Rosas rojas para mamá, tarjetas rojas para la derecha | El Mundo | DW | 12.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Rosas rojas para mamá, tarjetas rojas para la derecha

El Día de las Madres no es solo flores y familia. También es feminismo y lucha por igualdad de derechos de las mujeres. No se puede permitir que la ultraderecha se apropie de la ocasión, opina Astrid Prange.

¿Flores para el Día de la Madre? Lo admito, no me canso de ellas. No hay nada más relajante para mi alma que bañarme en un mar de rosas y tarjetas de felicitación.

Pero cuídese de los amigos en las buenas. El discurso de la derecha populista se ha arrastrado dentro de las odas del Día de la Madre. En Alemania, el partido Alternativa para Alemania (AfD) dice en su plataforma que quiere "poner fin a la discriminación contra las madres que se quedan en casa". En Polonia, el partido gobernante conservador Ley y Justicia (PiS) les dice a las madres solteras que se vuelvan a casar y tengan más hijos. Y en Brasil, la ministra de Mujeres, Damares Alves, ha hablado de la necesidad de vestir a los niños de azul y a las niñas de rosa.

Abusar del mito de la madre

Los políticos de extrema derecha, que participan en eventos fundamentalistas cristianos como el reciente Congreso Mundial de las Familias, en Verona, Italia, quieren retroceder el tiempo y malinterpretar el mito de la madre endurecida. En Alemania, donde Adolf Hitler una vez ordenó la concesión de la Cruz de Honor de la Madre Alemana, este mito viene con un legado fuerte.

Ahora, en el siglo XXI, ahí viene una compañía no deseada que anuncia el valor de la "familia tradicional". Esto va de la mano con la lucha política contra el aborto, la identidad de género fluida, el feminismo y el cuidado infantil amparado por el Estado.

¿Traicionar los derechos de las mujeres?

Tiene sentido a primera vista que muchas mujeres y madres no quieran tener nada que ver con el Día de la Madre. Para ellas, es un día comercial que se trata de flores y una traición política de los derechos de las mujeres.

Esto no está demasiado lejos del pensamiento de la fundadora de la conmemoración, Anna Marie Jarvis, quien el 12 de mayo de 1907 entregó 500 claveles blancos a una iglesia en Grafton, Virginia Occidental, donde su difunta madre había enseñado en la escuela dominical. Más tarde, la comercialización del día hizo que se arrepintiera del todo de haberlo empezado.

Deutschland Demonstration in Bonn für Frauenrechte Muttertag

"Ninguna galleta en forma de corazón hecha de mantequilla, derechos para las madres", fue un eslogan de una marcha a favor de los derechos de las mujeres en 1986 en Bonn, Alemania

Pero yo digo: no te rindas. El día es para madres de todo el mundo, independientemente de su afiliación política, religiosa o étnica. Nosotras las madres deberíamos usarlo como una forma de conectarnos con los ideales del movimiento femenino y no entregarlo a los populistas de derecha.

Mortalidad materna en declive

Hay, después de todo, mucho para celebrar. Por ejemplo, las tasas de mortalidad materna han disminuido en todo el mundo. Entre 1990 y 2015, el número de mujeres que murieron durante el embarazo o el parto cayó de 500.000 a 300.000. Las tasas de mortalidad infantil han hecho lo propio.

Hay una creciente conciencia sobre la importancia de un cuidado infantil asequible de calidad, así como sobre la generalizada discriminación de género que frena a niñas y mujeres en la vida educativa y profesional. Aun así, los números también sugieren que puede pasar al menos otro siglo hasta que madres y padres puedan disfrutar de una verdadera libertad de elección entre carrera y familia, y hasta que las mujeres y los hombres se separen de los roles tradicionales de género.

Sobre la espalda de las mujeres

No fue hace mucho tiempo que estas metas parecían utópicas. Recuerde: hasta 1958, los esposos en Alemania tenían la última palabra sobre sus esposas e hijos. Incluso si permitía que su esposa trabajara, un hombre podría controlar unilateralmente el salario de su esposa. Hasta 1962, las mujeres necesitaron el permiso de sus esposos para tener una cuenta bancaria.

Con mucho gusto puedo prescindir de este tipo de "familia tradicional" construida sobre la espalda de las mujeres. El Día de la Madre es, por lo tanto, un buen momento para reflexionar sobre la larga lucha por los derechos de las mujeres y las madres. No les dejemos nuestro día a los amigos de la derecha. (rr/dz)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad