Referéndum sobre inmigración en Suiza | Europa | DW | 28.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Referéndum sobre inmigración en Suiza

Los electores suizos decidirán el domingo sobre una controvertida propuesta de la organización Ecopop de restringir la entrada de inmigrantes al país, aduciendo razones medioambientales.

La iniciativa “Alto a la sobrepoblación- resguarde nuestro entorno natural”, impulsada por la agrupación Ecopop (Ecología y Población), insta a limitar la cantidad anual de inmigrantes al 0,2 por ciento de la población suiza. Eso equivaldría a menos de 17 mil personas, una significativa reducción con respecto a las últimas cifras, cercanas a las 80 mil.

Ecopop exhorta también a destinar un 10 por ciento de la ayuda suiza al desarrollo a medidas de planificación familiar en los países más pobres. La organización fue fundada a comienzos de los años 70 para crear conciencia en la opinión pública del impacto de la explosión demográfica en un planeta de recursos limitados.

Alta densidad poblacional

Los promotores de la consulta del domingo sostienen que Suiza es uno de los países más densamente poblados de Europa y la actual tasa de inmigración resulta insostenible. “No decimos quiénes deberían venir, solo que deberían ser menos”, indica Sabine Wirth, vicepresidenta de Ecopop, rechazando reproches de xenofobia o racismo.

Mientras la Oficina Federal de Estadísticas estima que Suiza tendrá cerca de 8.840.000 de habitantes en 2035, Ecopop advierte que, si no se hace nada para frenar la inmigración, la población podría superar los 10 millones de personas en 2025.

Razones económicas

El gobierno y los principales partidos políticos rechazan la iniciativa, argumentando que no sirve para resolver problemas ecológicos y, en cambio, perjudicaría a la economía. La ministra federal de Justicia, Sinometta Sommaruga, advirtió que tendría un impacto negativo en las empresas suizas, que necesitan poder reclutar extranjeros cuando encuentran trabajadores cualificados en el país.

La Federación de Comercio suiza comparte el punto de vista del gobierno, indicando que una limitación de la entrada de inmigrantes a 16.000 por año estrangularía el crecimiento económico del país. “Suiza necesita trabajadores extranjeros cualificados para hacer frente al envejecimiento de la población”, indicó el economista Rudolf Minsch.

“Naturalmente se puede crecer y crecer, y eso adquiere una dinámica propia”, replica Sabine Wirth, subrayando que, sin embargo, “con una población más o menos estabilizada debería ser posible tener una economía sustentable”.

Control de la natalidad

El segundo aspecto de la iniciativa apunta a reducir el crecimiento demográfico, destinando el 10 por ciento de la ayuda al desarrollo al control de la natalidad, especialmente en los países más pobres. Sus defensores afirman que la planificación familiar voluntaria es un derecho humano básico, reconocido por la ONU en 1968.

Organizaciones asistenciales se oponen a la propuesta, a la que atribuyen un sesgo neocolonialista, y afirman que Ecopop haría mejor en criticar los patrones de consumo de los países occidentales. “En los países pobres no hay un déficit en materia de contracepción, pero sí en salud, educación e ingresos”, afirma Peter Niggli, director de la organización suiza de ayuda al desarrollo Alliance Sud.

Las encuestas indican que la iniciativa probablemente será rechazada en el referéndum del domingo. No obstante, el politólogo Claude Longchamp, jefe del instituto demoscópico GfS Bern, advirtió que no se puede asegurar nada, si se utiliza el tema para emitir votos de protesta contra el gobierno.

  • Fecha 28.11.2014
  • Autor Vincent Landon (ER/EL)