Rumania vota sobre matrimonio homosexual en medio de crisis política | Europa | DW | 06.10.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Rumania vota sobre matrimonio homosexual en medio de crisis política

Los rumanos definirán mediante referéndum si un matrimonio es solo la unión entre un hombre y una mujer. El debate sobre esta materia ha profundizado las divisiones sociales que arrastra una creciente agitación política.

"¡Protejan a las familias y a los niños de Rumania! ¡Si no vota, dos hombres podrán adoptar a su hijo! Esto es lo que los residentes de la ciudad occidental de Timisoara podían ver escrito en una pancarta gigante pegada a un lado de un edificio residencial en el centro de la localidad. El cartel desapareció después de unos días, el propio alcalde pidió que lo retiraran. Pero muestra cómo se ha calentado la atmósfera en Rumania. En muchas familias, círculos de amigos y oficinas, las personas han estado discutiendo apasionadamente durante semanas sobre el matrimonio homosexual y la adopción por parte de parejas homosexuales.

En el referéndum del 6 y 7 de octubre de 2018, los rumanos podrán votar si la constitución debería definir el matrimonio como la unión entre "hombre y mujer”. Hasta ahora, en la Constitución rumana se utiliza el término neutral de género "cónyuges”, lo que se busca cambiar con la votación popular.

Presión por la enmienda constitucional

Desde 2015, grupos conservadores y religiosos han estado trabajando juntos como parte de la llamada Coalición por la Familia, recolectando tres millones de firmas para presentar una petición que inste a los políticos a enmendar la Constitución. El Parlamento y el Senado apoyaron la enmienda constitucional con una clara mayoría, incluyendo los votos de la oposición. Sólo el partido Unión para el rescate de Rumania votó en contra.

El código civil de Rumania se refiere claramente al matrimonio como la unión entre "hombre y mujer”. "Pero eso no es suficiente", dice el músico y traductor oriundo de Bucarest Paul Grigoriu, quien apoya a la Coalición por la Familia. "En Rumania, hoy en día, es muy fácil cambiar las leyes”, dice a DW.

El Partido Socialdemócrata (PSD), que gobierna en coalición con su socio liberal ALDE, ha promulgado, entre otras cosas, controvertidas reformas judiciales, que a su vez han provocado desde 2017 masivas protestas.

rumänische Musiker und Dolmetscher Paul Grigoriu (Privat)

Paul Grigoriu, representante de la agrupación "Coalición por la Familia".

"Si algo está establecido en la Constitución, no se puede cambiar fácilmente”, explica Grigoriu, quien aparece en un anuncio publicitario de la Coalición por la Familia que apoya el referéndum. Según él, no tiene nada en contra de los gays. "Todo el mundo hace lo que quiere en su vida privada, y más aún en su habitación, pero lo que el Estado reconoce como matrimonio es otra cosa”, dice.

Grigoriu afirma que la legalización del matrimonio gay "amenazaría a la sociedad en términos generales”, y también se opone a permitir que las familias del mismo sexo adopten niños.

"Ola de odio” contra gays y lesbianas

El activista LGBT Vlad Viski, director de la organización MozaiQ en Bucarest, ha criticado el tema de conversación que se repite a menudo antes de la votación, y que afirma que los homosexuales quieren "quitarle” los hijos a otras personas. MozaiQ está pidiendo que se boicotee el referéndum bajo el lema, "El amor no es el tema de una votación: quédese en casa el 6 y 7 de octubre”. Si al menos el 30 por ciento de los votantes no participan, el referéndum se declara inválido.

Rumänien LGBT-Aktivist Vlad Viski (Privat)

Vlad Viski, es el director de MozaiQ en Bucarest, asociación que defiente los derechos de la comunidad LGBT.

"Recientemente, varias personas se acercaron a nosotros e informaron que fueron insultadas o incluso atacadas físicamente en la calle”, cuenta Viski a DW, destacando que ha habido una "ola de odio” contra gays y lesbianas en los espacios públicos.

No obstante, Viski también observa una sorprendente cantidad de aliento. "Muchos heterosexuales, que hasta ahora no tenían ninguna opinión sobre este tema, nos apoyan y ahora dicen que boicotearán el referéndum”.

Por otro lado, la iglesia ortodoxa de Rumania también ha respaldado la definición de matrimonio como la unión entre "un hombre y una mujer”. Sin embargo, la comunidad LGBT en Rumania ni siquiera está interesada en el matrimonio entre personas del mismo sexo, dice Viski. Más bien, el objetivo es lograr aprobar una ley que permita el registro de asociaciones civiles para parejas del mismo sexo.

¿Distracción de los problemas políticos?

Muchos críticos del gobernante PSD de Rumania y su líder Liviu Dragnea, que fue condenado por la Justicia, ven el referéndum como una táctica de desviación. Dicen que el gobierno quiere centrar la atención de la gente en algo más que las consecuencias de sus reformas judiciales y la violenta represión policial contra los manifestantes durante la polémica manifestación de agosto pasado.

Desde la perspectiva del politólogo e historiador rumano Armand Gosu, miembro del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores, hay mucho más en juego. "Es un manifiesto antioccidental de Rumania”, dice a DW. "La elite que ha gobernado Rumania desde el final de la dictadura en 1989 y que tiene sus raíces en la antigua nomenclatura (nota del editor: la clase dominante de la era soviética) se siente humillada por Bruselas”.

Rumänien Polizei geht gegen Demonstranten vor (Reuters/ Inquam Photos/G. Calin)

El gobierno rumano recibió el rechazo internacional debido a la represión ejercida contra una manifestación pacífica realizada en agosto.

Esta elite incluye a políticos en peligro judicial que tienen un gran interés en presionar a través de las leyes de amnistía relacionadas con corrupción, explica Gosu. Pero la Unión Europea todavía se interpone en su camino, mucho más que la oposición interna debilitada en Rumania. "Bruselas no dejará de recordarles que el gobierno rumano se está alejando del estado de derecho y de un poder judicial independiente”, recalca Gosu.

El Parlamento Europeo en Estrasburgo comenzó esta semana a debatir la actual crisis política en Rumania y si el gobierno del país está socavando los valores fundamentales de la UE.

Al adoptar este referéndum, Rumania corre riesgo de alejarse de la esfera de influencia de Bruselas y de un "regreso al este”, advierte Gosu, dejando al país más cerca de la civilización ortodoxa bizantina y más cerca de la Rusia de Vladimir Putin.

Autor: Dana Alexandra Scherle (MN/MS)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |