RSF: “El periodismo ha sido debilitado en Europa” | Europa | DW | 03.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

RSF: “El periodismo ha sido debilitado en Europa”

Khashoggi, Caruana Galizia, Kuciak: los asesinatos de estos periodistas son síntomas de un problema muy grave. Un comentario solicitado por DW a Christophe Deloire, secretario general de Reporteros sin Fronteras.

Casi la mitad de los pobladores del planeta carece de acceso a noticias e informaciones investigadas de manera independiente. Como europeos, debemos considerarnos afortunados por poder gozar de "esta libertad que nos permite verificar si se respetan todas las otras libertades”.

En el Índice de Libertad de Prensa Mundial publicado por Reporteros sin Fronteras (RSF), el nuestro sobresale como el continente donde la libertad de prensa es la más valorada. Pero no ignoremos el hecho de que, en años recientes, un muro de contención ha cedido y este cimiento de la democracia se ha visto severamente dañado.

El asesinato de Jamal Khashoggi en Estambul nos hizo tomar conciencia de la violencia, a ratos espeluznante, que sufren los periodistas en algunos países.

Sin embargo, Europa no es inmune. En Malta, Daphne Caruana Galizia fue asesinada por haber investigado una treta para lavar dinero en la isla. En Eslovaquia, Jan Kuciak fue asesinado por haber investigado un ardid para evadir impuestos a gran escala. Estos homicidios figuran entre los ataques más serios a la libertad de prensa. Ellos también son síntomas de un problema de raíces profundas.

Christophe Deloire (AFP)

Christophe Deloire, secretario general de RSF.

El ejercicio del periodismo en Europa ha sido debilitado por la obstinada y con frecuencia exagerada retórica anti-medios de algunos líderes políticos que están en el poder o aspiran a estarlo. La cobertura de las protestas de los "chalecos amarillos" en Francia ha atizado un profundo sentimiento de rechazo hacia los periodistas, que a veces ha llegado a manifestarse en amenazas de violación hacia reporteras.

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, instrumentaliza esa sensación y le saca provecho cuando recita el argumento de las "fake news” para justificar su renuencia a concederle entrevistas a medios que no apoyan abiertamente a su partido.

No podemos resignarnos y acostumbrarnos a esta situación. Hemos identificado problemas específicos frente a los cuales Europa puede tomar medidas fuertes. El acoso legal, por ejemplo. Algunas personas abusan de la ley para iniciar múltiples querellas civiles o penales y aplicar tal presión sobre periodistas que éstos terminan siendo silenciados. Este problema puede ser resuelto en 2019 si tras las elecciones europeas se intensifica la voluntad política de fortalecer la libertad de prensa en todo el continente.

Se necesita un comisario comunitario

Como todas las políticas públicas, la protección de la libertad, la independencia y la diversidad del periodismo debe tener algo que la encarne. Nosotros estamos haciendo campaña para que la próxima Comisión Europea designe a un comisario con el mandato claro de asumir ese desafío. Desde Bucarest hasta Madrid, desde Nicosia hasta Estocolmo, desde Dublín hasta Viena, la sociedad civil necesita a un representante de alto nivel a quien dirigirse cuando esta libertad esencial sea violada.

Ella o él sostendría un diálogo robusto y continuo con los Estados miembros de la UE, defendería el derecho a noticias e informaciones confiables más allá de nuestras fronteras e iniciaría reformas legislativas necesarias en la UE.

Podremos juzgar la magnitud de la ambición del comisario por la manera en que ella o él use –o no use– el arsenal político disponible para la batalla. Hay muchas formas de abandonar los caminos demasiado transitados. Por ejemplo, RSF ha propuesto utilizar políticas de concursos, un punto de apoyo importante para la Comisión.

Es tiempo de superar conflictos de intereses causados por fusiones corporativas que les dan a los hombres y mujeres de negocios la oportunidad de distraer a los medios noticiosos de sus verdaderas funciones para que se pongan al servicio de sus agendas privadas o de las de sus amigos en el Gobierno.

Les hacemos un llamado a todos los que aspiran a un escaño en la Eurocámara, en Estrasburgo, para que se aseguren de que la jefatura de la Comisión adquiera esa voluntad política. Necesitamos europarlametarios que actualicen el marco legal. Otro ejemplo: el régimen de obligaciones que tienen las plataformas online por sus políticas de manejo de contenidos está establecido en una directiva que ya tiene veinte años. Es hora de actualizar y hacer cumplir el marco legal definido por la directiva de comercio electrónico para poder estar al día con los nuevos desafíos tecnológicos de tal forma que se pueda diseñar una regulación a escala europea que permita llevar a la práctica las reglas que favorecen a la libertad y la confiabilidad de las noticias y las informaciones.

La libertad de prensa debe ser defendida

La libertad de prensa está en el corazón de las aspiraciones democráticas que juntaron a los miembros de la Unión Europea. Al defenderla, Europa está protegiendo su modelo político de amenazas internas y externas. Debe equiparse con los recursos que le permitan defender sus valores.

Europa también puede proveer nuevas garantías democráticas en las áreas de la comunicación y la información, que ahora dependen demasiado de las políticas de las plataformas online. Esta es la esperanza de los jefes de Estado y Gobierno europeos que apoyaron, junto a otros líderes del mundo, la Iniciativa Internacional para la Información y la Democracia en noviembre de 2018, basada en la Comisión sobre Información y Democracia de RSF.

Con el mismo fin, Europa también puede echar mano a verdaderos instrumentos  punitivos financieros y administrativos con miras a sancionar a los depredadores internacionales de la libertad de prensa, como se solicitó en la última sesión del Parlamento Europeo.

En el marco de esta campaña, algunos se han pronunciado a favor del "poder europeo” y otros, a favor del "protector europeo”. Ha llegado el momento de insuflarle nueva vida a una unión política y fuerte, y convertir la libertad de prensa en un valor esencial de la UE, poniéndolo en el corazón de los tratados y las instituciones del bloque, y al frente de las campañas de hoy.

Christophe Deloire, secretario general de Reporteros sin Fronteras

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

DW recomienda