Rörig: Iglesia ″debe discutir en forma crítica sobre el secreto de confesión” | El Mundo | DW | 09.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Rörig: Iglesia "debe discutir en forma crítica sobre el secreto de confesión”

El comisionado del Gobierno alemán para la lucha contra el abuso sexual de menores, Johannes-Wilhelm Rörig, habló con DW sobre las medidas anunciadas por el Papa y el debate que aún está pendiente en la Iglesia Católica.

Una nueva ley eclesiástica obligará a los clérigos a denunciar cualquier abuso sexual y establecerá el procedimiento a seguir en las diócesis. El propio Papa Francisco lo comunicó este jueves en un escrito (09.05.2019), demostrando que está decidido a combatir con medidas concretas las prácticas de abuso y encubrimiento que han dejado millares de víctimas en el mundo entero. Las normas internas de la Iglesia Católica se vuelven más severas. Pero siguen siendo normas internas. Y ahí está el punto débil. Porque se trata de denunciar los hechos a los superiores religiosos y no a la Justicia, si bien el escrito especifica que esto no "interfiere ni modifica ninguna otra obligación de informar a las autoridades civiles competentes".

A nivel mundial, existen legislaciones muy diferentes al respecto. En Chile, por ejemplo, está en tramitación un proyecto de ley que obligaría a los religiosos a llevar ante la Justicia los casos de abusos, sin excepción. En la mayoría de los países europeos, las leyes ordenan efectuar denuncias a aquellas personas que trabajan con menores. En algunos países, como Italia, la obligación se circunscribe a determinados profesionales. Los clérigos no están incluidos en ese grupo. Tampoco lo están en Alemania, donde no existe una obligación de informar a las autoridades.

Johannes-Wilhelm Rörig, comisionado del Gobierno alemán para la lucha contra el abuso sexual de menores, conoce a fondo la problemática y nos dio su visión sobre las nuevas normas del Vaticano.

DW: ¿Es esta una medida que "marca una época”, como la definió el arzobispo maltés Charles Scicluna, quien realizó un informe sobre los abusos cometidos por sacerdotes chilenos?

Johannes-Wilhelm Rörig: Para mí, esta es otra importante medida del Papa Francisco para combatir en forma más consecuente la violencia sexual y el ocultamiento de violencia sexual en la Iglesia católica. Valoro este escrito básicamente en forma positiva. Dando una mirada a la Iglesia católica a nivel mundial, estas nuevas reglas de seguro sientan para muchas diócesis nuevos estándares para el combate de la violencia sexual. Por eso aplaudo este paso.

En el caso de Alemania, la Iglesia Católica ya había adoptado medidas de esta naturaleza…

Efectivamente, para Alemania por ahora no cambia nada con este motu proprio porque aquí ya tenemos una obligación incluso de dar cuenta a las autoridades estatales, contemplada en las directrices resueltas en el año 2013. En ellas se trata de la denuncia ante organismos estatales, mientras que las normas anunciadas hoy se refieren a la obligación de dar aviso dentro de la Iglesia Católica.

Y ese es justamente un punto criticado. La ministra alemana de Justicia, Katarina Barley, dijo que "el abuso sexual de menores debe ser juzgado en tribunales penales” y no son "un asunto interno de la Iglesia Católica”.

Leí con mucho detenimiento el escrito y allí se dice que, en tanto existan obligaciones legales de denunciar, las diócesis deben cumplir con esas normas estatales.

En Alemania no existe una obligación legal de denunciar estos casos. ¿Los obispos alemanes decidieron entonces por sí mismos una norma que los obliga a dar aviso a las autoridades civiles?

Los obispos formularon una obligación de denuncia en principio, pero esta también contempla excepciones, por ejemplo, cuando se contraponen consideraciones sobre el bienestar del niño o intereses de otros afectados, por ejemplo. Es una norma muy diferenciada, que pone en primer plano el interés de la Justicia, pero también toma en cuenta aspectos de protección de datos. Todo esto está regulado al detalle.

¿Y qué ocurre con el secreto de confesión?  En Chile se ha desatado una discusión acalorada al respecto, en el marco del debate de una nueva ley que obligaría a los sacerdotes a denunciar abusos, sin excepción.

En el marco del procesamiento de lo ocurrido y de los cambios organizacionales internos de la Iglesia que se hacen necesarios, también se debe discutir en el interior de la Iglesia sobre cómo tratar el secreto de confesión cuando niños o jóvenes informan sobre abusos. En esos casos debe sopesarse entre el aspecto religioso de la confesión y un delito que posiblemente se siga cometiendo. Se trata de una situación altamente compleja y la Iglesia debe encontrar una respuesta a favor del bienestar del niño, desde mi punto de vista.

Johannes-Wilhelm Rörig Missbrauchsbeauftragte des Bundes Archiv 2013 (picture-alliance/dpa/S. Stache)

Johannes-Wilhelm Rörig.

¿Tiene lugar semejante debate en la Iglesia?

En el informe sobre los abusos cometidos en el ámbito católico, que estremeció a Alemania en 2018, se señala entre las recomendaciones que se debe discutir en forma crítica sobre el secreto de confesión y la posibilidad de remitirse a él para silenciar un delito o encubrirlo.

Pero eso es solo una recomendación...

Este informe expuso los déficits y formuló recomendaciones. Ahora comienza en la Iglesia católica alemana el proceso en que tendrán que ser discutidos esos asuntos, al igual que el asunto del celibato o el de la moral sexual. Pero, como representante del Estado, siempre digo que ese es un asunto interno de la Iglesia. La Conferencia Episcopal alemana ha señalado el propósito de discutir esos asuntos también con laicos.

Como encargado del Gobierno alemán del problema de los abusos ¿está en contacto con autoridades de otros países que se ocupen del tema?

Desgraciadamente, fuera de Alemania no tengo un interlocutor a nivel estatal, porque no hay encargados del problema de los abusos comisionados por los gobiernos. Mi cargo es único.

¿Qué destacaría especialmente del escrito del Papa?

Para mí es importante que en el escrito se diga que las víctimas de violencia sexual deben ser tratadas con dignidad y respeto. Es un punto importante para nuestro trabajo con los afectados.

¿No existía hasta ahora ese imperativo?

Con frecuencia, la protección de la institución estaba en primer plano.

(CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda