1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW

Rusia y Ucrania se acusan de bombardear central de Zaporiyia

12 de agosto de 2022

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, considera que Rusia convirtió la central nuclear en un campo de batalla.

https://p.dw.com/p/4FR8g
La central nuclear de Zaporizhia se encuentra ocupada por las tropas rusas.
La central nuclear de Zaporizhia se encuentra ocupada por las tropas rusas.Imagen: Uncredited/Russian Defense Ministry Press Service/AP/dpa/picture alliance

Rusia y Ucrania se acusaron este jueves (11.08.2022) mutuamente de haber procedido a nuevos bombardeos en el área de la central nuclear ucraniana de Zaporiyia, donde la situación es "grave", alertó el responsable del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Los dos países en guerra reportaron cinco ataques con cohetes cerca de una zona de almacenamiento de material radiactivo en la planta, la mayor de Europa, situada en el sur de Ucrania.

El operador de las centrales ucranianas, Energoaton, anunció poco después un nuevo bombardeo ruso cerca de uno de los seis reactores de la central, que provocó "una gran humareda" y dañó "varios sensores de radiación".

La planta ucraniana de Zaporiyia pasó bajo control de las tropas rusas el 4 de marzo, poco después del inicio de la invasión de Ucrania el 24 de febrero.

Ucrania acusa a Rusia de haber desplegado tropas en las instalaciones de la central y de haber almacenado armas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó a "cesar inmediatamente" toda actividad militar en torno a la instalación y advirtió que la continuación de las hostilidades podría "conducir a una catástrofe".

El responsable del OIEA, Rafael Grossi, dijo ante una reunión del Consejo de Seguridad que "la situación es seria, grave" alrededor de la planta y solicitó a rusos y ucranianos que permitan el ingreso de una misión del organismo "lo antes posible".

"Chantaje nuclear ruso"

En el encuentro de dos horas, todos los miembros del Consejo de Seguridad apoyaron la misión, pero sin consensuar de quién es la responsabilidad de los ataques o quién debe organizar la visita.

La representante de Estados Unidos, Bonnie Jenkins, al igual que otras delegaciones, instaron a Rusia a retirar sus militares para que Ucrania pueda "restaurar la seguridad impecable, la protección y los salvaguardas que implementó durante años en la planta".

También, un portavoz de la diplomacia estadounidense se mostró favorable a crear una zona desmilitarizada alrededor de la central.

En la misma línea se expresó el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, que denunció el "chantaje nuclear ruso". "Solo la retirada de los rusos (...) garantizará la seguridad nuclear de toda Europa", dijo.

"El mundo entero debe reaccionar inmediatamente para echar a los ocupantes de la central de Zaporiyia", añadió Zelenski, que en los últimos días ha alertado que Rusia puede provocar un accidente peor que el de Chernóbil en 1986.

La central de Zaporiyia, cerca de la ciudad de Energodar, a orillas del río Dniéper, dispone de seis de los 15 reactores ucranianos, capaces de suministrar energía a cuatro millones de hogares.

"Rusia ha convertido la planta nuclear en un campo de batalla", afirmó Zelenski en un discurso por videoconferencia durante una reunión de donantes en Copenhague.

mg (afp, Reuters, efe, AP)

Contraofensiva ucraniana en el sur del país