Renuncia jefa del servicio secreto de EE.UU. por fallas de seguridad | El Mundo | DW | 01.10.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Renuncia jefa del servicio secreto de EE.UU. por fallas de seguridad

Julia Pierson presentó su dimisión ante la presión por una serie de incidentes que pusieron en riesgo al presidente Barack Obama.

Primero se supo que un veterano de guerra de Irak saltó la reja de la Casa Blanca e ingresó a la mansión antes de ser interceptado. Luego que un contratista de seguridad privado viajó en el mismo ascensor con Barack Obama, armado y obteniendo videos e imágenes del presidente de Estados Unidos. Dos episodios más que suficientes para que este miércoles (01.10.2014) la jefa del servicio secreto, Julia Pierson, presentara su renuncia.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, quien controla la agencia, dijo que aceptó la dimisión de Pierson, quien será reemplazada de forma interina por el agente retirado Joseph Clancy. El Servicio Secreto protege al presidente de Estados Unidos, a su familia, a otros altos funcionarios y mandatarios visitantes, así como también investiga crímenes financieros.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que Obama cree que la renuncia de Pierson es lo mejor para la agencia y que los “recientes y acumulados” informes de fallas de seguridad terminaron convenciéndole de que era necesario un nuevo liderazgo en la entidad. “Pierson ha presentado su dimisión porque piensa que es lo mejor que puede hacer por la agencia a la que ha dedicado su carrera. El secretario Johnson está de acuerdo y el presidente (Obama) también”, afirmó Earnest.

Sorpresa por arma

Durante la visita de Obama, el 16 de septiembre, a una oficina de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, un guardia de seguridad privado subió con él al ascensor y sólo llamó la atención cuando empezó a sacar fotos. Cuando el Servicio Secreto se quejó, el hombre fue despedido “de inmediato”. En ese momento sacó su arma de servicio y se la entregó al superior, ante lo cual los agentes se mostraron "sorprendidos" porque no se habían dado cuenta de que llevaba una, denuncia el Washington Post.

Según las reglas del Servicio Secreto, no puede haber ninguna persona armada en las inmediaciones de los presidentes, salvo sus guardaespaldas. Obama telefoneó este miércoles a Pierson para agradecerle sus más de 30 años de “servicio a la agencia y al país”. La exdirectora declaró posteriormente que “el Congreso ha perdido la confianza en mi capacidad para dirigir la agencia. Y los medios han dejado claro que esto es lo que esperaban”, dijo Pierson.

DZC (dpa, Reuters, EFE)

Publicidad