a un intercambio político muy fluido y a la consolidación de proyectos de diversa índole social, en los que resultan muy notables no sólo los intergubernamentales sino también los convenios establecidos con distintas ONGs y otras instituciones alemanas de colaboración con América Latina.

Considera aciertos de la gestión de Funes, especialmente, la visibilidad internacional actual de El Salvador, una mayor seguridad a la inversión extranjera, un real crecimiento económico y haber rescatado de la exclusión a un 11 por ciento de la población, mediante la creación de empleos, los programas de educación y alfabetización, y el mejoramiento de la salud pública a niveles reconocidos por la Organización Mundial de la Salud: “el concepto es claro, llevar la salud allí donde no existía, que los sitios más intrincados tengan su médico, pero también trabajar fuertemente en la prevención de las enfermedades”.

Violencia un problema complicado

Coincide en que la violencia sigue siendo un problema complicado: “En los primeros dos años no encontrábamos por dónde podíamos empezar. La violencia en nuestro país nace de la marginación, en las familias divididas, con gente que se forma en Estados Unidos y luego regresa, es complicado, pero hemos logrado reducir los índices de violencia y ya no estamos entre los países más violentos”.

A la pregunta de si se ha avanzado tanto, ¿por qué el FMLN ha conservado el poder apenas con 6 mil votos por encima del opositor ARENA?, Miranda Flamenco responde que “esos seis mil votos no pueden verse sólo en cifras. Hay que analizarlos en el contexto histórico, en un país que dependía de las remesas de los paisanos que ascienden a 3 mil millones anuales, en un país muy conservador, en lo que dejó la época de la política neoliberal, en lo que ha costado cambiar los modelos de desarrollo, que es donde nos hemos concentrado en estos cinco años. Desde esa perspectiva es una gran victoria”, y resalta que no hay que creer la propaganda que la derecha vierte sobre el supuesto peligro de la radicalidad del nuevo presidente: “Ahora mismo Sánchez Cerén está llamando a todo el mundo a la mesa de negociación, a trabajar unidos por el país, a enfrentar los verdaderos retos: fortalecer la economía, elevar los niveles de educación y salud, y combatir con fuerza la pobreza”, concluye.

DW recomienda