Récord histórico en la bolsa alemana | Economía | DW | 13.07.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Récord histórico en la bolsa alemana

El principal índice bursátil alemán, el DAX, superó por la mañana su record histórico de hace 7 años. Y, aunque luego cedió unos puntos, prima la convicción de que se mantendrá la buena racha.

La remodelada Bolsa de Fráncfort vuelve a dar alegría a los inversionistas.

La remodelada Bolsa de Fráncfort vuelve a dar alegría a los inversionistas.

El viernes 13 es en Alemania lo que en los países hispánicos el martes 13: el día de la fatalidad. Pero esta vez la realidad se mofó de la superstición en la Bolsa de Fráncfort. Con más de 8151 dígitos, el índice DAX -en el que están registradas las principales compañías- batió la marca establecida el 7 de marzo del año 2000, antes de que estallara la burbuja del mercado de las nuevas tecnologías y de que el derribo de las torres gemelas del World Trade Center arrastrara también a las acciones hacia al derrumbe.

En busca del tiempo perdido

Más de siete años han sido necesarios para recuperar el terreno perdido y establecer un nuevo récord histórico. Y, si bien es cierto que en Francfort los ánimos se vieron poderosamente estimulados por las buenas noticias bursátiles de Nueva York y Japón, diversos analistas consideran que el DAX se empina a las alturas impulsado por los vigorosos motores de una economía alemana que repunta. De hecho, los entendidos consideran que el auge actual es más dinámico y sólido que el de los tiempos del anterior boom de la Bolsa, a fines de la década del 90.

La mayoría de los analistas estiman que esta positiva evolución no será flor de un día. Algunos se atreven a vaticinar que el DAX podría empinarse a los 9.000 puntos en el curso de los próximos 12 meses. Un corredor de la bolsa prevé que las ganancias de los últimos días alentarán a más gente a invertir en acciones, generando nuevos impulsos. Otros hacen notar que la debilidad del dólar hace que los inversionistas busquen alternativas, como las que ofrece Francfort.

Peligro al acecho

Sin embargo, hay también quienes diagnostican simplemente un estado de euforia. El experto bursátil Wolfgang Gehrke coincide en esa apreciación. En entrevista con el canal de noticias N-TV, indicó que “el mercado reacciona en estos momentos con una percepción selectiva. Es decir, los inversionistas toman en cuenta las noticias positivas e ignoran las negativas”. Eso, lógicamente, conlleva un serio peligro. Según Gehrke, si la euforia se mantiene “tendremos un nuevo crash”.

Pero, de momento, prevalece en general el optimismo. Y la esperanza de que las lecciones de la última debacle se hayan aprendido. Por lo pronto, muchos pequeños inversionistas siguen viendo con recelo este carrusel de la fortuna bursátil y se mantienen a prudente distancia, sin caer en la tentación de especular.

DW recomienda