¿Rap alemán, cool y decente? | Cultura | DW | 30.07.2008
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

¿Rap alemán, cool y decente?

Hablan de la fotosíntesis y de la historia de Berlín: dos raperos alemanes incursionan en el hip hop apto y bueno para menores. Han tenido éxito y siguen siendo cool.

default

Proyecto musical Rapucation en las escuelas berlinesas

Rapucation se llama el proyecto con el cual los raperos Robin Haefs y Vincent Stein han entrado a las escuelas berlinesas por la puerta grande. En los planes de estudio del quinto y sexto grado de once planteles de la capital se incluyen canciones de su último CD.

“Siglo dieciocho, otro país/ un hombre corta el pabilo/ a la vela le falta la raíz…”: algo así, dice el el texto de Fotosynthese, Fotosíntesis, uno de sus hits. Mein Berlín, en cadencia y tono raperos, cuenta la historia de Berlín, a grandes trancos que llegan a la histórica frase del presidente J.F. Kennedy: Ich bin ein Berliner, soy berlinés.

Rapper Sido

Sido, rapero, en Magdeburgo

Haefs y Stein, que no rozan la treintena, defienden su creación: es rap, original, de beat duro, de tono cortante, metálico y, ¿por qué no?, incluso agresivo… el tono, no los textos. “Quería hacer algo con sentido”, cuenta a la prensa Haefs, quien desde hace años labora, con diversos seudónimos, en el campo musical. Comenzó haciendo propagandas con ritmos modernos; y luego se le ocurrió presentar Rapucation como trabajo final de sus estudios de Ingeniería Musical. Sacó un sobresaliente.

“Mierda en tu oído”

“¡El hip-hop se pasa al bando enemigo!”, comentaba el combativo diario alemán Tageszeitung. Y es que el gangsta rap es el sinónimo del rap y el hip hop alemán; su estilo underground se cimenta en vocabulario bastante procaz. Scheiß in dein´ Ohr, Mierda en tu oído, son las palabras que dan origen a Sido, el acrónimo tras el que se esconde el popular cantante de hip hop alemán con sus andares y decir de ghetto, su postura gris, su visión negra del futuro y… su falta de ganas de ir a la escuela. Ésa es su esencia, el underground es el rap, dicen los fundamentalistas del género.

Usurpadores de espacio

Aquí es donde entra en escena el bando contrario. Haefs, con los textos, y Stein, con la música, quieren aprovechar ese espacio juvenil. Y si los textos de Sido –algunos de ellos misóginos, xenofóbicos y de muy mal gusto- pueden ser memorizados, ¿por qué no el de Fotosíntesis? Un test llevado a cabo entre los alumnos de las escuelas de Berlín, les da la razón: los muchachos que se aprendieron la lección a ritmo de rap tuvieron semejantes resultados a los que estudiaron con material escrito. “Cuando los alumnos aprenden con el corazón y la razón, los conocimientos se fijan mejor”, comenta una directora.

Musikfestival Bochum Total

Festival Bochum Total

“Escucha, pequeño”

La docente advierte, sin embargo, que la transferencia de conocimientos –usar los datos memorizados en otro contexto- no se puede dar sin entrenamiento; es decir, el maestro no puede ser reemplazado por el mejor y bien intencionado de los raps. Tampoco es ésa la intención, declara Haefs y añade que lo que pretenden decir es sólo: “escucha pequeño, con un poco de educación tienes más oportunidades en la vida. Es igual de cool”.

Sea o no una traición a la esencia del rap, los textos de este CD han calado en la memoria de los muchachitos berlineses y en la de las editoriales de libros escolares también. Entonces, pronto: Madre Tierra o Europa se amplía… ¿en un rap bien marcado, golpeador e igual de cool?

DW recomienda