Reportero alemán cumple un mes preso en Caracas | Venezuela en DW | DW | 20.12.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Venezuela

Reportero alemán cumple un mes preso en Caracas

Venezuela es el país latinoamericano con más periodistas encarcelados. Uno de ellos, el alemán Billy Six, acaba de cumplir un mes tras las rejas y es apenas ahora cuando se le permitió contactar a la embajada de su país.

Un estudio del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) presentado el 13 de diciembre de 2018 reveló que hay al menos 251 profesionales de la comunicación encarcelados alrededor del mundo por hacer su trabajo: informar. En América Latina, el Estado con la mayor cantidad de reporteros presos es Venezuela. Son tres en total: Braulio Jatar, Jesús Medina Ezaine y el alemán Billy Six, quien fue detenido sin orden judicial por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional el 17 de noviembre de 2018 e incomunicado casi completamente hasta el viernes pasado (14.12.2018), cuando se le permitió hablar por teléfono con la embajada de su país.

Emmanuel Colombié, director del capítulo latinoamericano de la organización no gubernamental Reporteros sin Fronteras (RSF), confiesa no tener novedades sobre el caso de Six. “Y eso es, por sí solo, una mala noticia. Supongo que hay negociaciones en marcha para que sea liberado, pero Reporteros sin Fronteras no ha recibido detalles al respecto ni de la misión diplomática alemana en Caracas ni del Ministerio de Exteriores en Berlín”, comenta en entrevista con DW. Los representantes de RSF en Venezuela que han intentado hablar con Six en El Helicoide, sede principal del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, no han tenido éxito hasta ahora.

Colombié corrobora que al periodista alemán se le ha negado el acceso a un abogado y que su causa está en manos de un tribunal militar, como lo denunciaron organizaciones gremiales venezolanas hace ya un mes, pero dice no poder constatar el rumor de que éste será juzgado bajo cargos de espionaje, rebelión e incursión no autorizada en una zona de seguridad. A Six se le acusa de haber entrado al país ilegalmente desde Colombia, de haber tenido contacto con las FARC y de haberse acercado demasiado al hombre fuerte de Caracas, Nicolás Maduro, para fotografiarlo durante actos oficiales públicos; pero RSF no ha leído su acta judicial todavía.

Venezuela Nicolas Maduro wird im Amt vereidigt (picture-alliance/AP/A. Cubillos)

Maduro en un acto oficial público. (24.5.2018)

Diplomacia de bajo perfil 

“Siendo civil, Six no debería comparecer ante una corte militar. En ese sentido, Maduro está violando leyes nacionales y acuerdos internacionales”, subraya el portavoz de RSF desde Río de Janeiro. “Six comenzó una huelga de hambre con la esperanza de persuadir al Gobierno venezolano de que le garantice un juicio transparente”, apunta Colombié. Ute y Edward Six, padres del reportero, le informaron a DW que casi todas las demandas hechas durante su protesta están “en vías de ser satisfechas”. Aún no se le ha permitido hablar directamente con su familia, pero sí con funcionarios de la misión diplomática alemana en Caracas.

Consultado por DW, el Ministerio de Exteriores de Alemania confirmó que está asesorando a Six a través de sus emisarios en Venezuela. No obstante, la discreción con que el Ejecutivo de Angela Merkel ha tratado el arresto de su compatriota ha llamado la atención dentro y fuera del territorio germano. “Billy Six es un colega alemán. Su Gobierno no se pronuncia. ¿Qué pasa?”, tuiteó la comunicadora venezolana Ibéyise Pacheco. “La opinión pública alemana se movilizó con entusiasmo por mucho tiempo para que el periodista Deniz Yücel fuera liberado por las autoridades turcas. Ese no ha sido el caso con Billy”, lamenta, por su parte, Bastian Behrens.

“Creo que eso se debe a que Billy escribe para medios como el nuestro”, esgrime Behrens, vocero del diario ultraconservador de derecha Junge Freiheit, uno de los empleadores de Six. “Nosotros redactamos un aviso para dar a conocer su detención y la prensa alemana liberal y de izquierda no le prestó atención. Medios como Der Spiegel y Süddeutsche Zeitung hicieron mención del caso sólo después de que Reporteros sin Fronteras lo hiciera”, agrega. ¿No es posible que el sigilo con que Berlín maneja el asunto se deba a detalles que comprometen a Six, relacionados, quizás, con la legalidad de su permanencia en territorio venezolano?

