Rusia: arresto domiciliario para periodista acusado de narcotráfico | Europa | DW | 08.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Rusia: arresto domiciliario para periodista acusado de narcotráfico

Ivan Golunov ha investigado casos de corrupción en las más altas esferas. Para sus seguidores y colegas, la acusación es un invento para castigar su trabajo periodístico

El periodista de investigación ruso Ivan Golunov, acusado por la policía de intento de tráfico de drogas, quedó en arresto domiciliario este sábado (8.06.2019), tras ser hospitalizado brevemente, mientras sus seguidores denunciaban un caso montado en represalia por su trabajo. Golunov, reportero del medio en línea independiente Meduza, que tiene su sede en Letonia, está acusado de intentar vender una "gran cantidad" de cocaína y mefedrona, escribió su abogado Pavel Chikov en el servicio de mensajería Telegram.

Un juez le comunicó la detención preventiva domiciliaria "por una duración de dos meses", lo que fue recibido con gritos de alegría por un centenar de personas presentes en el juzgado de Nikulinski. Segun un comunicado, el reportero, de 36 años, tuvo que ser hospitalizado. Su abogado había escrito antes en Telegram que los médicos sospechaban que su defendido tenía costillas rotas, contusiones y traumatismo de cráneo. El doctor jefe del hospital, Alexandre Miasnikov, desmintió esas declaraciones. "Solamente hemos detectado arañazos en la espalda y contusiones en un ojo", dijo.

Russland Gerichtsprozess gegen Investigativjournalist Ivan Golunow

Protestas por la detención de Golunov.

Denuncias de maltrato policial

Ayer viernes (7.06.2019), Golunov informó al representante del consejo presidencial de derechos de Rusia que había sido golpeado mientras se encontraba detenido y que los policías le habían propinado dos puñetazos en la cabeza y puesto de pie sobre su pecho.  Golunov fue arrestado hace dos días en plena calle de Moscú. Según la Policía, en el momento de su detención llevaba en su mochila cinco sobres de mefedrona, una droga sintética.      

Golunov ha investigado casos de corrupción en las más altas esferas. Para sus seguidores y colegas, la acusación es un invento para castigar su trabajo periodístico. Ante la puerta de los tribunales, la directora general de Meduza, Galina Timchenko, indicó que el periodista había recibido amenazas.  "Ivan recibió amenazas. Hace dos meses se volvieron casi diarias", dijo, agregando que no había logrado convencerlo de contactar a la Policía. "Tenemos razones para creer que Golunov está siendo perseguido por sus actividades periodísticas" señaló, por su parte, ayer viernes un comunicado de la dirección de Meduza.      

MS (efe/afp)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda