″Ríos″ de cocaína en Alemania | Así es Alemania | DW | 13.11.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

"Ríos" de cocaína en Alemania

La cocaína en Alemania parece ser una droga de gran consumo. Un nuevo estudio revela cifras alarmantes y preocupa a las autoridades.

Más personas de las que se conocen en estadísticas oficiales consumen cocaína.

Más personas de las que se conocen en estadísticas oficiales consumen cocaína.

Según estadísticas actuales del Gobierno alemán y la Unión Europea, el llamado polvo blanco, nieve, pasta base, coca, etc. es consumido por sólo el 0,8% de los habitantes alemanes entre 18 y 59 años, lo que equivaldría a de 400.000 personas. Nuevos estudios revelan que la cifra es mucho mayor.

Resultados de los investigadores

Por primera vez en Alemania, expertos del Instituto de Investigaciones de Biomedicina y Fármacos (IBMP) de Nürenberg, realizaron análisis químicos para definir la cantidad de cocainómanos.

Durante semanas tomaron pruebas de los grandes ríos, analizando la concentración de la degradación del producto de la cocaína, el benzoilecgonin, y descubrieron que los valores resultantes son mucho más elevados de los hasta ahora se consideraba oficialmente por el Gobierno y las estadísticas de la Unión Europea.

Es de destacar que los científicos, se basan en este control de la población, teniendo en cuenta que por los inodoros hogareños, fluye la prueba delatora, es decir, la orina. Ella contiene los restos químicos que permiten la detección del consumo de cocaína.

Los investigadores de Nürenberg tomaron pruebas en distintas partes de los ríos más importantes, en partes profundas, en la costa y en las cercanías de las ciudades. Los valores registrados de benzoilecgonin se multiplicaron por el factor 4,19 ya que sólo aproximadamente un cuarto de benzoilecgonin, en una dosis de cocaína, es secretado por la orina. Se tiene en cuenta, además, que el 80% del elemento químico es destruido por las plantas purificadoras de agua antes de afluir al río, debiendo considerar que los resultados deberían ser más elevados.

Cocainómanos aumenta al doble

De un total de 38,9 millones de personas tomadas en cuenta para el estudio y que viven en la región cercana a la ciudad de Düsseldorf, 23 millones abarcan las edades entre 18 y 59 años.

Del río Rin fueron extraídas muestras químicas. Según los análisis, en la región se consumen unas 11 toneladas de cocaína. Si las estadísticas oficiales fueran correctas, significaría que sólo 182.000 personas consumen anualmente 11 toneladas de cocaína. Una cifra que "no es realista" como afirma la revista Stern. Por lo mismo los resultados hacen crecer que existen mucho más cocainómanos de que lo que se constatan en las estadísticas oficiales.

En otros países europeos se comenzó a utilizar el mismo método llegando a cifras que superan las estadísticas procedentes de encuestas conocidas. De esta forma se puede tener una apreciación del consumo de cocaína en las ciudades de forma más rápida y precisa.

Las drogas y la sociedad

A pesar de que la marihuana, es fumada por un gran número de personas en la sociedad alemana, en especial por jóvenes, no se hace de ese consumo un tema de discusión. Un extremo es la heroína, consumida por enfermos ayudados por el Estado para que no les falte la dosis diaria que su cuerpo les pide a causa de la adicción. Esas dos drogas no generan al espanto de las autoridades.

¿Por qué? Porque a pesar que ambas drogas provocan adicción, la marihuana considerada "blanda" y la heroína "dura", dentro de todo, son controlables. Hoy día en la sociedad alemana buena parte de la juventud ha pasado por la experiencia de fumar un cigarrillo de marihuana.

Muchas veces se puede encontrar una persona extranjera en la situación dónde, entrando en confianza, le planteen la pregunta: "¿Fumas, pero qué?", muchos jóvenes la dejan como la probaron, en poco tiempo, otros la integran a su mundo.

El caso de la heroína, es preocupante, pero se tiene controlado. Al heroinómano, se le da la dosis al heroinómano y se lo asiste con ayuda económica, aunque ese dinero, que no es mucho, sea invertido en la satisfacción de su enfermedad que mata lentamente a la persona en vida.

La coca

La cocaína es un estimulante psíquico físico, afecta fuertemente el sistema nervioso central y la coordinación del placer y movimiento. Con respecto al físico: constriñe los vasos sanguíneos, dilata las pupilas, aumenta la temperatura, frecuencia cardiaca, presión arterial, etc.

Crea un serio problema de adicción, ya que al consumirla se siente la necesidad de una vez pasado el efecto, volver a recurrir a ella, creándose un circulo vicioso, donde mientras más deprisa se consuma, más altos son los efectos, pero de menos duración. Cuando una persona consume por primera vez cocaína, nunca podrá determinar con seguridad si no lo volverá a repetir.

Paranoia y psicosis

Destacando que la marihuana no es considerada un problema mayor y la heroína es dentro de todo controlada, no habría que quitarle los ojos a las nuevas cifras del consumo de cocaína. No habría que olvidar que el uso ininterrumpido de la cocaína puede producir paranoia y psicosis.

DW recomienda