Six, “corresponsal de guerra”

Behrens no descarta del todo ese escenario: “Billy viajó a Venezuela por encargo de Deutschland Magazine, una revista publicada por la asociación Die Deutschen Konservativen (Los Conservadores Alemanes), con sede en Hamburgo. Yo llamé a sus oficinas y me dijeron que Billy había entrado legalmente al país”, cuenta. Aunque a los alemanes sólo se les exige visa de turista para entrar a Venezuela por mar o por tierra a bordo de vehículos privados, los asesores en seguridad de los medios germanos, incluidos los de DW, instan a sus trabajadores a viajar por avión y a tramitar todas las acreditaciones necesarias como periodistas.

La ONG venezolana Espacio Público señala que Six entró al país por tierra desde la ciudad colombiana de Cúcuta, pero recalca que las autoridades locales no han expuesto evidencia alguna de que el reportero alemán –descrito por sus empleadores como un “corresponsal de guerra”– lo haya hecho ilegalmente. “En Deutschland Magazine me dijeron que, transcurrido cierto tiempo, los extranjeros deben abandonar el país y esperar algunos meses para poder entrar de nuevo”, añade Behrens, enfatizando que no sabe si Six salió de Venezuela cuando debía –tras una estadía de noventa días– ni si volvió a entrar antes de lo legalmente permitido.

Peter Helmes, jefe de corresponsales de la revista Deutschland Magazine, refuta lo dicho por Behrens: “Billy no viajó a Venezuela por encargo de nuestra publicación. Él nos notificó que iría a Venezuela, nosotros le pedimos que nos enviara reportajes desde allá y eso hizo. Él emprendió ese viaje por iniciativa propia. Hay que conocer a Billy para entenderlo: él es muy independiente; a él no le gusta involucrar a otras personas en sus planes. Puede que Billy haya permanecido en Venezuela más tiempo del debido, pero soy franco cuando digo que no sé ni cómo llegó a ese país. Yo conozco a Billy Six desde hace ya diez años: él es capaz de todo”, dice Helmes.

Deutschland Billy Six Journalist Syrien Befreiung (picture-alliance/dpa)

Billy Six (centro), flanqueado por el viceministro de Exteriores sirio (derecha) y el embajador ruso en Damasco, tras ser excarcelado. (5.3.2013)

Cuitas de un aventurero

Según familiares del periodista citados por RSF, Six fue acusado de espionaje y violación de una zona de seguridad por documentar el éxodo de venezolanos hacia Colombia y por tomar fotografías de los desfiles militares realizados en Caracas con motivo del Día de la Independencia –tanto el 5 de julio de 2017 como el 5 de julio de 2018– y de un acto proselitista en el que participó Maduro en mayo de este año. “Billy ya había pasado por una situación similar en 2013, cuando cubrió la guerra civil en Siria. Los esfuerzos del Ministerio alemán de Exteriores para liberarlo fluyeron porque los rusos sirvieron de intermediarios”, arguye Behrens. “Además, Bashar al Assad parecía tener interés en mantener buenas relaciones con el Gobierno alemán. La negociación con Venezuela parece ser más difícil”, sostiene el vocero de Junge Freiheit, recordando que Six pasó doce semanas preso en Siria por entrar ilegalmente a su territorio.

Independientemente de la veracidad de las imputaciones que pesan sobre él en Venezuela, Billy Six tiene derecho a recibir asistencia del Estado alemán. Y, en este instante, ese derecho no está siendo respetado cabalmente. La Convención de Viena sobre Relaciones Consulares obliga a Venezuela a permitir que Six sea visitado por miembros de la embajada alemana. En lo que concierne a su defensa, Six sólo puede dejarse representar por abogados de oficio proveídos y financiados por el Estado venezolano o contratar los servicios de defensores autorizados para ejercer en Venezuela. En todo caso, él debe tener claro que el cuerpo diplomático alemán en el país caribeño no tiene influencia alguna sobre los juicios que allí se celebran.

*Publicado originalmente el 18 de diciembre de 2018, este artículo fue actualizado el 20 de diciembre de 2018 para incluir información alusiva a la situación de derecho del periodista Billy Six en Venezuela y declaraciones tanto de su familia como de sus empleadores.

Evan Romero-Castillo ( jov / chp / ut )
 

DW recomienda

Enlaces externos