Regularización alemana: ″No es comparable a la de España″ | Alemania | DW | 25.04.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Regularización alemana: "No es comparable a la de España"

Alemania anunció una regularización masiva de ilegales. ¿Quiénes podrían optar por ella? DW-WORLD conversó al respecto con Marei Pelzer de la ProAsyl, una ONG especializada en el tema.

¡Expulsado!, si hasta el 2009 no ha logrado conseguir trabajo.

"¡Expulsado!", si hasta el 2009 no ha logrado conseguir trabajo.

Ante los socios europeos, el gobierno federal alemán anunció regularizaciones masivas de inmigrantes. Holanda hizo lo propio. España -que fuera duramente criticada por ambos cuando regularizó decenas de miles de ilegales- ofreció su asistencia. Sin embargo, ¿de qué tipo de regularización se trata exactamente en el caso alemán? La regulación cobija solamente a personas que han vivido en un limbo de papeles, por años, sin alcanzar nunca el estatus de residente, ni de refugiado.

DW-WORLD conversó al respecto con Marei Pelzer, portavoz de ProAsyl, una organización no gubernamental miembro del Consejo Europeo para Refugiados y Exiliados.

DW-WORLD: ¿La regulación anunciada por el gobierno alemán es vista con buenos ojos por ProAsyl?

Nos parece que no basta, que no es lo suficientemente generosa. Alemania tiene todavía unos 180.000 tolerados, que no tienen ningún título de estadía y que viven en el país. Según nuestros cálculos, ni la mitad de ellos podrá optar por un título de residencia.

Se trata solamente de los tolerados, de personas que nunca han poseído un título de residencia. Pero que viven desde hace muchos años en Alemania, muchos desde hace diez años o más. Son personas que vinieron en busca de asilo, pero que por las políticas restrictivas del gobierno alemán no lo obtuvieron. Entre ellos se encuentran muchos refugiados de la guerra en los Balcanes, curdos de Turquía, muchos de Irak y Afganistán. Es decir, se trata de personas que tuvieron que dejar su país hace mucho tiempo y que se encuentran en el suspenso permanente de no saber si les darán el título de residencia o los repatriarán.

¿Qué es exactamente un tolerado?

Tolerado significa legalmente que la expulsión está postergada, no suspendida. Esto significa que la gente vive de plazo en plazo sin saber si la próxima vez que vayan a la oficina de extranjería los van a meter en un avión y los van a expulsar del país. Vivir tolerado en Alemania significa que la gente no ha tenido oportunidad de conseguir un trabajo, porque no tienen prioridad en el mercado laboral: primero ciudadanos alemanes, luego de la Unión Europea, después los tolerados.

Es decir, aquí nos enfrentamos con una situación de un mercado laboral cerrado para ellos por años enteros. Si no pueden financiarse ellos mismos, y dependen de las prestaciones sociales del Estado reciben sólo un 30% de ellas. Las nuevas regulaciones prevén que la gente sea alojada en refugios y que sólo se les provea de tickets de comida, no de dinero en efectivo. Los tolerados sufren por esta absoluta falta de independencia para decidir su propia vida.

Si esto fuera un estado transitorio, digamos para un refugiado en las islas Canarias, sería un buen rendimiento de un Estado, ¿no?

El problema es precisamente, que aquí no se trata de estados transitorios. Sino de años, y además lo que hay en el fondo es una traba que se ha puesto a propósito para ahuyentar a posibles refugiados. Siempre vuelve a haber estudios que prueban que para el Estado resulta, al final, más barato que los refugiados habiten normalmente y que reciban dinero y se puedan organizar solos. ProAsyl critica estas medidas intimidatorias. En el campo de la comida, un espacio cultural tan importante, sobre todo.

¿No es contradictorio que el Estado pida a los tolerados que prueben que tienen una plaza de trabajo para concederles el permiso de estancia?

Esta nueva regulación es, en ese sentido, aceptable, porque -contrariamente a lo que decidieron los ministros alemanes del Interior en noviembre de 2006- el gobierno federal concede primero un permiso de estadía regular. Luego, si cumplen con los otros requisitos, como no tener antecedentes penales, pueden buscarse un trabajo. En caso de no lograrlo hasta el 2009, recobrarán su estatus de tolerados para luego, en determinadas circunstancias, expulsados del país. Lo que más nos molesta es que se trata de una regulación única, y no un cambio en el reglamento.

Se dice que esta regularización se asemeja a las que ha llevado a cabo España, y que tanta crítica por parte de Berlín cosecharon. ¿Cómo ve ProAsyl esto?

Con seguridad no se puede comparar ambos procesos. España legalizó, sólo el año pasado, 500.000 personas. Ya sólo fijándose en las cifras se nota que Alemania se muestra bastante menos generosa. Otra diferencia es que en España se traba de la legalización de ilegales, mientras que en Alemania nadie habla de ilegales. Es decir, no se tiene en cuenta para nada a las personas verdaderamente sin papeles.

DW recomienda

  • Fecha 25.04.2007
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/AJLm
  • Fecha 25.04.2007
  • Autor Mirra Banchón
  • Imprimir Imprimir esta página
  • Enlace permanente https://p.dw.com/p/AJLm