Relaciones Polonia-UE: ¿Se acerca un “polexit” de facto? | Europa | DW | 07.12.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Relaciones Polonia-UE: ¿Se acerca un “polexit” de facto?

Bruselas está cada vez más cansada de lo que considera una obstinación de Varsovia. Pero también sabe que la salida de Polonia de la UE podría dañar al bloque, tal vez más de lo que afectaría al bolsillo de Varsovia.

A medida que las conversaciones sobre el presupuesto de la Unión Europea (UE) llegan a un punto crítico, el Gobierno de Polonia, una coalición cada vez más fraccionada liderada por el partido nacionalista Ley y Justicia (PiS), está jugando un juego peligroso.

Borys Budka, líder de Plataforma Cívica (PO), el principal partido de la oposición, expresó a los legisladores la semana pasada en Varsovia que "el primer ministro Mateusz Morawiecki puede pasar a la historia como el exprimer ministro británico David Cameron, quien quizás inició involuntariamente el proceso del "brexit”; igualmente Morawiecki, al vetar el presupuesto, puede iniciar el proceso del "polexit”".

La semana pasada, el Parlamento polaco se unió a Hungría para aprobar una resolución que respalda el plan del gobierno de vetar el presupuesto de la UE si, como amenaza Bruselas, incluye una condición de respeto al Estado de derecho. Los dos Estados miembros también amenazan con bloquear el fondo para la recuperación económica después de la pandemia del coronavirus, que junto con el presupuesto 2020-2027 asciende a 1,8 billones de euros (unos 2 billones de dólares).

De esta cantidad, el presupuesto de la UE a largo plazo, el marco financiero plurianual, está valorado en 1.074 billones de euros y el Fondo de recuperación es de 750.000 millones de euros, de los cuales 390.000 millones de euros serán subvenciones no reembolsables y 360.000 millones de euros serán préstamos.

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha dicho que su país podría obtener sus fondos mediante la emisión de bonos del tesoro. Y a menos que se llegue a un acuerdo cuando los jefes de los Estados de la UE se reúnan el 10 de diciembre, un presupuesto provisional entrará en vigor y Varsovia no tendrá otra alternativa que pedir prestado en el mercado de deuda a tasas de interés más altas.

Esto sería muy negativo para Polonia y Hungría, pero podría suceder, según Milan Nic, director del Centro Robert Bosch para Europa Central y del Este, Rusia y Asia Central. "Polonia y Hungría están bloqueando dos cosas, el presupuesto y el mecanismo de recuperación, pero sus demandas sobre ambos ya han sido satisfechas", asegura a DW.

De hecho, a Polonia ya se le han prometido 139.000 millones de euros en fondos de cohesión y alrededor de 34.000 millones de euros en préstamos con cargo al presupuesto y al fondo de recuperación para el período de siete años que comienza en enero.

EU ringt um Finanzpaket I M. Morawiecki -und V. Orban

El primer ministro polaco Mateusz Morawiecki (der.) junto al primer ministro húngaro, Viktor Orban.

"Incluso en la extrema derecha, nadie quiere irse”

Una propuesta para alinear Varsovia y Budapest es el mecanismo del Estado de derecho, que le da a la UE un instrumento para sancionar las violaciones de los principios democráticos mediante el recorte de la ayuda. Sin embargo, esto solo se aplicaría a violaciones que involucren el uso indebido de fondos de la UE, algo que los gobiernos de Polonia y Hungría argumentan que no está claro legalmente. En declaraciones al periódico alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, Morawiecki afirmó que el mecanismo del Estado de derecho podría usarse arbitrariamente y por razones políticas.

Por su parte, en un comunicado del 3 de diciembre, el viceprimer ministro Jaroslaw Gowin señaló que Polonia estaría dispuesta a retirar su veto si los líderes de la UE respaldan una declaración explicativa sobre el vínculo entre los fondos de la UE y el Estado de derecho.

Sin embargo, otros restan importancia al escándalo desatado. "Siempre hay una discusión acalorada sobre el presupuesto en la UE", comenta a DW Piotr Arak, del Instituto Económico Polaco (PIE). "Pero el tema es nuevo y dado que Polonia exporta su política, así es como tienden a percibirse las cosas fuera de Polonia. Pero incluso en la extrema derecha, nadie quiere irse", acota.

Contradicciones en Varsovia

En cuanto a las negociaciones con Bruselas, PiS argumenta claramente que las amenazas pueden aumentar la influencia de Varsovia, en particular mientras Bruselas lucha por encontrar una solución al "brexit”. "Creo que el "brexit” es el gran problema para Bruselas, y Bruselas probablemente será condescendiente cuando se trate de Polonia. Simplemente no quieren enemistarse con Varsovia", explica a DW Filip Slipaczek, un planificador financiero con raíces polacas afincado en el Reino Unido.

"Afortunadamente, en este momento nadie está pensando seriamente en un "polexit” en Polonia y nuestros miembros cuentan con un fuerte apoyo público", indica, por su parte, a DW Aleksander Laszek, economista jefe del Foro de Desarrollo Civil, un grupo de expertos de Varsovia. Kaczynski ha dicho que su partido no tiene interés en un "polexit” formal. No es sorprendente, dado que más del 65% de los encuestados en Polonia se oponen a la idea de que su país abandone la UE, frente a un 17% que opina lo contrario.

¿Un "polexit” de facto?

 

"Si bien la salida está fuera de discusión, es más realista que el núcleo de la UE avance sin Polonia y Hungría", opina Nic. El primer ministro holandés, Mark Rutte, ya apunta en esa dirección, sugiriendo que el resto de la UE podría pasar por encima de Polonia y Hungría.

"Un "polexit” de facto es muy posible o incluso probable, ya que las autoridades antiliberales polacas parecen no reconocer o se oponen a las decisiones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y ahora expresan su voluntad de renunciar al presupuesto de la UE y al fondo de recuperación", advierte a DW Agnieszka Bien- Kacala, profesora de derecho constitucional en la universidad UMK en Torun.

(ct/er)

DW recomienda