″Remolcador espacial″ chino fue captado ″sepultando″ un satélite obsoleto en un cementerio orbital | Ciencia y Ecología | DW | 10.02.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

"Remolcador espacial" chino fue captado "sepultando" un satélite obsoleto en un cementerio orbital

El mes pasado, una empresa privada de seguimiento de satélites detectó una nave espacial china que aparentemente sujetaba y arrojaba un satélite muerto a una "órbita cementerio".

La ESA también quiere limpiar el espacio | ClearSpace-1

En 2025, la primera misión activa de eliminación de escombros espaciales, ClearSpace-1, intentará "remolcar" una Vespa (adaptador de carga útil secundaria) del lanzador europeo Vega

Un satélite chino fue captado a fines de enero mientras sujetaba a otro satélite obsoleto desde hace mucho tiempo y mientras lo arrojaba, días después, a una órbita "cementerio" a 300 km de distancia. Se trata de depósitos espaciales donde es menos probable que otros objetos choquen con naves espaciales desechadas. 

Estos eventos fueron descritos por el Dr. Brien Flewelling en un seminario web organizado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales y la Fundación Mundo Seguro, el mes pasado. Flewelling es alto representante de  ExoAnalytic Solutions, una empresa privada de Estados Unidos que rastrea la posición de los satélites utilizando una gran red global de telescopios.

El satélite chino SJ-21 fue visto el 22 de enero cambiando su lugar habitual en el espacio sideral, para acercarse al satélite obsoleto Compass-G2. Días después, SJ-21 se unió a G2, alterando su órbita.

Funcionarios chinos aún no han confirmado que se haya producido dicha maniobra espacial.

En el transcurso de los días siguientes, la pareja de naves espaciales comenzó a virar hacia el oeste, según mostró un video de ExoAnalytic. El 26 de enero, los dos satélites se separaron y el G2 quedó "sepultado" en el olvido.

El Compass-G2, o BeiDou-2 G2, es una nave espacial del sistema de navegación por satélite BeiDou-2 de China que falló poco después de su lanzamiento en 2009. Durante más de 10 años, la carcasa de metal había  deambulado alrededor de la Tierra junto con millones de otras piezas de basura espacial.

SJ-21, lanzado en octubre de 2021, ahora ha regresado a una órbita geoestacionaria (GEO) justo por encima de la cuenca del Congo.

Vistos desde la Tierra, los satélites en GEO parecen estar parados. Este tipo de trayectoria a veces se denomina órbita de Clarke, en honor al escritor británico de ciencia ficción Arthur C. Clarke, quien propuso la idea de las GEO en un artículo de 1945 que prometía revolucionar las telecomunicaciones.

Menos de dos décadas después, se lanzó el primer satélite geoestacionario.

El remolcador espacial de China: ¿un servicio o una amenaza?

No hay nada de malo en tirar la basura: muchos otros países han lanzado o están desarrollando tecnologías para eliminar la basura espacial.

Sin embargo, a pesar de la aparente ubicuidad de los esfuerzos para desarrollar e implementar la tecnología de eliminación de basura espacial, algunos funcionarios estadounidenses han expresado su preocupación por los satélites chinos de eliminación de basura como el SJ-21.

Así pretenden acabar con la basura espacial

James Dickinson, comandante del Comando Espacial estadounidense., dijo en abril de 2021 que tecnología como el SJ-21 de China "podría usarse en un sistema futuro para ocupar otros satélites".

Pero, ¿existe una amenaza real?

En su informe contraespacial de 2021, la Fundación Mundo Seguro dijo que existe una fuerte evidencia de que tanto China como Rusia están trabajando para desarrollar tecnología con "capacidades contraespaciales", la capacidad de destruir sistemas espaciales.

Sin embargo, dice el informe, las declaraciones oficiales chinas se han mantenido "consistentemente alineadas con los propósitos pacíficos del espacio exterior" y no hay pruebas de que hayan facilitado operaciones destructivas o contraespaciales.

Un informe de 2021 del Instituto de Estudios Aeroespaciales de China (CASI), un grupo de expertos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, sostuvo que el uso del SJ-21 probablemente se limitará a probar métodos de eliminación de basura espacial.

Mantenimiento del espacio

El informe de CASI concluyó que SJ-21 es probablemente uno de los satélites de mantenimiento, ensamblaje y fabricación en órbita (OSAM) de China.

Muchas agencias espaciales han estado desarrollando misiones OSAM durante décadas. Estos podrían ser, por ejemplo, naves espaciales diseñadas para repostar o reparar satélites existentes, o eliminar desechos espaciales.

Desde el comienzo de las actividades espaciales en los años 60, más de 6.000 lanzamientos han puesto en órbita más de 50.000 objetos, según la Red de Vigilancia Espacial de EE. UU. Más de 30.000 objetos artificiales están orbitando nuestro planeta, de los cuales solo unos 5.000 están en funcionamiento, según la Oficina de Desechos Espaciales de la Agencia Espacial Europea, ESA.

El satélite Sentinel-6 de la Agencia Espacial Europea

El satélite Sentinel-6 de la Agencia Espacial Europea, que mide los niveles del mar

Y eso es solo contar los objetos lo suficientemente grandes como para ser rastreados. Estados Unidos., Rusia, China e India han volado satélites en el espacio generando enormes cantidades de nuevos desechos más pequeños.

Los números de la ESA muestran que más de 300 millones de objetos más pequeños vuelan por el espacio a velocidades increíbles de hasta 30 000 km/h, casi 5 veces la velocidad de la bala más rápida.

La ESA comenzó a probar proyectos OSAM en 1990 con el programa GSV (vehículo de servicio geoestacionario), cuyo objetivo era capturar y reparar satélites averiados en GEO.

La famosa y exitosa reparación de la óptica del telescopio espacial Hubble en diciembre de 1993 es otro ejemplo de una misión OSAM en acción.

La NASA tiene planes para varias misiones OSAM más, incluidas OSAM-1 y OSAM-2. Este último está diseñado para imprimir componentes en 3D en el espacio, con la esperanza de poder construir algún día, directamente en el espacio, piezas demasiado grandes que no cabrían en ningún cohete espacial.

DW recomienda