Río+20: “la naturaleza no puede seguir siendo un bien sin valor” | Ecología | DW | 08.06.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ecología

Río+20: “la naturaleza no puede seguir siendo un bien sin valor”

En un encuentro con la prensa europea, el comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, resaltó lo importante de lograr en Río +20 un compromiso con la “economía verde”, en la cual la naturaleza tendrá valor y precio.

De seguir así, en el 2030 tendremos un 40 por ciento menos de agua

"De seguir así, en el 2030 tendremos un 40 por ciento menos de agua"

De la "economía verde" como un camino de desarrollo sostenible y de erradicación de la pobreza se hablará en la Cumbre de Río+20. Brasil y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente son los anfitriones. La Unión Europea se muestra como el bloque más interesado en que el todavía vago concepto se apruebe. “Lo consideraría un éxito si salimos de Río con un compromiso claro hacia un mundo más sostenible”, dijo en Bruselas, el comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, en un encuentro con periodistas de toda Europa.

A la sombra de una cumbre histórica

Pero, ese claro compromiso se logró ya en 1992, cuando 145 jefes de Estado y de Gobierno de la Cumbre de la Tierra se comprometieron con el principio del “derecho al desarrollo equitativo de generaciones presentes y futuras”. Sin embargo, a veinte años de la histórica cumbre, el hambre ha crecido y el medio ambiente se encuentra en estado lamentable. ¿Si Europa hubiese cumplido con lo firmado no necesitaría de una nueva cumbre para lograr el compromiso internacional?

“El problema no ha sido sólo Europa, porque no estamos solos. Sin embargo, creo que podemos estar bastante orgullosos de algunas de las cosas que hacemos y de la comprensión que hay en Europa por estos temas, a pesar de los duros tiempos de crisis, de la pérdida de empleos y de la presión porque la gente quiere condiciones sólidas para su futuro. Creo que podemos estar orugllosos, por lo que hacemos en el ramo del cambio climático y la energía y por nuestra labor ayudando a gente en malas condiciones”, responde a DW el comisario Potocnik, aceptando, por otro lado, que hay que ser más fuerte con la implementación de los compromisos adquiridos.

¿Erradicación de la pobreza?

Y uno de esos compromisos fue la erradicación de la pobreza ¿Está esto en la agenda de la cumbre de Río? Indirectamente. Con vistas a un mundo en el que en este momento 925 millones de personas que padecen de hambre y cuya población en el 2050 alcanzará los 9 mil millones de habitantes, el tema de la seguridad alimentaria es crucial.

“En este momento podríamos dar de comer a todos, a los 9 mil millones, si no tirásemos el 30 por ciento de los alimentos. Es imposible controlar la seguridad alimentaria, sin controlar bien el agua, la tierra, sin proteger ecosistemas, sin manejar océanos”, explica el comisario. Y pinta un escenario: de seguir igual el consumo y la producción, en el año 2030, Europa contará con un 40 por ciento menos de agua. Su uso eficiente se hace, entonces, imperativo.

RIO+20

Janez Potocnik, comisario europeo de Medio Ambiente

Todo tiene un precio

Así las cosas, ¿qué propone el Viejo Continente para lograr un uso eficiente de un bien limitado? Aunque el camino aún no está muy claro, en el concepto de "economía verde" se propone ponerle precio a los “servicios ambientales”. ¿Ponerle un cartel de precio a agua, bosques, ríos, océanos? Algo así.

“Está absolutamente claro que la naturaleza debe ser un bien público; pero si seguimos en este sistema en el que naturaleza puede ser explotada sin control la consecuencia es su destrucción. No queremos que la naturaleza se vuelva un bien económico en el sentido clásico, pero tampoco queremos que, en el mundo económico en que vivimos, sea tratada como un bien sin valor e ignorada”, explica Potocnik.

Con respecto al riesgo de que los grandes consorcios privaticen estos bienes esenciales, el comisario responde: “Hay cosas que son imprescindibles para la vida y hay que garantizarlas. Pero, precisamente debido a su valor, hay que protegerlas y lo haremos mejor poniéndoles precio”. ¿Y al aire? “Eso es más difícil”, bromea.

RIO+20

"No queremos que la naturaleza se vuelva un bien económico en el sentido clásico, pero tampoco queremos que sea ignorada"

Entonces, ¿en la cumbre del desarrollo sustentable, el medio ambiente sólo está presente como factor económico? “Es una manera muy económica de verlo, sí, pero esa es la manera en que vivimos, funcionamos y negociamos. El mundo en el que ignoramos el medio ambiente ya no puede existir y la producción del futuro tendrá que tomarlo en cuenta. Proteger el medio ambiente está cambiando nuestro comportamiento de producción y consumo y por eso escucha usted al comisario de Medio Ambiente hablar de economía”, responde Potocnik.

¿Y la equidad?

Con todo, la cumbre se anuncia como dedicada al desarrollo sustentable, en el cual se enfatiza la equidad intrageneracional e intergeneracional. Entonces, ¿será que en el concepto que plantea Europa –y del que buena parte del G77 todavía desconfía-, se prevé que el control y el uso eficiente de los recursos lleven directamente al desarrollo sustentable, incluyendo la equidad?

G20 Gipfel Rio de Janeiro

Río de Janeiro

“No, pero la green economy es su precondición. De seguir en la brown economy (economía marrón), le puedo garantizar que no lo lograremos porque actualmente se destruyen cosas básicas conectadas con ella como los océanos, la tierra y los ecosistemas. Sin embargo, podemos vivir en la economía más verde y la equidad no vendrá por sí sola. La erradicación de la pobreza requiere atención específica”, responde a DW el comisario Potocnik.

Finalmente, “vamos con altas esperanzas a Río+20”, concluye, “pues a pesar de que no hemos convencido a los otros participantes de que ésta no es otra idea proteccionista que viene de los países desarrollados, tenemos esperanzas porque se trata de temas fundamentales para el futuro de la humanidad”.

Autora: Mirra Banchón
Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda