“Rusia nada ha aprendido” | Europa | DW | 04.03.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

“Rusia nada ha aprendido”

El europarlamentario Werner Schulz exige una dura respuesta a la acción de Rusia en Crimea. La UE puede ejercer presión económica, dice. Agrega que las consecuencias económicas de la invasión ya son sentidas por Rusia.

DW: ¿Cómo ve la actual situación en Crimea?

Werner Schulz: La situación recuerda más al año 1914 que al siglo XXI. Nunca pensé que debido a una escalada militar pudiéramos llegar hoy a una situación tan explosiva.

Pero la cultura política se ha transformado desde 1914. Europa aprendió a solucionar crisis pacíficamente. ¿Es posible una crisis pacífica también en Crimea?

Hoy tenemos una UE que ha extraído lecciones de 1914 y simboliza una fuerza muy diferente. Por otro lado, sin emabrgo, tenemos una Rusia que nada ha aprendido ni de su historia colonial ni de las guerras del siglo pasado. Vemos que aplica un método que recuerda al de Breshnev: también en 1968 hubo un “llamado de auxilio” de los comunistas checos, que justificó los tanques del Pacto de ­­­­­­­­­Varsovia en Praga. La URSS recibió en 1979 también supuestamente un llamado de Afganistán y en 2008, Rusia uno de Osetia del Sur. Nunca me hice ilusiones en cuanto a lo que Putin, ex teniente coronel del KGB, tenía en mente cuando dijo “Somos un pueblo” refiriéndose a Ucrania: un reclamo territorial neocolonial. La disolución de la URSS es para Putin la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX, es decir no la I Guerra Mundial, ni la II Guerra Mundial ni el Holocausto.

¿Qué opina respecto al argumento de que Rusia no hace otra cosa que defender con medios muy duros sus intereses naturales?

No puede haber intereses rusos en Ucrania. Puede haber un interés ruso con respecto a Ucrania, en cuanto a buenas relaciones con ese país. Fue un gran error prolongar otros 25 años el Tratado de la Flota Rusa del Mar Negro, es decir, hasta el 2042. Un estacionamiento de tropas de esas magnitudes en territorio extranjero no es normal. En 1994 fue firmado en Budapest un memorando en el que Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Rusia garantizan a Ucrania la soberanía y la integridad de su territorio, como contraprestación a que Ucrania destruyera las armas atómicas que se hallaban en su territorio. La actual situación es una violación de ese memorando de 1994.

¿Qué posibiidades tiene la OTAN de influir sobre Rusia?

Existen diversos medios más allá de la intervención militar. Se puede recurrir, por ejemplo, a una serie de sanciones. Pero lo más importante es lo que hicieron las exrepúblicas soviéticas del Báltico: se interesaron más por ingresar a la OTAN que a la Unión Europea. En 2008, Ucrania había presentado una solicitud para ingresar a la OTAN. Estados Unidos estuvo a favor, pero algunos países europeos, entre ellos Alemania, prefirieron postergar la integración. La única protección posible para Ucrania sería una rápida integración en la OTAN. También otros países, como Moldavia y Georgia, intentarán ahora adherirse a esa organización militar, que les asegura su integridad territorial.

¿Hasta qué punto una decidida actitud de Occidente puede inducir a Putin a cambiar de rumbo?

Una decidida actitud es el único lenguaje que entiende Putin. Lo único que ha sacado de las casillas a Putin hasta ahora es la expansión de la OTAN. Ha llegado a decir: ¿Qué es la expansión de Gazprom hacia Occidente en comparación con la de la OTAN hacia el este? Occidente ha permitido la expansión de Gazprom hacia Occidente y hoy es dependiente del abastecimiento de gas ruso. En última instancia, el único medio eficaz para defender defender la integridad territorial de países amenazados es la garantía de asistencia en caso de ataque. Esa garantía es lo único que puede frenar a Putin.

¿Y qué medios tendría la UE para influir sobre Putin?

La UE tiene diversas posibilidades de aplicar sanciones. Hasta ahora no se implementan, porque se piensa que puede llegarse a un acuerdo con Putin. Yo no lo creo. La UE dispone, en efecto, de algunos instrumentos, por ejemplo suspender las negociaciones para la firma de un tratado de cooperación. También puede bloquear los deseos de Rusia de que sus ciudadanos no deban tramitar un visado para entrar en la UE. También puede negarle el ingreso a la UE a los responsables de las acciones militares rusas. No obstante, creo que, con sus actividades militares en Crimea, Rusia se daña a sí misma. La bolsa rusa entró en turbulencias. También los inversionistas son ahora más precavidos. Los acontecimientos dañarán a Rusia económicamente. Y la pérdida de confianza es enorme. Además es posible que aumente la resistencia en la propia Rusia, pues también los rusos comprenden cada vez más que ni en Crimea ni en el este de Ucrania nadie ha amenazado a la población de origen ruso.

Werner Gustav Schulz (Alianza 90/Los Verdes) es desde 2009 diputado del Parlamento Europeo. Este antiguo defensor de los derechos humanos en la RDA fue también diputado en el Bundestag entre 1990 y 2005.

DW recomienda

Publicidad