Rechazan ley que amenaza a ONG y periodistas en Nicaragua | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 24.09.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

Rechazan ley que amenaza a ONG y periodistas en Nicaragua

Gobierno de Daniel Ortega busca controlar dinero que reciben del exterior ONG y corresponsales de prensa.

Dirigentes políticos y gremiales de Nicaragua rechazaron este miércoles (23.09.2020) un proyecto de ley del gobernante Frente Sandinista que pretende declarar como agentes extranjeros a activistas y periodistas, al que calificaron de aberrante, peligroso y oscuro para la democracia.

La iniciativa, que podría afectar la actividad de organismos no gubernamentales y medios de comunicación internacionales presentes en el país, propone que debe registrarse como agente extranjero cualquier persona natural o jurídica que reciba fondos o responda a gobiernos o entidades extranjeras.

Quienes sean catalogados como "agentes extranjeros" deberán "abstenerse (...) de intervenir en cuestiones o temas de política interna", añade el texto.

ONG y periodistas de medios internacionales en la mira 

Los diputados sandinistas con amplia mayoría en el parlamento presentaron un proyecto de "Ley de regulación de agentes extranjeros”, dirigida a controlar los fondos que reciben del exterior personas individuales, empresas, ONG y periodistas de medios locales e internacionales.

La disposición obliga a quienes reciban "fondos monetarios, bienes activos y objetos de valor extranjeros" a inscribirse ante un "Registro de Agentes Externos" creado por la misma ley y manejado por el Ministerio de Gobernación (Interior).

También deberán registrarse quienes laboren como "consejeros, relacionistas públicos, agentes de publicidad, empleados de servicios de información o consultores políticos para o en interés de gobiernos, empresas o fundaciones extranjeras" que soliciten, reciban o desembolsen fondos.

Una vez identificado como "agente extranjero", la persona deberá "abstenerse, so pena de sanciones legales, de intervenir en cuestiones, actividades o temas de política interna". Además tendrá "prohibido financiar o promover el financiamiento a cualquier tipo de organización, movimiento, partido político, coaliciones o alianzas políticas o asociaciones que desarrollen actividades políticas internas en Nicaragua", según destaca el artículo 12 de la ley.

Empresarios temen "caos gigantesco"

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal conglomerado empresarial de Nicaragua, advirtió que la propuesta sandinista puede crear "un caos gigantesco" debido a su carácter "totalitario".

"Es una ley totalitaria, confiscatoria, que puede crear un caos gigantesco en este país", dijo el presidente del Cosep, Michael Healy.  "Estamos regresando a los años 80 (también bajo la presidencia de Daniel Ortega). Es una ley totalmente arbitraria, no solamente viola los derechos de educación, vivienda, información, humanos, políticos, ¡te pueden hasta cancelar la personalidad jurídica!", alertó.

Por su parte, las organizaciones que integran la opositora Coalición Nacional consideraron que la propuesta legislativa forma parte de "la escalada represiva por parte de la dictadura Ortega-Murillo", en alusión al presidente, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, "y el Estado de Nicaragua contra las organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación independientes y nicaragüenses opositores".

"Condenamos la nueva modalidad de persecución política, discriminación social y violaciones a todos los preceptos constitucionales y derechos humanos que encierra la propuesta de ley, que simboliza en su espíritu y objetivos los más tenebrosos conceptos del fascismo y nazismo en los oscuros años del pasado", señalaron.

jc (afp, efe, ap)

DW recomienda