¿Quiénes son mis padres? | Política | DW | 15.02.2003
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

¿Quiénes son mis padres?

El Tribunal Europeo sobre Derechos Humanos con sede en Estrasburgo confirmó la vigencia del nacimiento anónimo, rechazando con ello el derecho de niños adoptivos a conocer la identidad de sus padres biológicos.

Prevalece el derecho al anonimato de la madre.

Prevalece el derecho al anonimato de la madre.

El Tribunal atendió una demanda presentada por la francesa Pascale Odievre, de 37 años de edad, quien intentó inútilmente en Francia enterarse de la identidad de sus padres biológicos y recurrió por último a la máxima instancia europea. Reconociendo la dificultad en satisfacer los intereses de un niño que busca sus raíces biológicas y una mujer que pide el anonimato como condición para dar a luz, el tribunal confirmó las actuales leyes existentes que garantizan el anonimato a la madre. El resultado fue muy estrecho, con una votación de 10 a favor y 7 en contra.

Consecuencias de envergadura

Dadas las complejas cuestiones que plantea el nacimiento anónimo, "las leyes francesas no violaron la garantía básica de protección a la familia", según los jueces. En su veredicto afirmaron que también se trata de proteger los derechos de terceros. "El dar a conocer la identidad de la madre biológica en el caso de un niño adoptivo, podría tener consecuencias de envergadura no sólo para la madre biológica, sino también para los otros miembros de la familia natural y los padres adoptivos", según el tribunal. Las leyes francesas, que permiten los nacimientos anónimos, supuestamente dan prioridad al "interés general" y a la protección de la salud de la madre y del recién nacido. Esta ley fue promovida en Francia para permitir que mujeres en situación precaria o en dificultades dieran a luz en condiciones seguras, evitando que recurran al aborto o abandonen al recién nacido.

Madre ‚X‘

Eltern

Impiden todo contacto después de la adopción.

Sin embargo dichas leyes son controvertidas ya que no sólo garantizan el anonimato de la madre sino que impiden todo contacto entre madre e hijo tras la adopción. En el acta de nacimiento aparece una "X" en el espacio donde debía figurar el nombre de la madre. Desde hace un año, existe un centro en Francia que se ocupa de recopilar toda clase de información sobre nacimientos anónimos, desde la identidad de la madre, hasta las razones que la llevaron a recurrir al anonimato al traer a su hijo al mundo. A través de este centro, los afectados pueden intentar establecer contacto con la familia biológica, pero éste contacto es imposible si la madre no lo desea. Se estima que tan sólo en Francia hay unas 400 mil personas que desearían conocer la identidad de su progenitora y que sufren problemas de identidad por esta carencia.

Repercusiones en Alemania

En el 2002 dos proyectos de ley en Alemania fracasaron en el intento por sacar de la ‚nebulosa legal‘, los casos de niños nacidos de manera anónima. La decisión del Tribunal de Estrasburgo da marcha atrás a todo intento por modificar estas leyes. Para muchos significa una vuelta al medioevo, porque no sólo promoverá los nacimientos anónimos, sino que engrosará la oferta de niños en adopción. La francesa Pascale Odievre tenía lágrimas en los ojos al oír el veredicto. Lágrimas de rabia, ya que declaró que contrataría un detective privado para encontrar a su madre.