Rehén canadiense liberado afirma que talibanes mataron a su hija | El Mundo | DW | 15.10.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Rehén canadiense liberado afirma que talibanes mataron a su hija

En declaraciones a la prensa, Boyle aseguró que sus captores cometieron gran cantidad de atrocidades, llegaron a violar a su mujer, Caitlan Coleman, y mataron a su hija Martyr Boyle, quien nació en cautividad.

Australien Joshua Boyle kommt am International Airport in Toronto an (Reuters/M. Blinch)

Joshua Boyle

El canadiense cuya familia fue liberada esta semana tras cinco años en manos de los talibanes relató hoy (14.10.2017) a la prensa en Toronto que miembros de un grupo extremista mataron a su hija pequeña y violaron a su mujer.

La muerte de la niña se produjo como represalia de miembros de la red Haqqani –vinculada con los talibanes– porque él se negaba a aceptar una propuesta de los islamistas, asegura Joshua Boyle en un video emitido por el canal CBC en el que no detalla en qué consistía esa "oferta".

"Estupidez" y "maldad"

Aasimismo,  Boyle pidió al Gobierno afgano que persiga a red Haqqani. Boyle habló de la "estupidez" y la "maldad" que mostró la red Haqqani cuando en 2012 secuestró al matrimonio, que se encontraba en Afganistán dentro de un viaje que hacían por varias repúblicas exsoviéticas centroasiáticas, entre ellas Uzbekistán, Kirguizistán y Tayikistán.

Según Boyle, esa "estupidez y maldad" de la red Haqqani solo pudo ser "eclipsada" por más "estupidez y maldad" cuando decidieron acabar con la vida de una de sus hijas, Martyr Boyle. Mientras él hablaba con la prensa, el resto de la familia se montó en una furgoneta rumbo a su casa en la ciudad de Smith Falls (Ontario, Canadá).

Senderismo en Afganistán

Boyle y Coleman fueron secuestrados en 2012 cuando hacían senderismo en Afganistán. El viernes Boyle aseguró que estaba en el país ayudando a campesinos que vivían bajo la ocupación talibán.  Coleman estaba embarazada cuando fueron capturados y los dos hijos varones de la pareja, de cuatro y dos años, así como una bebé de dos meses, nacieron en cautiverio.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se felicitó el jueves por el rescate tras las últimas tensiones con Pakistán. Trump había acusado a Islamabad de apoyar a los talibanes y de contribuir de ese modo a la desestabilización de Afganistán y perjudicar a las operaciones internacionales en ese país.

La operación de rescate parece ser el primer signo de que las relaciones vuelven a mejorar después de que el Gobierno estadounidense lanzara una nueva estrategia para Afganistán.

FEW (EFE, dpa)
 

Publicidad